jueves, noviembre 03, 2016

Capítulo XXI Tao-Te-King. Reunión Cenáculo-Gnosis

Angeles Cantí nos da sus impresiones sobre la reunión del Cenáculo de octubre en casa de Mari Àngels i Lluis, que versa sobre el capítulo XXI del Tao-Te-King


CENÁCULO OCTUBRE 2016 CAPÍTULO XXI

Este capítulo es un poema a la “ NO VIOLENCIA”. Su lectura es clara, no necesita interpretación: las armas en sí mismas son nefastas, sólo se deben usar en caso necesario. El victorioso debe llorar de remordimiento por el mal causado.

Este capítulo habla de que el lugar preferente en China es la izquierda. Por este motivo al comenzar los movimientos del Tai-Chi la posición correcta es mirando al Sur-Oriente, donde nace el sol queda a su izquierda. También en la escritura los chinos escriben en columnas verticales de izquierda a derecha. Peter nos lo resumía diciendo en la canción “Nada derecha, nada izquierda, sólo Dios basta,...”

En el vivir de cada día encontramos infinidad de armas para defendernos y para agredir. El ego crea las armas, y la mente nos hace creer que son necesarias. Nos sentimos merecedores de todo sin comprender que todo es prestado, que cuanto poseemos lo tendremos que dejar. El poder, el dinero, la fama son armas que podemos usar a nuestro favor y en contra de los demás. El capítulo nos advierte que no hay que celebrar las victorias sino llorarlas.

Sólo el amor al Uno que abarca toda la humanidad es el amor que puede salvarnos y llevarnos a la paz. “LA PAZ OS DEJO, MI PAZ OS DOY” y “ HE VENIDO A SERVIR, NO A SER SERVIDO” son palabras de Jesús, y Peter añadía: “servir como comodín, no como comodón”.

Nos reunimos en el cenáculo en estos días de octubre con un recuerdo muy especial para Peter. Cada año celebrábamos su aniversario con la eucaristía llena de preguntas y enseñanzas. Luego íbamos a comer todos juntos, él nos miraba a todos y repetía “estoy muy contento...”-

Peter sembró una semilla que encontramos en distintos momentos a lo largo de nuestra vida (momentos difíciles y complicados o momentos de alegría) y nos llega a través del “fresquito-calorcito. ¡GRACIAS PETER!

En el grupo también se ha comentado el valor de la palabra, recordando el comienzo del evangelio de San Juan “el verbo se hizo carne”. El hombre consiguió su condición cuando su laringe se transformó pudiendo articular la palabra. La palabra salva pero también hiere.

PETER:

  • Ideas, conceptos, imágenes y razonamientos:es material. La discusión es material. Detrás está el espíritu; no hay palabras para expresar el espíritu: sólo se siente. Las palabras crean frontera; el espíritu no. Pág. 45
  • Tranquilidad de conciencia, tranquilidad de corazón, quiere decir corazón bueno. Pág. 46
  • Saber callar es otra forma de paciencia que nos hace merecedores de confianza. Pág.49
  • Para la paz, para la tranquilidad, mejor sin palabras. Pág 50
  • Peter nos dice cómo poner en práctica wu-wei: No haciendo nada más que lo necesario. ¿Qué es lo necesario? Los chinos dicen: lo necesario es vivir. Y vivir es mover, comer, vestir, andar. Pág. 50
  • Si yo actúo, doy mala sombra. Pág 51
Angeles Cantí

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Aprovechamos la entrada para recordar que el pasado día 1 de noviembre se cumplió el décimo aniversario de este blog. Hemos superado las 150 mil visitas a las diferentes entradas, la mayoría desde España, pero también (por orden) desde USA, Alemania, Suecia, México, Rusia...

12 comentarios:

Ana Calvo Diaz dijo...

Cuando la verdad se convierte en espada , lo falso acaba cayendo. En el Tao Te King se llora al caído en la batalla y se le rinde ritual funerario, que la victoris no es una algarabía y los derechos y prerrogativas que otorga cuestan enormemente asumir , y es cuando todo el alrededor obliga de akguna manera a hacer uso de ello, a mirar de frente y encarar la situación .
Eso en todos los aspectos, lo trae el momento, sin hacer nada

Ana Calvo Diaz dijo...

y también obliga el estado de salud, dentro y fuera se aúnan

Ana Calvo Diaz dijo...

Maria no es una conadre, es la madre dek Verbo, de la Verdad

Ana Calvo Diaz dijo...

Los seres humanos que estando dentro de una cadena o función iniciatica y se han "desprendido" de de ella, caído o rechazado, lo que queda de la integralidad de su estado humano es un "brujo", en el sentido habitual con que se entiende esta palabra

Ana Calvo Diaz dijo...

http://simbolismoyalquimia.com/miscelanea/guenoncontrainiciacion.htm
En el esoterismo islámico, se dice que quien se presenta ante cierta "puerta", sin haber llegado a ella por una vía normal y legítima, ve que esta puerta se cierra ante él y es obligado a volver atrás, sin embargo no como un simple profano, lo que en adelante es imposible, sino como sâher (brujo o hechicero); no podríamos expresar con mayor nitidez aquello de lo que se trata.

Ana Calvo Diaz dijo...

Peter Yang hablaba de la jerarquía de la verdad. ¿Cómo una persona que llega hasta ahí puede creerse dueño de la verdad? Jesús decía yo soy Camino Verdad y Vida, pero en eso hay un mandato de lo supremo que es preciso reconocer, y ese reconocimiento mismo es el reconocimiento de lo supremo, pero no el reconocimiento de que uno mismo es supremo, sino más bien lo contrario, y eso hace que la misericordia de Dios sea infinita, y de ahí el mutuo reconocimiento, Dios en el hombre y el hombre en Dios

Ana Calvo Diaz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Calvo Diaz dijo...

Sí, es que soy chino, ¡ Ah, Vaya!

Ana Calvo Diaz dijo...

Peter Yang hizo todo el trabajo que yo necesitaba para ponerme a las puertas del islam, preparación teórica y preparación practica, sin saberlo ninguno de los dos, y bien al contrario de sus reales intenciones. Durante veinte años. Y cuando el fruto estaba maduro me desprendió con el ímpetu necesario para sacarme en un instante del mundo que durante 50 años había sido el único que existía para mí

Ana Calvo Diaz dijo...

y tuve que ser rescatada de ese lugar donde fui arrojada

Ana Calvo Diaz dijo...

donde permanecí casi tres días

Ana Calvo Diaz dijo...

fue, Jesúsl, Cristo Áureo