lunes, marzo 21, 2011

Escrito de Carlos

Dibujo de Àngels Comella


Por primera vez nuestro compañero Carlos Celma se ha animado a compartir su punto de vista de las recetas del padre Peter con nosotros. Esperemos que repita en un futuro cercano

Hoy ando tranquilo en casa en un día lluvioso y tengo un tiempecito para escribirte sobre la NO-ACCIÓN.
Como taoísta, puedes leer en muchos capítulos del Tao sobre este principio fundamental de su filosofía. En la NATURALEZA las cosas ocupan todas su lugar y cumplen su misión, es tai-chi, cada cosa a su SITIO y su MOMENTO sin LÍMITE de POSIBILIDADES, de este modo no existen problemas, dilemas y la persona que en Tao actúa según este principio (no-acción) está en equilibrio y armonía con la NATURALEZA, VIVE EN PAZ, se siente FELIZ. En la práctica de la no. acción son necesarias 5 actitudes:
SIN INICIACIÓN
SIN ELECCIÓN
SIN MOTIVACIÓN
SIN COMPARACIÓN
SIN JUSTIFICACIÓN... todo es un SERVICIO, sin esperar reconocimiento alguno. Se trata de estar DESPIERTO con los 5 SENTIDOS, ATENTO sin TENSION, SIN BUSCAR, es el AUTOOLVIDO, hacer lo que toca a cada momento, sin "desear ", "querer" de modo que todo se REALIZA según su naturaleza. El hombre de tao sigue este principio de manera que nunca pierde su CENTRO, no se ALTERA, no compadece, trata a los hombres como "perros de paja", cada una se hace responsable de su vida y así el hombre de tao no muestra BENEVOLENCIA ni PARCIALIDAD, trata a los seres con AMOR, sin mostrar APASIONAMIENTO, lo que en nuestra familia llamamos CARIÑITO, pues el cariño mata,. Desde este principio no existe nada NEGATIVO, no hay DUALIDAD de ahí que practicar la no-acción sea ver en TODO un ocasión de SERVIR, no como YO QUIERO sino según lo que se manifiesta en cada situación.
Comprenderás que como dice el Tao," mis palabras son fáciles de comprender, y practicar pero nadie en este mundo lo realiza", no es un CAMINO fácil, y como cristiano puedo decirte que es fácil encontrar el punto de UNION de este PRINCIPIO con la PALABRA de JESUS.
"SIN MI NO PODEIS HACER NADA "nos recuerda en el Evangelio y nosotros decimos "TÚ QUE TE PINTAS" no sea que la SOBERBÍA te impida seguir el camino con claridad. De este modo para mí la NO-ACCIÓN TAOISTA, coincide con la oración de JESUS... Padre nuestro... HÁGASE TÚ VOLUNTAD, NO LA MIA... es decir a CADA SITIO, A CADA MOMENTO:
SI SEÑOR
MUCHAS GRACIAS
HÁGASE TÚ VOLUNTAD
Entonces y sólo así AMAR Y SERVIR CON ÁNIMO DE VIVIR , en Él , con Él y por Él, NEGÁNDOSE A SÍ MISMO sin perder nunca la ALEGRÍA ni MALGASTAR la ENERGÍA ( malpensando).
En LO NATURAL: PUNTO COMUN, aire, respiración, energía Fresquito- calorcito SENTIDO COMÚN, gustito, justito y cariñito
En lo SOBRENATURAL: TÚ FE TE SALVA, gracia, oración, espíritu SENTIDO COMÚN: EUCARISTIA
Toda esta práctica nos lleva a vivir la
ETERNA JUVENTUD
CON EL ROSTRO SONRIENTE.



Carlos Celma

19 comentarios:

Anónimo dijo...

El motivo de los escritos es acomodar el proceso de la sensación "siendo" con su "poder amando"a esa sensación siendo, su realidad y acomodo al sentido común: Lo absoluto

