martes, enero 10, 2017

Capítulo XLIX del Tao Te King

Joaquin Nogueras nos resume la reunión del Cenáculo de diciembre realizada en casa de Isabel Moreno 

Imagen de Isabel Moreno


Capítulo XLIX LOS CORAZONES DEL PUEBLO
El Sabio no tiene ni opiniones ni sentimientos decididos,
Sino que considera las opiniones del pueblo como las suyas propias.
A los buenos los declaro buenos,
A los malos también los declaro malos.
Esto es lo bueno de la virtud.
En los honestos yo creo,
En los mentirosos también creo;
Ésa es la fe de la virtud.
El Sabio habita en el mundo pacífica, armoniosamente.
El pueblo del mundo es llevado a una comunidad de corazón,
Y el Sabio los considera como a sus propios hijos.

Pensamos que este capítulo es difícil de comentar y nos falta el consejo que pedíamos a Peter  cuando ocurría esto. El sabio taoísta no juzga, escucha tanto al mentiroso como al que dice la verdad. No es juez, no decide quién es bueno y quien es malo, confía en todos. Es llevar la no acción (Wu Wei) al máximo, llevar la no acción a las opiniones, sentimientos y pensamientos, el ejemplo lo tenemos en la manera de pensar y actuar de los niños.
 Esta no acción de los pensamientos lo manifestamos en  la canción de la salud: “No pienso mal”. También en la canción de los propósitos decimos: “No pensar, no hablar, no preguntar, No excitarse.” Jesús en el Evangelio nos dice: “No juzguéis y no seréis juzgados”.(Mt 7,1). También dice: “No juzguéis por las apariencias”. (Jn 7,24). El catecismo dice que podemos pecar de pensamiento, de  palabra, de acción y de omisión. Peter añadía pecados de opinión. “Toda cosa buena es maestría y toda cosa mala es una lección.”
El Tao de San José en el capitulo XLIX nos dice: “En medio del bullicio San José sonríe; su corazón tranquilo rebosa paz y armonía.”
J Nogueras


3 comentarios:

Ana Calvo Diaz dijo...

la calma del sabio taoista, la sakina, no es la calma del voluntarioso, ni del tonto , ni del ignorante. Es la calma que sólo Dios concede : "nada te turbe, nada te espante...

Ana Calvo Diaz dijo...

y lo bien que la cantaba Carlos, lr dabz un matiz inarmónico que permitía subir de octava, supremo

Ana Calvo Diaz dijo...

un fragmento de texto que traduzco de Métaphysique de la zakât de Abd Ar-Razzâq Yahyâ (Charles-André Gilis), Le Turban Noir, p. 125 :
"El Altísimo es el único que conoce todos los pensamientos y las pasiones que Él siembra en las almas de los hombres. La zakât sobre los pensamientos es saber que el primer pensamiento (al-khâtir al-awwal) pertenece a Allâh. (311) De igual manera, si se trata de actos que son objeto de pena legal, el primer movimiento, no está sujeto a la zakât, porque pertenece a Allâh ; es unicamente el segundo que debe ser eventualmente purificado, « que él se trate de una mirada, de una percepción auditiva, de una palabra, de un acto manual o incluso de un pensamiento ». La razón es que el segundo movimiento procede de la voluntad individual (harakatu nafsiyya 'an qasdin), a diferencia del primero. (291) La zakât de las pasiones consiste, no en combatirlas o reprimirlas, sino en hacer que sean utilizadas por Allâh... "