martes, febrero 19, 2013

Convivencias en Donosti


  
Las convivencias que se han realizado con Peter, se siguen haciendo por los taichistas  alumnos y discípulos del padre Yang. En esta ocasión es Edurne que nos relata la de San Sebastian. ‘¡¡Gracias por comunicar tus experiencias!!


CONVIVENCIA DE SAN SEBASTIAN, 18,19,20 Y 21 DE ENERO DE 2013

Quiero haceros un pequeño resumen de lo que ha sido la convivencia de Donosti en esta nueva edición. Ha sido especial por varios motivos, el más importante, el hecho de que Peter no haya podido asistir a la convivencia. Es una distancia larga para un tiempo breve. Por otra parte el adelanto de una semana en la convocatoria ha traído despistes entre los taichistas locales, que no daban señales de vida hasta última hora. Yo pensaba que estaban atareados con la celebración del día de San Sebastián y que no sabían qué responderme. Gracias a Dios todo se fue aclarando y ordenando.
Hemos estado alojadas 13 personas, y hemos tenido las visitas de Cristina, Ana y Natxo. La visita de Ignacio de Madrid fue muy breve pues durante la cena del viernes le avisaron su familia que acababa de fallecer su madre. Salió muy temprano hacia Madrid. Nosotros les tuvimos presentes en la oración.
Aunque ha sido un fin de semana lluvioso, hemos tenido mucha suerte, porque hemos podido hacer el calentamiento y el taichí  en la calle. Cambiamos la dinámica, empezamos a las 8:00 con el calentamiento. A las 11:00 el taichí, Fresquito-calorcito y charla. El sábado se nos pasó la hora del Rosario charlando y lo rezamos en la sala después de la cena. Cogimos carrerilla y nos pusimos a cantar el Salve Regina, la Guadalupana, Rosa de Abril….. ¡Qué a gustito estuvimos ¡
En las charlas Alejo ha tenido bastante peso, Adela le advirtió que no se pusiera en plan maestro, pero gracias a Dios, se fue animando y a mí me dio paz.  Así yo aprovechaba el estar callada para estar en la respiración.
Llegué a la convivencia con tortícolis y dolor de espalda.  Irene me hizo una manipulación, me dio una sacudida como si fuera una alfombra y me sonaron varias vértebras que volvieron a su sitio. Ahora estoy bastante mejor, he procurado hacer mucho F/c y decir mucho “Si mamá” para no perder la paz.  Estoy contenta porque voy entendiendo un poco el “Si mama” ¡qué liberación!  Alejo y Adela han sido una gran ayuda, especialmente Alejo, ya cuando me llamó y me dijo “lo vamos a pasar muy bien” me sentí reconfortada.
Con las monjas hemos estado muy bien, enseguida nos invitaron a ir  a Misa con ellas, y lo han agradecido mucho. Hemos confraternizado orando juntas, el domingo tras la Misa rezamos el Rosario con ellas. La mayoría de la gente partió el domingo a la tarde, nos quedamos  Begoña, Beatriz (que se incorporó el domingo), Alejo y yo. La verdad es que los cuatro hemos estado estupendamente, hablando largo y tendido. Y ha sido el colofón de la convivencia.
Uno de los momentos curiosos que vivimos fue el sábado a la tarde haciendo taichi en la entrada de la casa, en el patio. Antes de que empezase el viento y la lluvia a golpear con fuerza la ciudad. Como sabeis la casa está en lo alto de una colina, de allí se domina gran parte de la ciudad.  Mientras practicábamos taichí, oíamos los gritos de “Real, Real” que llegaban del campo de futbol (partido entre la Real Sociedad y el Barça). Por otra parte como víspera de la fiesta de San Sebastián, oíamos tambores, y nosotros como si nada, imperturbables, con nuestro movimiento lento y suave.  
Supongo que  a partir de ahora seremos un grupito pequeño,  pero aunque seamos menos, creo que merece la pena juntarnos. He disfrutado con Alejo, da gusto ver el entusiasmo que tiene y como se está dedicando en cuerpo y alma a nuestro camino, unión de cristianismo-taoismo.
 Hemos estudiado el capítulo 28 del Tao Te Ching, aquí me cuesta transmitirle mensajes, pero Alejo se ha enrollado.  Lo femenino es lo que perdura, la dulzura, la blandura, la dureza nos lleva a la muerte.
Tras la misa las monjas rezan una oración de acción de Gracias escrita por la fundadora,  nos ha llamado la atención porque les anima a ser misioneras utilizando el Perfume de Amor. Aparte de usted, es el único lugar dónde he oído esta expresión. Adelina (una de las hermanas) me decía que en una ocasión antes de entrar en la Iglesia olió un perfume especial.
 Muchas gracias a los que habéis venido a la convivencia, he disfrutado mucho y me ayudado a la autocuración. Hasta la próximaaaa ¡¡¡¡
Edurne