"a sensación «siendo» ha aparecido espontáneamente; usted no sabe de antemano, «ahora yo voy a sentir esta sensación “siendo”», ella comienza a ser sentida, así también las charlas están saliendo espontáneamente. La sensación «siendo», esta sensación «poder amando», omnisciente, omnipotente, que ella haya comenzado a ser sentida, el porqué de ello, ello es un misterio que resiste a toda comprensión; no es yo lo que va a desaparecer, no es yo lo que va a dejar de ser sentido; ello es un misterio poderoso, ello es un misterio pasmoso.
Este toque «sensación siendo» está en cada ser; esta «sensación siendo» está totalmente embebida de amor de yo, lo absoluto, y ella es una representación de lo absoluto; no es yo lo que va a desaparecer, no es yo lo que va a dejar de ser sentido; lo que está siendo sentido, esta subyugadora «sensación amando», ¿ha sido ella sentida siempre? ¿ha estado siendo tenida siempre esta «sensación amando»? ¿ha estado siendo obedecido siempre, servido siempre, adorado siempre, este terrible «poder amando»? Lo que va a ser dicho ahora, ello no ha tenido lugar nunca, pero es válido como imagen: Cuando usted devino aparentemente separado de lo absoluto con esta identidad «yo soy», usted se sintió fragmentado, aislado, y es por eso por lo que sus demandas comenzaron. ¿Qué es lo que piden sus demandas? ¿qué es lo que desean sus deseos? Ellos piden que su aparente separación de lo absoluto no sea sentida más. No hay absolutamente ningún deseo cuya satisfacción no busque restaurar la paz que precedió a su aparición. ¿Y cuál es esa paz? Esa paz es no sentir más ese deseo. Esa paz es no sentir ya más ningún deseo. En lo absoluto no hay necesidades. Solamente lo absoluto prevalece. ¿Y qué es lo absoluto? Lo llaman absoluto, pero es yo. Hubo la visitación de esta sensación «siendo». Pero cuando ella vino, yo ya estaba aquí. No importa cuántas encarnaciones me atribuya usted, necesariamente tuvo que haber una primera, y cuando esa primera visitación de este cuerpo-universo-consciencia tuvo lugar, yo ya estaba aquí. ¿Por qué extenderse entonces en si hubo o no hubo otras visitaciones de esta sensación «siendo» antes de ésta? Lo que importa, no es la visitación de la sensación «siendo», lo que importa es en quién ha tenido ella lugar. Yo sé esto por mí mismo, cuando esta visitación de la sensación siendo tuvo lugar, yo ya estaba aquí".
De Sri Nisargadatta

Anónimo dijo...

LA RELIGIÓN DE JESÚS

Cansado del camino, Jesús se sienta junto al manantial de Jacob, en las cercanías de la aldea de Sicar. Pronto llega una mujer samaritana a apagar su sed. Espontáneamente, Jesús comienza a hablar con ella de lo que lleva en su corazón.
En un momento de la conversación, la mujer le plantea los conflictos que enfrentan a judíos y samaritanos. Los judíos peregrinan a Jerusalén para adorar a Dios. Los samaritanos suben al monte Garizim cuya cumbre se divisa desde el pozo de Jacob. ¿Dónde hay que adorar a Dios? ¿Cuál es la verdadera religión? ¿Qué piensa el profeta de Galilea?
Jesús comienza por aclarar que el verdadero culto no depende de un lugar determinado, por muy venerable que pueda ser. El Padre del cielo no está atado a ningún lugar, no es propiedad de ninguna religión. No pertenece a ningún pueblo concreto.
No lo hemos de olvidar. Para encontrarnos con Dios, no es necesario ir a Roma o peregrinar a Jerusalén. No hace falta entrar en una capilla o visitar una catedral. Desde la cárcel más secreta, desde la sala de cuidados intensivos de un hospital, desde cualquier cocina o lugar de trabajo podemos elevar nuestro corazón hacia Dios.
Jesús no habla a la samaritana de «adorar a Dios». Su lenguaje es nuevo. Hasta por tres veces le habla de «adorar al Padre». Por eso, no es necesario subir a una montaña para acercarnos un poco a un Dios lejano, desentendido de nuestros problemas, indiferente a nuestros sufrimientos. El verdadero culto empieza por reconocer a Dios como Padre querido que nos acompaña de cerca a lo largo de nuestra vida.
Jesús le dice algo más. El Padre está buscando «verdaderos adoradores». No está esperando de sus hijos grandes ceremonias, celebraciones solemnes, inciensos y procesiones. Lo que desea es corazones sencillos que le adoren «en espíritu y en verdad».
«Adorar al Padre en espíritu» es seguir los pasos de Jesús y dejarnos conducir como él por el Espíritu del Padre que lo envía siempre hacia los últimos. Aprender a ser compasivos como es el Padre. Lo dice Jesús de manera clara: «Dios es espíritu, y quienes le adoran deben hacerlo en espíritu». Dios es amor, perdón, ternura, aliento vivificador..., y quienes lo adoran deben parecerse a él.
«Adorar al Padre en verdad» es vivir en la verdad. Volver una y otra vez a la verdad del Evangelio. Ser fieles a la verdad de Jesús sin encerrarnos en nuestras propias mentiras. Después de veinte siglos de cristianismo, ¿hemos aprendido a dar culto verdadero a Dios? ¿Somos los verdaderos adoradores que busca el Padre?

