lunes, junio 14, 2010

Cpítulo LXXI del Tao Te King (Reunión Cenáculo)

Cap LXXI del Tao de San José de Isabel Moreno





7 de Mayo 2010
Capitulo 71 Tao Te King
“Saber el no-saber, he aquí lo sublime.
Saber y no saber, he aquí la enfermedad.”
“El que sabe que no sabe es el mas grande.
El que pretende que sabe pero no sabe, tiene la mente enferma.”

Como guión lo dividiré en tres partes:
1.- Saber-no saber.
2.- Enfermedad-mal-mente enferma.
3.- Comentarios de los tertulianos.

1ª PARTE: SABER-NO SABER.
Se llama pares opuestos. Los pares opuestos son frecuentes en el Tao Te King y siempre se pretende ARMONIZAR ESTOS PARES OPUESTOS COMPLEMENTARIOS.
.-En el capítulo 40 ya comentamos un par opuesto: “Todo proviene del ser y el ser del no ser”
.-En el capítulo 43: “Lo mas tierno domina lo mas duro”.
.-En el capítulo 56: “El que sabe no habla y el que habla no sabe”.
No cometer excesos ni deficiencias en los pares opuestos, vivir en el justo medio de cualquier par opuesto, “justo medio” de Confucio, la cultura occidental no es proclive a estar en el justo medio, una de las cosas que hemos de aprender es a encontrarlo. Cuando estamos en desequilibrio de los pares opuestos es cuando estamos en dualidad – problemas – desequilibrio y enfermedad, como veremos en la segunda parte.
Se simbolizó esta dualidad por medio del “Ying Yang”, el blanco y el negro siempre unidos, conformando la unidad de un círculo, el principio masculino y femenino, conteniendo en sí mismo, cada uno, una porción del otro.
Una serie de aforismos hacen referencia al principio de polaridad: “Todo es doble, todo tiene dos polos, los semejantes y los antagónicos son lo mismo, los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan, todas las verdades son medias verdades; las paradojas pueden reconciliarse”.

PARES OPUESTOS: Vida y Muerte. Salud y Enfermedad. Cordura y Locura
Día y Noche. Bueno y Malo. Paz y Guerra. Luz y Oscuridad. Inteligente y Tonto. Presencia y Ausencia. Principio y Fin. Amor y Odio. Frío y Calor. , serían aspectos o percepciones distintas de una misma realidad, la percepción por medio de nuestros sentidos, hace que todo sea dual, que captemos siempre una cosa en alguno de sus dos aspectos, el ego es el responsable directo de esta percepción dual; la cual desaparece cuando podemos trascenderlo y “percibir”a través de los ojos del espíritu, de nuestro “YO” más profundo.
No cometer excesos ni deficiencias, vivir en el justo medio o equilibrio de cualquier par de opuesto. Aprender a que no nos afecte el estar en cualquiera de los pares de opuestos, y aprender a encontrar el justo medio.



2º PARTE: ENFERMEDAD – MAL – MENTE ENFERMA.

En oriente no cree en la enfermedad como algo malo en sí, sino como una expresión o demostración de que algo no anda bien en nosotros. Bien se sabe que cuando se tiene insomnio, estamos sumidos en un estado de ansiedad que no nos permite dormir. Un médico occidental, trabajará casi siempre con una pastilla que induzca al sueño, y paliando el efecto, el paciente no descubrirá la causa de su síntoma. Entonces, la enfermedad deberá manifestarse de otra manera, porque el problema NO HA DESAPARECIDO. Pero la enfermedad no es sino la forma de advertencia del cuerpo físico de que algo no funciona bien en otros niveles.