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ESCUCHAR A JESÚS

Los cristianos de todos los tiempos se han sentido atraídos por la escena llamada tradicionalmente "La transfiguración del Señor". Sin embargo, a los que pertenecemos a la cultura moderna no se nos hace fácil penetrar en el significado de un relato redactado con imágenes y recursos literarios, propios de una "teofanía" o revelación de Dios.
Sin embargo, el evangelista Lucas ha introducido detalles que nos permiten descubrir con más realismo el mensaje de un episodio que a muchos les resulta hoy extraño e inverosímil. Desde el comienzo nos indica que Jesús sube con sus discípulos más cercanos a lo alto de una montaña sencillamente "para orar", no para contemplar una transfiguración.
Todo sucede durante la oración de Jesús: "mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió". Jesús, recogido profundamente, acoge la presencia de su Padre, y su rostro cambia. Los discípulos perciben algo de su identidad más profunda y escondida. Algo que no pueden captar en la vida ordinaria de cada día.
En la vida de los seguidores de Jesús no faltan momentos de claridad y certeza, de alegría y de luz. Ignoramos lo que sucedió en lo alto de aquella montaña, pero sabemos que en la oración y el silencio es posible vislumbrar, desde la fe, algo de la identidad oculta de Jesús. Esta oración es fuente de un conocimiento que no es posible obtener de los libros.
Lucas dice que los discípulos apenas se enteran de nada, pues "se caían de sueño" y solo "al espabilarse", captaron algo. Pedro solo sabe que allí se está muy bien y que esa experiencia no debería terminar nunca. Lucas dice que "no sabía lo que decía".
Por eso, la escena culmina con una voz y un mandato solemne. Los discípulos se ven envueltos en una nube. Se asustan pues todo aquello los sobrepasa. Sin embargo, de aquella nube sale una voz: "Este es mi Hijo, el escogido. Escuchadle". La escucha ha de ser la primera actitud de los discípulos.
Los cristianos de hoy necesitamos urgentemente "interiorizar" nuestra religión si queremos reavivar nuestra fe. No basta oír el Evangelio de manera distraída, rutinaria y gastada, sin deseo alguno de escuchar. No basta tampoco una escucha inteligente preocupada solo de entender.
Necesitamos escuchar a Jesús vivo en lo más íntimo de nuestro ser. Todos, predicadores y pueblo fiel, teólogos y lectores, necesitamos escuchar su Buena Noticia de Dios, no desde fuera sino desde dentro. Dejar que sus palabras desciendan de nuestras cabezas hasta el corazón. Nuestra fe sería más fuerte, más gozosa, más contagiosa.
José Antonio Pagola
Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Contribuye a escuchar a Jesús desde el fondo del corazón. Pásalo. 24 de febrero de 2013
2 Cuaresma (C)
Lucas 9,28-36

pandora dijo...

Edurne, es un encanto tu sencilla y amorosa crónica, muchas gracias de corazón, pues rezuma "el frecor y el calor" que todos conocemos de alguna forma. Realmente es un tesoro lo que Peter nos deja.
Te abrazo
Isabel

Anónimo dijo...

¡Hola família! El mensaje de este 2º Domingo de Cuaresma, es la Transfiguración. Un descubrimiento mío de este tiempo, es precisamente que desde nuestro Bautismo nos vamos transfigrando en Cristo. Si repasamos nuestra historía, veremos que s0mos muy diferentes ahora que hace 20 años. Lo muestran nuestras actitudes, quizá hemos crecido en comprensión, en enrega, en humildad...Y es que la Vida Espiritual que recibimos en el Bautismo, va creciendo desarrollándose poco a poco, se va transfigurando lo notamos por el dominio que tenemos de nosotros mismos.
No olvidemos que el camino más rápido para nuestra transfiguración, es la oración...El motivo de subir al monte para Jesús, es ponerse a orar; mientras oraba, el aspecto de su rostro parece otro... A nosotros nos pasa lo mismo, la oración nos transforma. ¿Os animáis a orar más en esta Cuaresma?
Que paseis una buena semana.

Francisca

hilda dijo...

Edurne, muchas gracias por tu relato lleno de cariñito. Es un placer leerlo.
Tienes razón en lo de que Alejo transmite entusiasmo. Pude comprobarlo cuando estuvo en BCN.
Y gracias a Maribel por ponernos en contacto a todos porque si no fuese por este blog no podríamos disfrutar de vuestras experiencias.
Un abrazo a tod@s