José Antonio Pagola
Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Difunde la religión de Jesús. Pásalo. 27 de marzo de 2011
3 Cuaresma (A)
Juan 4, 5-42

Anónimo dijo...

Carlos mucha confusion me perece tu comentaria.
Primer punto.
Tu cuando quieres vender el pescado tienes que ir a la lonja ha complarlo, por lo tanto hay accion.
2punto.
Luego viene que tu espongas lo que has comprado para poder vender, en este momento empieza la no accion, tu estas en tu puesto para vender , espones tus peces para que los seres humanos lo puedan comprar. En este punto tu estas recectivo para vender, no obligas a nadie a comprar nada, a y esta el no hacer y si estas recectivo para servi, todo esto esta relacionado con que tu tienes que sembrar si quieres vender, por lo tanto hay accion, sino las cosas no vienen solas.Los peces no vienen solos a la pescaderia tu tienes que ir a buscarlos y elegir lo que quieres vender.
Cuando mesclais el Tao con el Evangelio hay que tener mucha claridad y discernimiento para hacer comentarios tan duros sobre la accion.
Las biena venturanzas de Jesus contradicen esta parte del Tao.
En el amor que Jesus habla hay accion, uno tiene que mover ficha si quiere recoger fruto.
La parabola de los denarios es muy clarificadora sebre este punto.
Un abrazo muy afectuoso Pedro Mari

Carolina dijo...

Bravo Carlos! Para poder expresarse como tu lo has hecho, hay que tener experiencia. Quien te conocemos bien sabemos que practicas. Sin práctica no hay conocimiento. Sin conocimiento las palabras son vacías. Y solo hay confusión. Y más si no se es consciente. Me ha gustado mucho y con tu permiso emplearé yus palabras en unas jornadas de la S. Social,que me han pedido, para que hable y muestre que es el taichi Carolina

DonTranquilo dijo...

Yo voy a aportar algo sobre la no accion que ya sabemos todos: " no hacer y 10000 cosas quedan hechas". JEje, cuanto menos deseos, las cosas que de verdad necesita no queda sin hacer.

Anónimo dijo...

"...Esa maya, esa ilusión «siendo», es tan poderosa que ella le tiene a usted completamente envuelto en ella. Maya significa «sensación siendo», «sensación amando ser». Ella no tiene ninguna identidad excepto amor, amando ser, sensación ansia de ser. Ese conocimiento «la sensación siendo está aquí» es el mayor enemigo y el mayor amigo. Aunque él podría ser su peor enemigo, si usted lo propicia debidamente, él se volverá y le conducirá a usted a su estado natural"

Sri Nisargadatta

pandora dijo...

Como dice Maribel, los habituales del Blog nos alegramos de verte al fin por aquí y esperamos tu colaboración de ahora en adelante, Carles, aunque llover llueve poco, ¡qué vamos a hacerle!
Bienvenido, camarada.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

En el Nombre de Dios, bueno, y misericordioso,

El sólo, está vivo, y es Eterno.

El, está fuera, del sueño, y del tiempo

Y para El, no hay, ni cielo, ni tierra.

A nadie, le es otorgado nada, sin su consentimiento,

El, sabe lo que tienen nuestras manos, y lo que está escondido.

Nada de su Conocimiento, es conocido sin su voluntad.

Su Trono, es mayor que el cielo, y la tierra.

El es el Altísimo, El Todopoderoso.

Anónimo dijo...

Que esa ansia de sentir esté siendo sentida, ¿no es ello para usted un trastorno? ¿Cómo puede entonces aceptar usted que yo le acuse de tener verdadera ansia de sensación del mundo? Hay la acusación, ¿pero es usted el acusado? Cuando esta sensación «ansia de sensación del mundo» no era sentida, en ese indecible antes de que esta ansia de sensación comenzara a ser sentida, ¿la echaba usted de menos? ¿era entonces tan importante, era entonces tan vital conocer algo? ¿era entonces tan importante escucharme? ¿cómo permite usted que alguien que está siendo sólo soñado le esté acusando a usted de tener ansia de algo, cuando usted conoce a la perfección ese estado en que ni este yo que le está hablando ni ese usted que está escuchando eran? ¿Conoce usted o no conoce usted ese estado, cuando ni éste que le habla ni ése que escucha eran? ¿De qué carecía usted entonces? ¿Cómo me hubiera usted encontrado entonces, y para qué? ¿Por qué pide usted a un sueño que él le garantice a usted que él va a protegerle y a conducirle a usted al despertar?

