jueves, octubre 08, 2015

Convivencia de Altura, agosto 2015

Seguimos con la retahíla de convivencias de este último verano. En esta ocasión Edurne nos comenta la que se realizó en Altura el pasado agosto. Hasta la próxima



CONVIVENCIA DE ALTURA, del 19 al 23 de AGOSTO 2015


Otra vez con mi maletita me dispongo a ir a una convivencia de tai chi, esta vez con la responsabilidad de llevarla junto con los miembros de Flor de Melocotón. Tenemos como referencia el capítulo 52 del Tao Te Ching, “la fuerza y la debilidad”, un buen principio. En Zaragoza tengo que hacer trasbordo y me permite comer tranquilamente en la estación de Delicias y dedicarme un buen rato a estudiar el capítulo mencionado. Utilizo para ello una aplicación del teléfono “pleco”, un diccionario chino-inglés. De una manera muy sencilla  puedo identificar los caracteres en chino y conocer su significado. Como no hay tiempo para todos, intuitivamente voy buscando los que me parecen significativos, y me voy haciendo una idea. Es muy entretenido y yo diría incluso que adictivo.
En Zaragoza me subo en el tren a Valencia y voy disfrutando del viaje. El cielo se va cubriendo de nubes y la temperatura desciende, veo un paisaje lluvioso e incluso un hermoso charco junto a una casa y me asusto un poco ¡no estoy preparada para el agua!, pero cuando llego a Segorbe y Daniel me recoge, veo que el suelo está mojado, pero no llueve. Daniel me cuenta que el día anterior llovió intensamente. ¡Que gusto tener el tejado reformado y ni rastro de humedad¡
Daniel me va poniendo al día de lo que se ha ido gestando estos días. Daniel, Li Ying, Pilar, Manel, Rosa, Pilar, Carmina y  Guillermo llevan unos días preparando la casa y el terreno. Saludo a Rosa, la amiga de Manel a la que veo por primera vez. Diría que soy la última en incorporarme. Hay quien no ha podido asistir por circunstancias diversas: Wilma y Paco.
El cambio de fechas nos ha beneficiado, son días cálidos los de la convivencia, como el cielo está un poco nuboso  evitamos el sol de pleno. Los de Flor estamos muy animados y hemos pensado en organizar 100 días de convivencia el año que viene. El miércoles 19 van llegando los asistentes, Alejo y Adela (esta última acatarrada y se pasa casi todo el tiempo recuperándose), Manuela de Alemania, Nacho, Miguel y Pilar vienen de Donosti. Isabel viene de Barcelona. Unos se quedan en el hotel del pueblo. Mari Sol se apunta a quedarse en casa, lo mismo que Ana, la hermana de José Angel. En el hotel no paran más que a dormir, el resto de las actividades se realizan en casa, desde el desayuno hasta la cena. Los de Flor organizamos los equipos de trabajo, pero debido al particular estilo de la familia taichista, cada cual viene y se va según sus circunstancias, nos apañamos y echamos una mano según nos va surgiendo, notamos más fluidez entre nosotros y procuramos hacer lo imprescindible. Por la mañana iniciamos el F/C a las 8:00 de la mañana para que los del hotel no tengan que dar un gran madrugón. Luego vamos al calentamiento al campo cerca de los olivos y luego a desayunar. Continuamos yendo al pinar cercano a la Masía San Juan, allí hacemos el tai chi y luego sentados en las piedras la charla. Regresamos a la casa a comer, siesta y luego por la tarde nos encontramos en el establo de la tranquilidad a rezar el Rosario y leer el Evangelio. Comentamos las lecturas del día.
El primer día que subo a la pineda con Pilar nos encuentramos a Javier y a Miguel refrescádose los pies metidos en la acequia. Nos invitan a  imitarles y muertas de risa lo hacemos y nos quedamos un ratito con ellos. Pero el tai chi nos llama y nos juntamos en la campa. ¡Qué gusto hacer el tai chi entre los pinos!
