lunes, septiembre 05, 2011

Convivencia de Arbúcies, Agosto 2011




Edurne es la encargada de reanudar la temporada del blog con su relato sobre la convivencia en Arbucies de este año.
Ella, con su cariñito, ha dirigido en varias ocasiones el calentamiento, y lo ha realizado con mucha gracia, sobre todo “el pianista borracho”
Esperamos estar con vosotros todo este curso 2011-12

Maribel

"La Paz os dejo mi Paz os doy", ésta ha sido el tema de la convivencia de Arbucies. ¿Qué significa la Paz? ¿Qué diferencia hay con mi Paz? Peter ha hecho un ovillo tirando de estas frases, ha ido tejiendo un hilo fragil y continuo que empezaba en el calentameinto, seguía en el desayuno, las charlas, la cena… “Si, si, estoy muy contento”, repetía y nos proponía un acertijo imposible de adivinar ¿Qué es la Paz? Y yo le miraba con ojos de “no se me ocurre nada”. Paz natural es la de la creación, la connatural a la propia existencia y luego está la paz que Cristo nos da “mi Paz os doy” que es la salud de cuerpo y alma y la alegría. Pero también nos recordaba que la Virgen Inmaculada es la Paz real, única, concreta, íntima e infinita. Que en chino el carácter de Paz representa a una mujer sentada delante de la casa esperando a su marido y sus hijos. En cambio ahora las mujeres están desesperadas buscando fuera de sus hogares. Que la Paz viene de tratar a los otros como una madre a sus hijos. También nos habló de la falta de respeto, cuando uno pretende que el otro haga su gusto, ahí emmpieza la guerra. Por eso tenemos una frase que al doctor Joaquín le gustó mucho “degustar los disgustos con mucho gusto”. Necesitamos la amargura para que el dulce sepa rico rico.



Ya sabeis que Peter lo está cambiando y transformando todo, repetición más repetición va a perfección, pero va adaptándolo a sus circunstancias, a lo que él siente. En el calentamiento ya no caminamos detrás de él en fila india cantando el “Hazme tu Señor instrumento de tu paz”. Iniciamos el calentamiento caminando detrás de él con los brazos caídos (sintiendo su peso solamente), Peter nos recuerda que somos un saco de agua y donde mejor se nota es en los glúteos. Es la manera de realizar el capítulo 8, las bondades del agua. Luego pasa al “un, dos, tres, cuatro”, pero con un sacudir constante de los brazos de arriba abajo y ya continuamos con el automasaje, carita, cabeza, etc.
El útlimo día el calentamiento consistió en quedarnos de pies, las plantas de los pies en paralelo, los brazos colgando a los lados. Fuimos doblando las rodillas poco a poco y allá permanecimos todo lo que pudimos. Luego nos dijo ésto es “quietud, lentitud, plenitud”. Ya no se trataba de bajar hasta el suelo y quedarnos en cuclillas, inicié el movimiento y me corrigió “no saque el culo”. Yo notaba como me empezaba el “baile de San Vito”, un temblor por las piernas que se iba extendiendo por el cuerpo. Me resulta agradable, me da la impresión que por ahí salen los nervios y me quedo más relajada. Para mi este ejercicio y el “Pianista borracho” son los más completos.
La certeza es que Peter saber “dar paz” sobre todo en los momentos en que ve conflictos, sabe pronunicar las palabras adecuadas que confortan y te ayudan a aceptar, aprobar, adaptar, conformarse y realizar. Aceptando podemos aprovechar la situación para el autoconocimiento, ya sabemos que toda experiencia, aunque duela es positiva, pero hay que saber aprovecharla. Gracias Peter usted si que sabe servir y eso que a veces le veo callar porque no le dejamos hablar y usted con su paciencia se queda callado esperando que le demos otra oportunidad.

Edurne



3 comentarios:

Anónimo dijo...

VIVIR PERDONANDO

Los discípulos le han oído a Jesús decir cosas increíbles sobre el amor a los enemigos, la oración al Padre por los que nos persiguen, el perdón a quien nos hace daño. Seguramente les parece un mensaje extraordinario pero poco realista y muy problemático.
Pedro se acerca ahora a Jesús con un planteamiento más práctico y concreto que les permita, al menos, resolver los problemas que surgen entre ellos: recelos, envidias, enfrentamientos, conflictos y rencillas. ¿Cómo tienen que actuar en aquella familia de seguidores que caminan tras sus pasos. En concreto: «Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar?».
Antes que Jesús le responda, el impetuoso Pedro se le adelanta a hacerle su propia sugerencia: «¿Hasta siete veces?». Su propuesta es de una generosidad muy superior al clima justiciero que se respira en la sociedad judía. Va más allá incluso de lo que se practica entre los rabinos y los grupos esenios que hablan como máximo de perdonar hasta cuatro veces.
Sin embargo Pedro se sigue moviendo en el plano de la casuística judía donde se prescribe el perdón como arreglo amistoso y reglamentado para garantizar el funcionamiento ordenado de la convivencia entre quienes pertenecen al mismo grupo.
La respuesta de Jesús exige ponerse en otro registro. En el perdón no hay límites: «No te digo hasta siete veces sino hasta setenta veces siete». No tiene sentido llevar cuentas del perdón. El que se pone a contar cuántas veces está perdonando al hermano se adentra por un camino absurdo que arruina el espíritu que ha de reinar entre sus seguidores.
Entre los judíos era conocido un "Canto de venganza" de Lámek, un legendario héroe del desierto, que decía así: "Caín será vengado siete veces, pero Lámek será vengado setenta veces siete". Frente esta cultura de la venganza sin límites, Jesús canta el perdón sin límites entre sus seguidores.
En muy pocos años el malestar ha ido creciendo en el interior de la Iglesia provocando conflictos y enfrentamientos cada vez más desgarradores y dolorosos. La falta de respeto mutuo, los insultos y las calumnias son cada vez más frecuentes. Sin que nadie los desautorice, sectores que se dicen cristianos se sirven de internet para sembrar agresividad y odio destruyendo sin piedad el nombre y la trayectoria de otros creyentes.
Necesitamos urgentemente testigos de Jesús, que anuncien con palabra firme su Evangelio y que contagien con corazón humilde su paz. Creyentes que vivan perdonando y curando esta obcecación enfermiza que ha penetrado en su Iglesia.
José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Difunde el perdón y la paz de Jesús. Pásalo. 11 de septiembre de 2011
24 Tiempo ordinario(A)
Mateo 18, 21-35

Anónimo dijo...

Sé la persona madura, la versión elevada de tu ser. Si alguien te lastima, resiste cualquier deseo de venganza. Supera las emociones temporales, ve lo positivo en cada situación y trata a todos como te gustaría que te trataran. El espejo del universo refleja tus acciones de regreso, cualesquiera que sean. ¿Qué de bueno estás reflejando el día de hoy?

Yehuda Berg-Centro Kabbalah

Paz en unidad dijo...

Me encanta vuestro blog, y el perfil que emana de Peter. Yo soy una combinación cristiana-budista también. Oración, Qi Gong, Yoga Meditación.

Os agradecería me informáseis de vuestras actividades.

Un abrazo para todos!
En Unidad de Conciencia

Carmen
www.padmakarma.es