miércoles, septiembre 28, 2011

Capítulo LXXIX del Tao Te King

Cap LXXIX. Tao de San José.



Imagen de Isabel Moreno







Este mes de septiembre Jordi Vidal ha sido el encargado de presentar el capítulo LXXIX en el grupo del Cenáculo-Gnosis

Capítulo 79 del Tao Te King

INDULGENCIA DEL SABIO;
IMPARCIALIDAD DEL UNIVERSO

Aunque la paz se haga entre grandes enemigos,
persiste entre ambos algo de rencor.
¿Cómo es posible que esto sea bueno?
Por ello, el sabio guarda la mitad izquierda de su contrato,
pero no pide cuentas a los hombres.
El hombre Virtuoso solo pide a los demás
que cumplan con sus obligaciones.
El hombre que no tiene virtud pide a los demás
que le paguen sus impuestos.
El Tao del Cielo carece de afectos personales,
pero siempre armoniza con los hombres buenos


Este capítulo va dirigido a aquellos que han tenido una gran resentimiento o disputa, si analizo más, un resentimiento o discusión todos hemos tenido, con mayor o menor medida, pero para llegar a un gran resentimiento, entiendo que o bien nos referimos a grande en el tiempo, es decir que el enfrentamiento no es de unas horas sino más bien de meses o años, cosa que ya no todo el mundo le pasa o bien nos referimos en la intensidad del resentimiento por lo tanto lo considero a corto plazo, entonces para mí esto no es más que un YO.
Un resentimiento lo entiendo cuando durante un cierto tiempo se ha mantenido dos posiciones contrarias y ninguna de las partes acepta su culpa, ni claudica, ni cede, ni nada… hasta que por un motivo u por otro, se llega a un entendimiento, a una salida, a un punto básico en común.
Pero aún queda poso, es de lo que habla este capítulo. Entonces o bien se vuelve a agitar con lo cual vuelves a las andadas y es volver a perderse en este espiral sin salida o bien te acoges a ese convenio de no agresión, por decirlo de alguna manera, de no controversia.
Para que haya cada vez más responsabilidad, seamos más personas, nos viene bien la calma, la tranquilidad que juntamente con aceptar, aprobar y adaptar, soportar y no provocar, no exigir puedes conseguir la estabilidad y la paz.
Ahora bien, como conseguimos esta paz, porque la realidad es que aquel distanciamiento o aquella oposición puede volver a salir, si yo veo blanco veo blanco y si el otro ve negro seguirá viendo negro, es verdad que aunque hemos llegado a un entendimiento, como hacer que dure y no vuelva a mi otra vez las razones que me llevaron a esa discusión.
En este capítulo, nos propone que el sabio aun teniendo en su poder hechos documentados que nos avalan de nuestra verdad no los hace valer a fondo, mientras que el no virtuoso precisamente los hace valer a fondo. Según era tradición en la antigua China cuando se hacía un contrato este se rompía en dos trozos y cada uno se quedaba una parte.
¿Qué hacer?
Pienso que nos indica que debemos evitar nuestro sentimiento, puesto que de alguna manera aún no estamos en condiciones de calma y tranquilidad, entonces lo más correcto es no dejarse influir por mis sentimientos, sean los que sean y fijarse en lo que creemos lleva a lo objetivo y no a lo subjetivo. A lo que creemos que mejor puede ir o mejorar el fin de la cuestión.
La forma humana pasa por evitar aquella persona, de forma que ojos que no ven corazón que no siente, y otra es volverse un estoico, no moverse, no hablar, no comentar aunque esto para mi obliga a tener una gran energía o fuerza.
Desde el punto cristiano, a la creencia que existe un ser superior que está contigo y por lo tanto protegido por Él ya no tienes ningún miedo a caer en ese espiral, dejarlo en su manos y nada más, a nosotros nos toca seguir caminando buscando el UNO.
Jordi Vidal

____________________________________________________________________

A un gran odio ha de corresponderse con amor.
De otro modo, aunque el odio cese, siempre dejará huella.
El virtuoso acude al acuerdo,
el rencoroso al exceso de acción.
El Tao del cielo no tiene preferencias,
se mantiene siempre al lado de quien obra bien.