A la tarde sentados en el establo leemos el capítulo LII “todo lo que se encuentra bajo el cielo tiene un principio, ese principio es la madre del mundo” Alejo le pregunta a Pilar por ese principio y muy enfáticamente nos dice que es “Corazón Primitivo”, ese charquito de sangre que comienza a latir unido al corazón definitivo de la madre. El que el niño sea obediente y confíe en la madre depende de la tranquilidad de la misma. Durante el F/C, poner atención en ese lugar hace que vaya creciendo en nosotros ese centro vital de cada uno.
Hablamos de la fragilidad, cada cual comenta que le sugiera esa palabra y por qué reconocer la fragilidad en nuestras vidas nos hace fuertes. Tenemos la visita de Mari Sol que conoce a Isabel con su primorosa voz y congenian enseguida. Nos visita también Ana, la hermana de José Angel, se llevó un poco de susto cuando nos vió  rezar el Rosario, pero encajó estupendamente en el grupo; cooperó y expresaba fácilmente su punto de vista.
Sentados en el porche de la casa estábamos tan a gusto, disfrutando de la atmósfera de la tarde, que decidimos rezar el Rosario allá mismo. Luego llegó la lectura del Evangelio, Guillermo erró en una consonante pero transformó totalmente el significado de la frase y explotó una carcajada que se fue repitiendo durante toda la convivencia. La risa brotaba por motivos sencillos, como el día en  que rezando el Rosario parecía que estábamos jugando a las sillas (ir eliminando jugadores y sillas). A los chavales les llevaron a bañarse a los pocicos, Manuela una tarde les acompañó a la cascada de la novia, y volvió encantada con el baño incorporado. El resto proseguíamos el orden.
Isabel nos contó que un día echando en el hotel la siesta la interrumpieron con el ruido de la motosierra. Un pino se cayó sobre la piscina y tuvieron que cerrar las instalaciones. Al día siguiente mientras cortaba uva de una parra, oí música clásica que procedía de la megafonía del pueblo “Por orden del señor alcalde se hace saber……..que las piscinas están abiertas en el horario habitual”. Totalmente entrañable.
Este año nos hemos encontrado el campo adelantado, como ha hecho mucho calor en julio pudimos comer uvas de casa, higos, brevas, alguna naranja vieja que todavía mantenía el buen busto. De los melocotones casi todos se habían caído y estaban en el suelo del árbol. Era muy emocionante ir directamente a nuestro campo y recoger la fruta del árbol o de la parra. Viniendo de la pineda, en el borde de la ruta verde “ojos negros” recogí una especie de vainas secas, que me dijeron eran algarrobas, probé por primera vez en mi vida este fruto. También tenemos en casa caquis y Pilar dice que son muy buenos y que no hay que dejarlos perderse.
Una de las mañanas tras el F/C nos sentimos tan a gusto, que somos incapaces de abandonar la sala para ir al calentamiento. Comenzamos a cantar e Isabel nos enseña su canción “Perfume de Amor”, nos encanta y la repetimos guiados por ella. Nos quedamos impresionados de la magia que surge, de la plenitud que sentimos, no hay palabras.
Otro día Daniel invita al padre José a comer con nosotros. Quedamos en el pinar, y nos encuentra sentados en las piedras. Mari Sol nos está dando una clase de anatomía respiratoria, nos estaba hablando de lo importante de una postura correcta para que los órganos puedan hacer su labor con efectividad. Yo pregunto qué significa en el cuerpo “cierra las aberturas, mantén cerradas las puertas” (cap. LII) Guillermo me contesta que haciendo el F/C, la lengua contra el paladar, los orificios del cuerpo se cierran sin tensión.  José se pone a nuestra altura, y se sienta con nosotros en las piedras, quiere ser uno más. Tras la comida la sobremesa se alarga, hablamos largo y tendido con él y vamos desgranando nuestros puntos de vista, estamos a gusto. Le preguntamos por la opinión que tiene de Peter tras su encuentro. Se le escapa una sonrisita y nos dice que es un pillo, un hombre de mucha profundidad, se nota que le respeta. José ha estudiado chino en Ziran durante más de un año y tiene nociones de la cultura china, también conoce el Tao Te Ching.
