jueves, mayo 26, 2011

Peter Yang y Xavier Melloni - Dos sacerdotes Sabios




Montse Alberti nos envía el resumen de la reunión del Cenáculo-Gnosis del mes de mayo del 2011


Reunión del Cenáculo
6 de Mayo 2011 Capitulo 81 Montse


Las palabras sinceras no son agradables y las agradables no son sinceras.
El hombre bueno no ama discutir, y el discutidor no es bueno.
El sabio no es jugador: el jugador no es sabio.
El sabio no atesora, y, cuanto más hace por el prójimo, más posee; cuanto más da, más tiene.
El camino (sabiduría) del Cielo es beneficioso y no perjudicial.
El camino (sabiduría) del sabio es hacer y no porfiar. C.Elorduy.

Las palabras fieles no son hermosas, Las palabras hermosas no son fieles,
El bueno no es discutidor, el discutidor no es bueno
El sabio no es erudito, el erudito no es sabio
El santo no acumula: cuanto más hace por los demás, más posee;
Cuanto más da a los demás, más le cunde.
El curso del cielo beneficia y no perjudica.
El curso del santo hace y no rivaliza. François Jullien
Lo absoluto YO SOY LA VIDA .Natural –relativa


El gozo de esta vida está en embellecer día día tú Tesoro y agradecido al Cielo respirar agradecido su perfume de Amor (El Tao de San José)
Para explicarme mejor he separado el tema en tres partes: Las palabras, El Sabio, El Curso
Yo entiendo que en este capitulo Lao –tse juega con las palabras, usando predicados opuestos y contradictorios.” LAS PALABRAS SINCERAS NO SON AGRADABLES Y LAS AGRADABLES NO SON SINCERAS”
Nosotros por medio de las palabras podemos expresar: sentimientos , admiración, amor, respecto por la otra persona, comprensión y muchos sentimientos e ideas, algunas veces nos gusta utilizarlas para brillar ante los demás y ser protagonistas del momento, en este caso nos dejamos llevar por el Ego personal, otras veces sin mala intención no sabemos hacer uso de la palabra y hacemos daño a la otra persona, otras discutimos creyendo que estamos en posesión de la razón y la verdad y nos equivocamos. Sólo el que abandona su Ego interior y sus múltiples ilusiones no reales de la vida, puede alcanzar realmente la serenidad porque ha llegado ser interiormente libre. No hemos de ser esclavos de la palabra.
Algunas veces ante una desgracia, una catástrofe del mundo utilizamos las palabras negativamente, dejándonos llevar por la ira, por la rabia y sin darnos cuenta aumentamos y damos más fuego a la tragedia, nos alteramos y perdemos la calma. En vez de trasmitir a las personas que sufren y están desesperadas un poco de serenidad y quietud interior, dándoles esperanzas cariño, apoyo humano y si da lugar también material.
No podemos ver la verdadera realidad si no nos tranquilizamos, sino entramos en contacto con nosotros mismos. Sino estamos en nuestro centro, los influjos exteriores nos enferman y entonces no podemos trasmitir tranquilidad, esperanza, amor a las personas que lo necesitan Hemos de tener calma. CALMA MAS CALMA ROBUSTECE EL ALMA
En el capitulo 23. Nos dice, hablar poco es lo natural. La enseñanza sin hablar.
Capitulo 56 El que sabe no habla y el que habla no sabe. El sabio no habla
Vale más una imagen que mil palabras. El corazón no habla, siente
En este capitulo 81, A mi entender creo que nos quiere decir que no hemos de participar ni dejarnos influir por los acontecimientos y discusiones corrientes de la época, hemos de saber escuchar y hablar con conocimiento y serenidad y si alguna vez nos cuesta es mejor hacer silencio y contar hasta 100 antes de responder
EL BUENO NO ES DISCUTIDOR, EL DISCUTIDOR NO ES BUENO “
“EL HOMBRE BUENO NO AMA DISCUTIR, Y EL DISCUTIDOR NO ES BUENO”
Lao Tse si la estudiamos un poco podemos leer que en muchos capítulos nos habla del Sabio o (Santo) .Ser medio –divino, medio-humano que con sabiduría y cualidad física participa de la mente Divina
SABIO: Hombre perfecto, su aprecio y devoción al Tao abrazan la Unidad y está unido a la Virtud Eterna. Ama al pueblo y funde su voluntad con la del pueblo, el pueblo confía en él y le ama. Es Justo sin favoritismo ni exceso de severidad. Profundo en sus conceptos, Es la regla y la riqueza del mundo.
EL CURSO: El curso del cielo beneficia y no perjudica
El curso del santo hace y no rivaliza.
Como el agua que con su bondad beneficia a los seres sin rivalizar por su no rivalizar, nada bajo el cielo puede rivalizar con él.
Romanos, 14


Hay que tener en cuenta la conciencia del otro para que no se le de ocasión de ofensa con las palabras.


Montse Alberti

8 comentarios:

maribel dijo...

¡Gracias Montse por estos bellos consejos!

Quiero ser valiente para realizarlos y pido a Dios su fuerza y santa voluntad

Un abrazo
Maribel

Anónimo dijo...