Solucionar un conflicto entre partes adversas es inadecuado si la solución da lugar a otros conflictos. Por eso el Hombre Justo siempre escoge la parte izquierda del tallo de bambú, acepta la culpabilidad o la deuda, y así desarma a su adversario. El hombre virtuoso busca el acuerdo mutuo, el que no lo es procura cargar la falta sobre los demás valiéndose de la ley. El Camino es imparcial, pero favorece al que es de buena fe. El odio no puede solucionar ningún conflicto; solamente la virtud imparcial del Camino es la esencia del Universo.

El hombre que posee la virtud, observa las condiciones del contrato.
El hombre que no posee la virtud, solo observa las condiciones que le son favorables.
El proceder del cielo no mira a las personas, pero siempre ayuda al hombre bueno.

Reflexiones enviadas por Joaquín Nogueras

6 comentarios:

Anónimo dijo...

DOMINGO XXVII
2, 2de Octubre 2011
3ª LECTURA: Mt 21,33-43
En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los notables del pueblo: Escuchad otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos. Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos. Pero los labradores, agarraron a los a los siervos, y a uno le golpearon, a otro le mataron, y a otro le apedrearon. Envió de nuevo otros siervos, en mayor número que los primeros; pero los trataron de la misma manera. Finalmente les envió su hijo, diciendo: a mi hijo le respectarán. Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad. Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron. Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores? Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo. Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los constructores se ha convertido en piedra angular? fue el Señor que hizo esto, Y es maravillosa a nuestros ojos. Por eso os digo, que el Reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que lo haga fructificar.

¡Hola familia! de nuevo empezamos con gusto el curso, después de unas buenas vacaciones. A todos nos hace mucho bien un tiempo de descanso, es un buen medio para emprender de nuevo nuestras actividades.
Este verano con la visita del Papa, ha sido para todos un verdadero contagio de “FE”. Tantos y tantos jóvenes que se han comprometido a vivir de otra manera, que ante la pérdida de valores, ellos quieren responder a la llamada de Dios. “Abrid los corazones a Cristo y no tengáis miedo” decía Juan Pablo II…
Somos todos Iglesia, y como tal he pensado que el lema del Papa. “ARRAIGADOS, EDIFICADOS; FIRMES EN LA FE” Podría ser la base y el fundamento de nuestros comentarios semanales…¿Qué os parece?

COMENTARIO: Empezamos con la parábola de los viñadores homicidas, que golpean, matan y lapidan a los siervos enviados por el dueño de la viña para percibir los frutos, y que al fin matan al propio hijo. Esta parábola tiene un fondo religioso impresionante. ¿Porqué costará tanto entender el lenguaje de Dios? precisamente lo que Dios quiere es el fruto del “AMOR” Es el amor fraterno capaz de levantar a sencillos y despreciados… y que en la práctica se confunde por el poder y la destrucción…¿Cuándo oraremos y dialogaremos profundamente con el Señor, para poder entender que su única voluntad es que nos reconciliemos con Él, con nosotros mismos y con nuestros hermanos? Jesús, nos enseña que para ello se tiene que pagar un precio; la muerte del propio “YO” egoísta. Él lo pago con su propia vida.
ORACIÓN: Señor, que tu Espíritu pueda romper brechas en nuestros muros egoístas que nos impiden amar, y hacer la vida agradable a todos.

Anónimo dijo...