La enfermedad (mental, emocional o física) aparece en el ser humano como un maestro para avisarle que tiene algún o algunos pares de opuestos fuera del equilibrio. La enfermedad desaparece cuando armonizamos o equilibramos estos pares de opuestos. La enfermedad es por lo tanto un maestro que viene a enseñarnos a buscar el equilibrio de algún par de opuestos dentro o fuera de nosotros, y a nivel mental, emocional o físico. Obsérvate para encontrar esos opuestos en desequilibrio que te están causando la enfermedad

La Medicina Tradicional China aplica la teoría del Yin-Yang como cimiento básico a la hora de hacer un diagnóstico, pues del equilibrio y armonía de estos dos factores, dependerá la óptima salud de nuestro organismo, la manifestación de Yin-Yang es relativa y esta manifestación se divide en tres partes:
- Que un elemento será Yin en comparación a otro, pero puede ser Yang en comparación a un tercero y viceversa.
- En determinadas condiciones el Yin-Yang pueden transformarse mutuamente. Ejemplo: cuando la noche (Yin) llega a su punto máximo, crecerá el día (Yang).
- Indica la infinidad divisible de todas las cosas y fenómenos. Utilizaremos como ejemplo el cuerpo humano, que como materia orgánica es Yin y tiene funciones móviles Yang. Lo podemos dividir de la siguiente manera: La parte anterior es Yin y la parte posterior Yang, la parte superior Yang y la inferior Yin, el lado derecho es Yang y el izquierdo Yin, la parte externa es Yang y la interna es Yin y así sucesivamente podríamos dividirlo indefinidamente en Yin o Yang y éstos perfectamente podrían estar dentro de una parte Yang o Yin indistintamente.

Dethefsen y Dahlke, en su libro "La enfermedad como camino", nos dicen: "Tanto en medicina como en el lenguaje popular se habla de las más diversas enfermedades. Esta inexactitud verbal indica claramente la universal incomprensión que sufre el concepto de enfermedad. La enfermedad es una palabra que sólo debería tener singular; decir enfermedades, en plural, es tan tonto como decir saludes. Enfermedad y salud son conceptos singulares, por cuanto que se refieren a un estado del ser humano y no a órganos o partes del cuerpo, como parece querer indicar el lenguaje habitual. El cuerpo nunca está enfermo ni sano, ya que en él solo se manifiestan las informaciones de la mente. El cuerpo no hace nada por sí mismo. Para comprobarlo basta con ver un cadáver. El cuerpo de una persona viva debe su funcionamiento precisamente a estas dos instancias inmateriales que solemos llamar conciencia (alma) y vida (espíritu). La conciencia emite la información que se manifiesta y se hace visible en el cuerpo. La conciencia es al cuerpo lo que un programa de radio al receptor. Dado que la conciencia representa una cualidad inmaterial y propia, naturalmente, no es producto del cuerpo ni depende de la existencia de éste”.

No cometer excesos ni deficiencias en los pares de opuestos, vivir en el justo medio o equilibrio, aprender a que no nos afecte el estar en cualquiera de los pares de opuestos y encontrar el justo medio de todos los pares de opuestos. La enfermedad (mental, emocional o física) aparece en el ser humano como un maestro para avisarle que tiene algún o algunos pares de opuestos fuera del equilibrio. La enfermedad desaparece cuando armonizamos o equilibramos estos pares de opuestos. La enfermedad es por lo tanto un maestro que viene a enseñarnos a buscar el equilibrio de algún par de opuestos dentro o fuera de nosotros, y a nivel mental, emocional o físico. Obsérvate para encontrar esos opuestos en desequilibrio que te están causando la enfermedad.

La mayoría de las enfermedades tienen un origen psicosomático. Los pensamientos negativos, los miedos, los resentimientos, la envidia, la tristeza, el pesimismo y la depresión se acaban manifestando en forma de dolor físico y abren la puerta a la enfermedad. Si piensas positivamente y cultivas el optimismo, fortalecerás tu sistema inmunitario y estarás cuidando tu salud, tanto la física como la mental.

