miércoles, junio 22, 2011

Capítulo LXXX del Tao






Imagen de Isabel Moreno








Esta vez es Isabel Moreno quien nos ha presentado, en el grupo Cenáculo-Gnosis, el capítulo LXXX del Tao


TAO 80
BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN PORQUE ELLOS VERÁN A DIOS
EN NECESARIO QUE UNOS VIVAN SIMPLEMENTE PARA QUE OTROS SIMPLEMENTE PUEDAN VIVIR (Ghandi)
Cuida el exceso, busca tu equilibrio, practica el NO APEGO
En la Bienaventuranza “limpio” significa también “sencillo o con poco” y de esa forma se “ve a Dios”, porque lo mucho tapa y ciega, embota.
LA VIDA SENCILLA O “EL VIVERE PARVO”
Dirigido a la colectividad, el pueblo, un grupo reducido, una pequeña ciudad, pues en la grandiosidad uno pierde el equilibrio. Nos habla de la SENCILLEZ frente a la opulencia y despilfarro, nos recomienda una forma de vida sencilla relacionada con lo NATURAL frente a lo sofisticado y complejo de los “aparatos mecánicos eficaces” que el pueblo no necesita para ser feliz, no se necesita tanta técnica para ser persona y estar en paz.
dejad al pueblo volver a anudar cuerdas”, retomar la simplicidad de las tradiciones enraizadas en la Madre Tierra y no en el consumo actual: “procura que esté contento con la comida, complacido con su ropa, satisfecho con sus casas”, la dicha no depende tanto del poseer, sino de la simplicidad. Hay una relación directa entre la sencillez personal y el aprovechamiento colectivo, nos recomienda una vida sostenible: si tú sabes vivir con MENOS, otros se beneficiarán; la vida es una ¿cómo un cristiano puede permitirse tener más de lo necesario cuando otros no llegan a lo esencial?
La dificultad actual radica en que vemos como indispensable lo que en realidad no lo es tanto, quizá nos vamos habituando a saber que el índice de mortandad por hambre y sed se está elevando en el mundo y a que las diferencias entre ricos y pobres sean cada vez más notables.
Propone una solución para vivir en la sencillez:
deja que se preocupe de la muerte” porque ésta nos trae el verdadero sentido de las cosas, con ella todo es relativo, mutable, perecedero y además nos hace a todos iguales ¿por qué has de tener en exceso cuando otros no llegan a lo necesario? Jesús eligió nacer pobre, carente, supo vivir feliz así, pero hemos de reconocer que la iglesia oficial durante demasiados siglos ha pactado con el poder y la opulencia.
La madurez trae una gran lección y un gran tesoro: la sencillez, porque ya no está el cuerpo para tirar cohetes ni hacer alardes y la vida te ha puesto muchas veces de nuevo en tu lugar, es sano pues aprovechar la sabiduría del paso del tiempo caminando con el desprendimiento del no apego, al fin y al cabo éste es el tramo final y es sano y honroso vivirlo parvamente.

Isabel Moreno, junio 2011

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una especie de dislexia al escribir 80, son una "L" y tres "X"

Anónimo dijo...

El Cuerpo Místico es la intercomunicación entre unos y otros, cuanto más vivas tú en la sencillez más favorecerás a otros que no tienen ni para ir tirando, la unión es también una Fuerza Espiritual, tu acción nunca es inútil, somos UNO.

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Me ha gustado mucho el comentario al capítulo LXXX (sin dislexia). Me parece muy justa la aproximación y muy acertada la interpretación. De todo cuanto se dice, me ha gustado especialmente el último párrafo:
"La madurez trae una gran lección y un gran tesoro: la sencillez,[...] es sano pues aprovechar la sabiduría del paso del tiempo caminando con el desprendimiento del no apego, [...]y es sano y honroso vivirlo parvamente".
Madurez, sencillez, desprendimiento y vivir parvamente: cuatro claves para disfrutar las etapas sabiamente.

Gracias, Isabel!!

Anónimo dijo...