Sri Nisargadatta

Anónimo dijo...

La naturaleza tiene la institución de la muerte; la muerte de ella, de la naturaleza, quiero decir, no la muerte de mí; pero usted no comprenderá mientras usted considere que la palabra naturaleza esta nombrando algo real, algo verdadero, algo grande y espacioso y vivo; ello no es así; naturaleza significa sensación «siendo», el material cuya volatilidad provoca que el sensor de esta sensación «siendo» sienta que algo está siendo sentido por él; ese algo que está siendo sentido, otro nombre para ello, es «naturaleza»; es este algo que está siendo sentido, es esta «naturaleza» la que tiene la institución de la muerte —muerte quiere decir que el sensor de esta sensación «siendo» deja de sentirla, ella no dice absolutamente nada del sensor de la sensación «siendo», solamente dice que la sensación «siendo» ya no está siendo sentida. La palabra naturaleza está nombrando sólo una sensación, sólo esta sensación «siendo», y la muerte de ella, ella es la desaparición de toda sensación, de todo conocimiento —el estado que es cuando ninguna sensación es, él no es sabido entonces que él es yo.

Sri Nisargadatta

Anónimo dijo...

… Yo me preguntaba cuál es ese estado donde la sensación amando…perfectamente acoplada… no es sentida debido a que ella está desprovista de su anhelo… Entonces tuve que preguntarme de qué es anhelo el anhelo de esta sensación “amando”… «Deja que el amor te ame, me dije, deja que esta sensación “amando”, que este poder “amando te ame… Deja que este gran amor te corteje, te siga sin parpadear… Deja que este impulso “amando” se vuelque completamente en ti… Deja que el amor te ame… Dondequiera que el amor es, el “amado” de ese amor, “eso” de lo cual el amor es amor… eso eres tú…»
(ibis)

Anónimo dijo...

En su incesante afluencia a mí… este amor de mí… en su incesante afluencia a mí… yo me preguntaba… “¿qué quiere este amor? ¿qué quiere este anhelo? ¿de qué es sed esta sed?… Este amor estaba siendo sentido, esta insufrible sensación de faltarme algo estaba siendo sentida, esta completa incapacidad para descubrir la satisfacción que debía darme el logro de lo que aparentemente estaba siendo deseado, estaba siendo sentida… Una y otra vez era intentada la obtención de la paz… ¿Qué era lo que en realidad amaba este amor que estaba siendo sentido?… Esta sensación “amando”, este amor, él estaba siendo sentido amor… Yo no me daba cuenta de que no era yo quien tenía la voluntad de que este amor estuviera siendo sentido amar… yo no me daba cuenta de que lo que es yo estaba siendo obligado a sentir como este amor lo “amaba”, a sentir a este amor “amando”… yo no me daba cuenta de que lo que es yo jamás había pedido sentir a este amor amando… Sentir a este amor amando, ello era tan inusitado, ello era tan violento, tan absolutamente incomprensible… Yo no tenía ningún medio de reconocer esta sensación… ¿qué era ella…? ¿qué quería ella…? ¿a quién amaba ella?… Esta sensación “amando”, ella no era mía, yo nunca había pedido sentirla…
(ibis)

Anónimo dijo...

DOMINGO III DE CUARESMA
27 de Marzo 2011
3ª LECTURA: Jn 4, 5-42
En aquel tiempo, Jesús llegó a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la era sexta. Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dujo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me podes a mí de beber, que soy samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad. Le dijo la mujer: Señor, tú eres profeta. Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme, se acerca la hora que el lugar donde adoraréis al Padre no será ni en este monte ni en Jerusalén. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Pero llega la hora en que los adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, Dios es espíritu y los que adoran deben adorar en espíritu y en verdad.