Puedes elegir pensar en positivo, agradeciendo ser útil en aquello que haces y disfrutándolo, emanando de este modo energía positiva hacia tu entorno que, a su vez, atraerá sensaciones agradables; o, por el contrario, puedes lamentarte, creando malestar, sufrimiento, ansiedad y vibraciones negativas para ti y para las personas que te rodean.

Para que una cosa se manifieste en el plano físico, primero debemos crearla en el plano mental. Cada persona es creadora de su realidad y, como tal, puede y debe elegir qué desea crear: prosperidad, alegría y satisfacción; o, por el contrario, escasez, dolor y amargura. Todo se crea dos veces: primero, en el plano mental y, a continuación, en el plano físico. Todo lo que llega a la vida es porque ha sido atraído. Y lo es atraído a través de las imágenes que se tienen en la mente… porque todo lo que se piensa, se atrae. Cómo sabes que estás en el camino de la salud y la sabiduría: por la ausencia de preocupaciones y la capacidad para vivir en el aquí y ahora sin grandes apegos.

Uno asocia por lo general el concepto salud con ausencia de enfermedad pero una definición precisa conjuga tres factores que deben estar en armonía: La salud es el resultado de un bienestar físico, psíquico y social.

La “química cerebral” regula el comportamiento fisiológico de nuestro organismo. Nuestros pensamientos activan sustancias químicas llamadas neurotransmisores que llevan mensajes al resto del organismo, por ejemplo, pensamientos de ira y enojo aceleran el pulso cardíaco, aumentan la presión sanguínea, generan insomnio, úlceras y un sin fin de desequilibrios orgánicos que abren las puertas a la enfermedad .Por el contrario los pensamientos de paz, tranquilidad, amabilidad, generosidad elevan los niveles de inmunidad. Los miedos constituyen otra barrera hacia el bienestar y generalmente obedecen a una percepción inadecuada de la realidad.

Al ver la televisión, en cualquier horario, somos bombardeados por cientos de noticias pesimistas y balances negativos que nos van llenado con este espíritu que nos va atormentando más y más., Hemos de anular los pensamientos negativos y adoptar siempre pensamientos positivos.

3ª PARTE: COMENTARIOS DE LOS TERTULIANOS.

-La enfermedad como regulador natural.
-Descargar la tensión, que puede llevarnos a la enfermedad.
-Se citan diferentes técnicas orientales para descargar la tensión.
-La enfermedad como regulador natural es regulador de bienestar.
-Escuchar el cuerpo: El cuerpo te habla siempre, si no lo escuchas enfermas.
-Los pares opuestos no son pares opuestos, son una misma realidad.
-La mente enferma siempre cree estar en lo cierto y solo ve las deficiencias de los otros.
-La mente no enferma reconoce las propias deficiencias y está en el camino de curación.
-Cap. XXVIII: “Quien conoce su gloria y sigue siendo humilde…”.
-La fiebre no es la enfermedad, sino el aviso de enfermedad.
-Armonizar los pares opuestos observándolos e interrogándolos.
-Si tienes calor o frío, obsérvalos y te sentirás bien, puedes sentir el verano en invierno y viceversa.
-Si tienes dolor, obsérvalo e interrógalo, te sentirás mejor y te informará de la causa y será el inicio de la curación.
-Dentro de cada uno está la curación.

Joaquín

17 comentarios:

Anónimo dijo...

¿CREEMOS EN JESÚS?