DOMINGO VI DE PASCUA
29 de Mayo 2011

3ª LECTURA: Jn 14,15-21
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, a quién el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros. No os dejaré huérfanos; volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros si me veréis, porque yo vivo, vosotros también viviréis.
Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

COMENTARIO: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos” En un momento tan importante como es el de la despedida, el Maestro les regala como testamento lo que ha sido para él el motor de su persona: “El Amor” por eso utiliza el lenguaje de mandamientos, queriendo decir que para nosotros es una tarea y un trabajo. Es acoger este “Amor” para poderlo trabajar en nuestra convivencia. Las características de este amor están especificadas en 1Cor 13: El amor es paciente, servicial, no busca su interés, no se irrita, no busca el mal…Todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta…Y no desanimarse si en el vivir cotidiano sale lo contrario; discusiones, malos entendidos, soberbia, celos, envidias…¿Porqué? porque en todo momento tenemos la fuerza para vencer y levantarnos, así nos lo dice Jesús. “El padre os dará un consolador, para que esté con vosotros para siempre” ¿No es esto nuestro gran consuelo, el poder tener siempre con nosotros el arma que vence el mal? Esta arma es el Espíritu, es el Amor, que ha sido el eje y fundamento en la vida de Jesús. Él pasó por la vida haciendo el bien, y nos manda a nosotros lo mismo…”Amaos los unos a los otros” No nos pide nada más, nuestro trabajo sólo será quitar mal, quitar, egoísmo, quitar todo lo que impide hacer una convivencia armoniosa. ¿Acaso esta tarea que nos manda Jesús, no es la que da sentido a todo? Él mismo nos dice, que “No todos pueden recibir, porque no lo ven, ni le conocen; pero vosotros le conocéis, porque mora en vosotros”
Jesús con sus palabras invita a sus discípulos atravesar la experiencia del Jesús histórico que lo podían ver y tocar…al Jesús de la fe, que no está corpóreo, pero si real… hasta ser capaces de llegar a reconocerle en otro modo de quedarse más profundo. Jesús siempre está con nosotros, pero solamente lo descubriremos en la fe, que es confianza y abandono…Estamos todos en buenas manos, estamos en las manos del Alfarero, que constantemente nos está moldeando con mucho amor nuestras actitudes. Es la garantía de una presencia permanente.
ORACIÓN: Te damos gracias Señor, por tu presencia y morada en todos nosotros. Tú que eres la fuente del Amor, has que guardemos tu Palabra, y que tu Espíritu supere nuestras discordias fraternas y así poder ser mensajeros de paz en nuestro mundo.

Anónimo dijo...

NO OS QUEDÉIS SIN JESÚS

Al final de la última cena Jesús comienza a despedirse de los suyos: ya no estará mucho tiempo con ellos. Los discípulos quedan desconcertados y sobrecogidos. Aunque no les habla claramente, todos intuyen que pronto la muerte les arrebatará de su lado. ¿Qué será de ellos sin él?
Jesús los ve hundidos. Es el momento de reafirmarlos en la fe enseñándoles a creer en Dios de manera diferente: «Que no tiemble vuestro corazón. Creed en Dios y creed también en mí». Han de seguir confiando en Dios, pero en adelante han de creer también en él, pues es el mejor camino para creer en Dios.
Jesús les descubre luego un horizonte nuevo. Su muerte no ha de hacer naufragar su fe. En realidad, los deja para encaminarse hacia el misterio del Padre. Pero no los olvidará. Seguirá pensando en ellos. Les preparará un lugar en la casa del Padre y un día volverá para llevárselos consigo. ¡Por fin estarán de nuevo juntos para siempre!
A los discípulos se les hace difícil creer algo tan grandioso. En su corazón se despiertan toda clase de dudas e interrogantes. También a nosotros nos sucede algo parecido: ¿No es todo esto un bello sueño? ¿No es una ilusión engañosa? ¿Quién nos puede garantizar semejante destino? Tomás, con su sentido realista de siempre, sólo le hace una pregunta: ¿Cómo podemos saber el camino que conduce al misterio de Dios?
La respuesta de Jesús es un desafío inesperado: «Yo soy el camino, la verdad y la vida». No se conoce en la historia de las religiones una afirmación tan audaz. Jesús se ofrece como el camino que podemos recorrer para entrar en el misterio de un Dios Padre. El nos puede descubrir el secreto último de la existencia. El nos puede comunicar la vida plena que anhela el corazón humano.
Son hoy muchos los hombres y mujeres que se han quedado sin caminos hacia Dios. No son ateos. Nunca han rechazado de su vida a Dios de manera consciente. Ni ellos mismos saben si creen o no. Sencillamente, han dejado la Iglesia porque no han encontrado en ella un camino atractivo para buscar con gozo el misterio último de la vida que los creyentes llamamos "Dios".
Al abandonar la Iglesia, algunos han abandonado al mismo tiempo a Jesús. Desde estas modestas líneas, yo os quiero decir algo que bastantes intuís. Jesús es más grande que la Iglesia. No confundáis a Cristo con los cristianos. No confundáis su Evangelio con nuestros sermones. Aunque lo dejéis todo, no os quedéis sin Jesús. En él encontraréis el camino, la verdad y la vida que nosotros no os hemos sabido mostrar. Jesús os puede sorprender.
José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Difunde el camino de Jesús. Pásalo. 22 de mayo de 2011
5 Pascua (A)
Juan, 14, 1-12

DonTranquilo dijo...

Montse no nos hagamos eruditos!

maribel dijo...

Don Tranquilo:
Una frase de Peter, que se la oigo decir desde que voy al Rincón, es: "EL BLA BLA BLA NO SIRVE PARA NADA, PERO SIN EL BLA BLA BLA NO PODEMOS LLEGAR MAS ALLÁ DEL BLA BLA BLA".

Por supuesto, si no realizamos no sirve de nada la erudición.

Saludos Maribel

DonTranquilo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DonTranquilo dijo...

hay erudición que no sirve para practicar; pero para hacernos el erudito si; jejeje por eso mejor ser humilde.

maribel dijo...

D. Tranquilo: ¿está usted emtramdo en mi página privada del blog?.

Me he dado cuenta que suprime comentarios sin mi permiso. No se si ésto es lícito.

De todas maneras un saludo