Si te mantienes mucho tiempo en un conflicto con alguien que no cede puedes llegar a perder la salud en mayor o menor grado, depende de tu resistencia. NO vale la pena, es más inteligente buscar estrategias que llegar a enfrentamientos, si éstas tampoco funcionanan lo más útil es salir como perdedor a los ojos de todos- y de ti mismo tambien a veces- pero a la larga regresa la paz a tu corazón y te das cuenta de que aquello no era tan importante, con el paso del tiempo...incluso te liberas, pues sueltas lastre para ir más ligero por tu camino.
Isabel Moreno

Manuela dijo...

El Tao de Cielo no tiene Preferencia------
muy bien. Es asi como podemos ver en la historia.
Aunque mi Pais ha hecho muy malas cosas, pero el Tao esta mas alla y puede ver detras de todos.
Somos buenos en conjunto y solo estamos ciegos porque los hombres tienen Preferencias pero Tao y el Creador NO

Manuela

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con Isabel y Manuela.
El Tao va mas alla de todo y solo con Amor se puede olvidar la ofensa y alcanzar la Paz

Maribel

Anónimo dijo...

INVITACIÓN

A través de sus parábolas Jesús va descubriendo a sus seguidores cómo experimenta a Dios, cómo interpreta la vida desde sus raíces más profundas y cómo responde a los enigmas más recónditos de la condición humana.
Quien entra en contacto vivo con sus parábolas comienza a cambiar. Algo "sucede" en nosotros. Dios no es como lo imaginamos. La vida es más grande y misteriosa que nuestra rutina convencional de cada día. Es posible vivir con un horizonte nuevo. Escuchemos el punto de partida de la parábola llamada «Invitación al Banquete».
Según el relato, Dios está preparando una fiesta final para todos sus hijos e hijas, pues a todos quiere ver sentados junto a él, en torno a una misma mesa, disfrutando para siempre de una vida plena. Esta imagen es una de las más queridas por Jesús para sugerir el final último de la historia humana.
Frente a tantas imágenes mezquinas de un Dios controlador y justiciero que impide a no pocos saborear la fe y disfrutar de la vida, Jesús introduce en el mundo la experiencia de un Dios que nos está invitando a compartir con él una fiesta fraterna en la que culminará lo mejor de nuestros esfuerzos, anhelos y aspiraciones.
Jesús dedica su vida entera a difundir la gran invitación de Dios: «El banquete está preparado. Venid». Este mensaje configura su modo de anunciar a Dios. Jesús no predica doctrina, despierta el deseo de Dios. No impone ni presiona. Invita y llama. Libera de miedos y enciende la confianza en Dios. En su nombre, acoge a su mesa a pecadores e indeseables. A todos ha de llegar su invitación.
Los hombres y mujeres de hoy necesitan descubrir el Misterio de Dios como Buena Noticia. Los cristianos hemos de aprender a hablar de él con un lenguaje más inspirado en Jesús, para deshacer malentendidos, aclarar prejuicios y eliminar miedos introducidos por un discurso religioso lamentable que ha alejado a muchos de ese Dios que nos está esperando con todo preparado para la fiesta final.
En estos tiempos en los que el descrédito de la religión está impidiendo a muchos escuchar la invitación de Dios, hemos de hablar de su Misterio de Amor con humildad y con respeto a todos, sin forzar las conciencias, sin ahogar la vida, despertando el deseo de verdad y de luz que sigue vivo en lo más íntimo del ser humano.
Es cierto que la llamada religiosa encuentra hoy el rechazo de muchos, pero la invitación de Dios no se ha apagado. La pueden escuchar todos los que en el fondo de sus conciencias escuchan la llamada del bien, del amor y de la justicia.

José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Difunde la invitación de Dios. Pásalo. 9 de octubre de 2011
28 Tiempo ordinario (A)
Mateo 22, 1-14

Paz en unidad dijo...

Reconciliarnos... con nosotros mismos... con Dios... con el Universo... es unirse al TAO, sin origen ni fin, para ser esa intemporalidad del Espíritu en cada uno.

Gracias!

Carmen Piña
www.padmakarma.es