Las primeras generaciones cristianas conservaron el recuerdo de este episodio evangélico como un relato de importancia vital para los seguidores de Jesús. Su intuición era certera. Sabían que la Iglesia de Jesús debería escuchar una y otra vez la pregunta que un día hizo Jesús a sus discípulos en las cercanías de Cesarea de Filipo: «Vosotros, quién decís que soy yo?»
Si en las comunidades cristianas dejamos apagar nuestra fe en Jesús, perderemos nuestra identidad. No acertaremos a vivir con audacia creadora la misión que Jesús nos confió; no nos atreveremos a enfrentarnos al momento actual, abiertos a la novedad de su Espíritu; nos asfixiaremos en nuestra mediocridad.
No son tiempos fáciles los nuestros. Si no volvemos a Jesús con más verdad y fidelidad, la desorientación nos irá paralizando; nuestras grandes palabras seguirán perdiendo credibilidad. Jesús es la clave, el fundamento y la fuente de todo lo que somos, decimos y hacemos. ¿Quién es hoy Jesús para los cristianos?
Nosotros confesamos, como Pedro, que Jesús es el "Mesías de Dios", el Enviado del Padre. Es cierto: Dios ha amado tanto al mundo que nos ha regalado a Jesús. ¿Sabemos los cristianos acoger, cuidar, disfrutar y celebrar este gran regalo de Dios? ¿Es Jesús el centro de nuestras celebraciones, encuentros y reuniones?
Lo confesamos también "Hijo de Dios". Él nos puede enseñar a conocer mejor a Dios, a confiar más en su bondad de Padre, a escuchar con más fe su llamada a construir un mundo más fraterno y justo para todos. ¿Estamos descubriendo en nuestras comunidades el verdadero rostro de Dios encarnado en Jesús? ¿Sabemos anunciarlo y comunicarlo como una gran noticia para todos?
Llamamos a Jesús "Salvador" porque tiene fuerza para humanizar nuestras vidas, liberar nuestras personas y encaminar la historia humana hacia su verdadera y definitiva salvación. ¿Es ésta la esperanza que se respira entre nosotros? ¿Es ésta la paz que se contagia desde nuestras comunidades?
Confesamos a Jesús como nuestro único "Señor". No queremos tener otros señores ni someternos a ídolos falsos. Pero, ¿ocupa Jesús realmente el centro de nuestras vidas? ¿le damos primacía absoluta en nuestras comunidades? ¿lo ponemos por encima de todo y de todos? ¿Somos de Jesús? ¿Es él quien nos anima y hace vivir?
La gran tarea de los cristianos es hoy aunar fuerzas y abrir caminos para reafirmar mucho más la centralidad de Jesús en su Iglesia. Todo lo demás viene después.

José Antonio Pagola



Lucas, 9, 18-24

Anónimo dijo...

"Deseo que hoy experimentes paz dentro de ti, que confíes que te encuentras exactamente donde debes estar, que no olvides las posibilidades infinitas que nacen de la confianza en ti misma y en otras/os, que utilices los dones que has recibido y que transmitas a otras/os el amor que se te ha dado. Deseo que estés feliz contigo misma por lo que eres. Deja esta sabiduría asentarse en tus huesos y deja a tu alma cantar, bailar y amar libremente... Está ahí para cada una de nosotras".

saludos Helena

Anónimo dijo...

Este capitulo del TTK se refiere a curarse, mas entiendo que lo emplea mas que corporalmente, intelectualmente; en curarse de la ignorancia ampliada que supone la mentalidad humana como tal.
Si yo humano, veo a un animal, no pienso en él en términos de ignorancia o de sabiduría, porque él está anterior a estos conceptos (desde mi perspectiva); en cambio si pienso a un humano, automáticamente lo pienso en términos de sabiduria o de ignorancia, porque el "hombre", al ser racional, dispone del mecanismo metodológico para enfocar lo que está más allá de la razón, sienda esta el dominio básico del nivel humano, lo cual no quiere decir que no tenga capacidad por naturaleza, como cualquier animal por naturaleza también lo posee, en grado muy diferente, de ver lo suprahumano.
En ello irían incluidos todos los niveles de existencia, el corporal, el anímico (una parte del cual es el psicológico, viéndolo desde un aspecto no científico, sino de mundo intermediario entre los otros dos), y el espiritual propiamente, que es lo que daría respuesta última a los otros dos. Estar en lo espiritual es la verdadera salud, independientemente de cómo se encuentre el alma y el cuerpo, ya que estos no pueden ser más que relativos a él.
Aquí el giro de mentalidad habría de ser casi al completo, sin descartar los aspectos corporales y anímicos, quedando ahí aunados.
Creo haber dicho lo fundamental que percibo, como un esbozo de ello

Andrés Guerrero Serrano dijo...