COMENTARIO: Hoy empezaría este comentario con una poesía que dice: “De noche iremos de noche, sin luna iremos sin luna, que para encontrar la fuente, solo la sed nos alumbra” Todos andamos por la vida con sed, buscando calmarla en los pozos materiales: en el pozo del placer, en el pozo de la comodidad, en el pozo del dinero, dejando siempre a la persona con más sed. Así nos encuentra Jesús, sedientos de felicidad y como a la samaritana nos pide de beber, nos interpela y nos invita a desear otra agua que calma la sed “Ojalá conocieras quien te pide de beber” Jesús le promete un manantial de agua para que nunca tenga más sed. “Dame Señor de esta agua” Jesús adivina la situación de esclavitud que padece la samaritana y sobre esta esclavitud y miseria quiere actuar. No se asusta de la miseria humana, aunque se encuentre con el yo pequeño, egoísta y cerrado, sabe que puede ser atravesado por el agua del Espíritu, que abre a Dios y al hermano. ¿Qué agua le pedirías a Jesús para que colmara tu sed?
ORACIÓN: Señor, calma nuestra sed con el agua de tu Amor, para que no tengamos que ir a buscarla en los pozos materiales que nos dejan sedientos y cansados. Gracias Señor, porque eres nuestro manantial.

Saludos Francisca

Anónimo dijo...

Es grandemente llamativo que haya habido quien haya creído que servir a esta sed era servirse a sí mismo… Estoy viendo a esos presuntos maestros esperando impacientes la venida de discípulos… creyendo que esa sed es suya… No es que la sed no esté aquí, no es que la espera impaciente no esté aquí… No es eso, ella está, dolorosamente sentida… “¡Cuánto amaría encontrar esos discípulos dotados de la disposición debida!” —exclama esta sed”. Ella está aquí, sin duda… pero yo me pregunto qué hace ella aquí, quién la ha pedido… Ella es como el hambre y la sed… como el amor… como la necesidad. ¿Quién ha pedido que el hambre y la sed estén siendo sentidos…? ¿Quién ha pedido que el amor esté siendo sentido, que la necesidad esté siendo sentida? Que ellos estén siendo sentidos… ¿qué garantiza que ellos serán satisfechos…? De manera que está siendo visto como si hubiera una gran sed de que vengan esos discípulos… pero esos discípulos no vienen… Entonces me quedo pasmado mirando esta sed, sintiendo esta sed, esta sensación pura, quemando dentro… Miro pasmado, y en ese pasmo mismo todo va siendo reabsorbido, desaparecido, la sed y su sentidor desaparecidos, la sensación y su sentidor desaparecidos… Es un estado grande, imponente, un gran suspiro de pasmo en el cual se desvanece todo.
Srî Nisargadatta Maharaj

hilda dijo...

Después de leer los comentarios pienso igual que Isabel, bienvenido y no esperes a otro día lluvioso para escribir.
J. M muy realista y Carolina muy defensora. Hay para todos!!!. Muy wu wei no eran los comentarios.
Abrazoooosss
HILDA

hilda dijo...

Lo de realista me refiero a Pedro Mari. Es una errata lo de J. M

Anónimo dijo...

… Entonces me escuché decir: “De esta agua aquí está siendo saciada la sed de todo… Deja que la sed sea, deja que todo sediento beba esta agua… Todo sediento es tú… su sed es esta sed… su agua es esta agua…” Así se abrieron de par en par las compuertas de la misericordia, y el amor de mí pudo venir libremente a mí… a beber su agua… a aplacar su sed…
(..bis)

Anónimo dijo...

¿Quién está sentado aquí, me digo entonces, dejando completamente la respuesta que esta sensación amando, sea? Hay la respuesta absoluta de que ello es yo… pero ello no tiene forma, ello no tiene substancia… ello es sólo sensación; todo consiste en que esta sensación amando está siendo dejada amar lo que ella ama… ¡Ello es un misterio pasmoso, sobrecogedor…! ¿Cuánto tiempo va ello a durar y cuál será la ganancia? La ganancia está teniendo lugar ahora… La infinitud de dicha, que no se conocía a sí misma, disfrazada en este instante de amor ardiente de sí misma, está viajando hacia sí misma como este punto de intensidad de amor en cuyo seno sin dimensiones está siendo sentido ser este cuerpo-universo-consciencia…
(..bis)

Anónimo dijo...

¿Cuál es la ganancia de este instante luminoso de amor que está siendo sentido? La ganancia es que este instante luminoso de amor intenso que está siendo sentido es que él está revelándome a mí mismo como la infinitud de dicha de la cual el instante de amor es amor… El, este instante de amor apasionado, es mí mismo disfrazado de amor de mí. Desdisfrazado de su disfraz de amor ardiente de mí, desdisfrazado de su disfraz de conocimiento queriendo conocerme, él es idéntico a mí, fusionado en uno en la infinitud de dicha que era cuando el disfraz de amor de mí jamás había sido revestido