Vamos tanteando a los asistentes nuestro proyecto de 100 días y los comentarios son favorables.
En los últimos días aprovechando que ya somos menos nos vamos de excursión a Vall d’Uixó y visitamos las grutas de San José. Utilizando compuertas han conseguido que el río que transcurre por la cueva tenga un cauce navegable. Así que nos subimos a la barquita y vamos contemplando las estalactitas y estalagmitas, a la vez que vamos escuchando los comentarios de nuestro barquero. Como hace mucho calor, dentro se va muy bien ¡merece la pena! Al salir de la cueva subimos a la parte superior del roquedo donde están los restos arqueológicos de un antiguo poblado íbero, y desde allá contemplamos el mar.
Daniel llevaba un dedo de la mano inflamado, creo que se le metió algún pincho. Se estaba dando una pomada hecha por las monjas. Un día nos enseña un pinchito como de 1 cm que ha salido él solo del dedo y además comenta que entró por un lado y ha salido por otro. ¡Esto me impresiona! “Apoyado en la barandilla” es una canción cuya letra escribió Peter, entre otras cosas dice “sonriente me desprendo del huesito amargo”. Alejo nos recuerda que es “una experiencia de Peter; delante de las montañas de Montserrat sintió que se desprendía del huesito amargo”.  Yo me pregunto, ¿cuándo me pasará a mí?
El último día quedamos a desayunar en el hotel, Nacho, Miguel, Mª Pilar, Encarna, Daniel y servidora. Nos cuesta separarnos y Dani nos invita a visitar su Escuela de chino Ziran ¡tenemos una oportunidad de estar un poco más! Li Ying los días anteriores repartió un marcapáginas que habían traído de Hong Kong las alumnas que participan en el intercambio. La cartulina iba acompañada de  una pulserita con 5 panecillos y 2 pececitos, ¡muy lindo¡
Daniel me enseña el ejemplar del Sanzijing que han editado en China con su traducción. Es una edición muy bonita con muchas ilustraciones. Le vamos señalando caligrafías y me quedo con lo que nos dice de una “Este es un lugar sencillo, pero gracias a tu presencia ahora es un lugar especial”.
No podemos dejar Altura sin pasar por la cooperativa y comprar aceite, mermeladas, y arroz. Paramos en Calamocha a comprar jamón y queso. Nos comemos el “mejor bocadillo del mundo” y la verdad es que está muy rico. Después paramos en Tudela, Nacho tiene que hacer su primera visita de trabajo y Encarna tomará más tarde el tren. Nos da tiempo de ir a un restaurante y comer unas verduritas buenísimas. Todo el viaje está regado de los comentarios de Miguel, sobre surf y profesores, nosotros que si Peter, que si Sergi Torres que si…. sin parar,  felices y contentos.
Edurne


2 comentarios:

pandora dijo...

¡Edurne! ¡qué lindo tu relato! me trae el sabor alegre y amigo de aquellos días. Jo, cómo nos reímos! Recuerdo aquel momentazo en el Establo, cuando empezamos con el jajaja jejeje jijiji ...de siempre y acabamos todos riéndonos que nos iba a dar algo. Esa apertura descomunal del plexo, esa unión en la risa risa risa nos trajo luego el canto y el Perfume de Amor muy acertado, tanto tanto que puso a Peter directamente en el centro del ruedo que formábamos.
Los pelos de punta...y sino preguntarle a Guille.
Y así otros ratos

¡Qué final de verano más afortunado!

Un abrazo.
Isabel

hilda dijo...

Me encanta como lo explicas, Edurne.
Tan gráfico, siempre!!! Es que lo vivo, vamos.
Un abrazo a todos-as