REAVIVAR LA MEMORIA DE JESÚS

La crisis de la misa es, probablemente, el símbolo más expresivo de la crisis que se está viviendo en el cristianismo actual. Cada vez aparece con más evidencia que el cumplimiento fiel del ritual de la eucaristía, tal como ha quedado configurado a lo largo de los siglos, es insuficiente para alimentar el contacto vital con Cristo que necesita hoy la Iglesia.
El alejamiento silencioso de tantos cristianos que abandonan la misa dominical, la ausencia generalizada de los jóvenes, incapaces de entender y gustar la celebración, las quejas y demandas de quienes siguen asistiendo con fidelidad ejemplar, nos están gritando a todos que la Iglesia necesita en el centro mismo de sus comunidades una experiencia sacramental mucho más viva y sentida.
Sin embargo, nadie parece sentirse responsable de lo que está ocurriendo. Somos víctimas de la inercia, la cobardía o la pereza. Un día, quizás no tan lejano, una Iglesia más frágil y pobre, pero con más capacidad de renovación, emprenderá la transformación del ritual de la eucaristía, y la jerarquía asumirá su responsabilidad apostólica para tomar decisiones que hoy no nos atrevemos ni a plantear.
Mientras tanto no podemos permanecer pasivos. Para que un día se produzca una renovación litúrgica de la Cena del Señor es necesario crear un nuevo clima en las comunidades cristianas. Hemos de sentir de manera mucho más viva la necesidad de recordar a Jesús y hacer de su memoria el principio de una transformación profunda de nuestra experiencia religiosa.
La última Cena es el gesto privilegiado en el que Jesús, ante la proximidad de su muerte, recapitula lo que ha sido su vida y lo que va a ser su crucifixión. En esa Cena se concentra y revela de manera excepcional el contenido salvador de toda su existencia: su amor al Padre y su compasión hacia los humanos, llevado hasta el extremo.
Por eso es tan importante una celebración viva de la eucaristía. En ella actualizamos la presencia de Jesús en medio de nosotros. Reproducir lo que él vivió al término de su vida, plena e intensamente fiel al proyecto de su Padre, es la experiencia privilegiada que necesitamos para alimentar nuestro seguimiento a Jesús y nuestro trabajo para abrir caminos al Reino.
Hemos de escuchar con mas hondura el mandato de Jesús: "Haced esto en memoria mía". En medio de dificultades, obstáculos y resistencias, hemos de luchar contra el olvido. Necesitamos hacer memoria de Jesús con más verdad y autenticidad.
Necesitamos reavivar y renovar la celebración de la eucaristía.

José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
"Haced esto en memoria mía". Pásalo. 26 de junio de 2011
El Cuerpo y la Sangre del Señor
Juan 6,51-58

Anónimo dijo...

Si, hay que vivir parvamente, pero si no hay amor de nada sirve.

Felicito a la señora Maribel por este blog.

Julian de México

pandora dijo...

Lo que plantea Pagola lo veo muy necesario: una renovación de la Eucaristía desde la Iglesia, acercar más el rito litúrgico, hacerlo más sentido y próximo.

Esto es lo que desde hace tantos años nos vien haciendo siempre Peter, un pionero absoluto en su forma de interpretar el mundo, pues sin abandonar la fe ahonda en ella acercando con el diálogo y su simpatía, con su actitud de cariñito el rito de la MIsa a nosotros.

Somos afortunados conociéndolo.

Isabel Moreno

pandora dijo...

Ya que soy la autora del texto de portada me permito ahora responder a la alusión de "dislexia" del anónimo primero.
Supongo que una mayoría se dio cuenta del error sin darle mayor importancia, conocemos a Maribel, sabemos de lo apurada que va para llegar a muchas partes, a tanta gente...que vemos en ello su audacia, una manifestación más de su gracia, la queremos...además quien no comete errores de vez en cuando..."que tire la primera piedra"
Maribel es generosa en el Blog, admite a todos, aunque nada digan o comenten más de sí mismos que de lo que ella expone y marca en su inicio, por lo tanto considero que esto conlleva agradecimiento y respeto, es decir, saber callar a tiempo y admitir deslices, y sobre todo seguir un hilo y no andar con tontería que no vienen a cuento.

En fin, soy consciente de que VIVA LA PEPA conlleva una actitud de dejar pasar...y es lo que todos venimos haciendo ante según qué escritos...pero de vez en cuando va bien para enderezar, sacar el genio dormido...y sino que se lo digan a Peter..ja ja ja

Un abrazo
Isabel Moreno

Anónimo dijo...

A veces con solo leer los comentarios al texto principal y sin haber leido este, da una orientación buena de por dónde va. Pero en este caso, sin haber leido el texto principal, sé que el que ha hecho el primer comentario es gilipollas
Ana Calvo

maribel dijo...

¡Muchas gracias Isabel, por tu cariñito y comprensión!.
Ya me había percatado de mi error, pero… mi “secretario” e hijo, que cuelga los escritos en el blog, tampoco se debe haber dado cuenta y se ausentó con su familia fuera de Barcelona.

Los catalanes celebramos mucho la verbena de San Juan, es una tradición ancestral que año tras año festejamos con coca, cava y … petardos.

El anónimo que critica, podría comentar los escritos que cada semana intento que llegue a todos los que quieran leerlos.

Hoy es Corpus Christie, un día muy hermoso para los cristianos y espero que seamos todos conscientes de ello.

Un abrazo para todos
Maribel

Anónimo dijo...

Muchos nos hemos dado cuenta de la dislexia, pero no hemos dado importancía.
Tampoco le doy importancía que lo digamos en los comentarios, lo que no queda bien, que el que lo dice sea UN ANONIMO, eso es lanzar la piedra y esconden la mano.

Señora Isabel: muy bueno su escrito y el vivir con poco.

Un saludo para ustedes

Pedrito

pandora dijo...

Pedrito, me hace mucha gracia lo de "señora" supongo no eres de España, por el diminutivo del nombre también. Aquí tuteamos con el mismo respeto que el usted, es una forma de proximidad; me gusta la diferente expresión de un mismo idioma, es riqueza, toda variedad lo es.
Opino igual: se ha de firmar el comentario, sencillamente porque uno es responsable de lo que dice y para dialogar es necesario un nombre al que dirigirse.
Pues sí, Pedrito, vivir con poco es estar cerca de Dios, Jasús nació pobre, lo eligió así.

Un fuerte abrazo y gracias por comentar y unir espacios, culturas, mundos.

Isabel Moreno