知不知,上,不知知,病。

El que sabe que no sabe es el más grande.
El que (pretende que) sabe pero no sabe, tiene la mente enferma.

Hola a todos!
Perdonadme que me extrañe, pero este fenomenal acercamiento al capítulo 71 por parte de Joaquín no parece que genere muchos comentarios, cuando -por lo menos- debería dejarnos llenos de estupor tanta sabiduría y tan pocas palabras.
De verdad, creo que el trabajo de acercamiento es muy bueno y ya me gustaría a mí poder acercarme y participar en los cenáculos que hacéis en el Rincón. Seguro que me lo pasaría muy bien.

A mí, lo que realmente me llama la atención de este capítulo son las dos primeras líneas (que he reproducido arriba, junto a la traducción de Lin Yutang).
Y siempre me quedo pensativo ante estas líneas y me pregunto:
¿Qué es NO SABER?
¿Qué es SABER?
¿No sería mejor traducirlo como "Saber es no saber. No saber es saber"?
Para nosotros saber y saborear comparten la misma raíz latina, pero ¿y en chino? ¿Qué significa ese "saber" en chino?
¿Qué diferencia hay entre saber y conocimiento? ¿Es el conocimiento la enfermedad o es el saber la enfermedad? ¿No saber nos guarda de la enfermedad o es la actitud la que nos protege?

Como veis, hay mucho que cortar antes de entrar en otras consideraciones.
¿A vosotros qué os parece?

Gracias, Maribel -cmo siempre- y gracias a Joaquín por su esfuerzo y dedicación.
Abrazos

Anónimo dijo...

Para llegar a saber (o saborear), es necesario (se puede decir que es un requisito) no estar sabiendo, no estar saboreando, pero tampoco no saber que no se está sabiendo (saboreando). Saber es lo contrario de no saber. Saber no sabiendo que se sabe es lo auténtico, pero aquí nada se sabe ya

Anónimo dijo...

"Una espina se quita con otra espina, es un antiguo saber.
La espina de la ignorancia se ha de quitar con la espina del conocimiento, y esta ha de quitarse después"

Anónimo dijo...

¡Hola família! Hoy es nuestro día libre, después de llamar a mucha gente aprovecho para saludaros, ya que mañana empezamos la segunda etapa.
¿Como estáis? He rogado mucho por vosotros, para que el verano no sea un impedimiento para vuestra vida de fe.
Quizá os preguntáis ¿que se hace en unos ejercicios espirituales? pués siempre son sorprendentes, porque a pesar de que nos creemos que lo sabemos todo sobre Dios, cuando te metes en el terreno del "Amor" te das cuenta que además de ser fascinante, te sorprende de lo poco que lo conocemos, y de lo mucho que nos perdemos a la ora de afrontar las dificultades de la vida.
¿Os habéis preguntado alguna vez porqué necesitáis orar? Es una necesidad de vida, ya que en la oración es el mismo Jesús que es el Amor que se nos revela y nos dice: ¿Que quieres que te haga? Señor curame de mi ceguera, de mi pesimismo de mi falta de esperanza, de mis dificultades, y sobre todo de la dificultad en mis relaciones...
Los ejercicios no son más que estos diálogos con un Dios Vivo y que lo único que quiere es que vivamos, con más plenitud.
Os quiero mucho, y os deseo un buén verano.
Un abrazo.

FRANCISCA

Anónimo dijo...

Vengo de mi bosquecillo de encinas al lado de casa, 80 pasos justos, y al regresar me encuentro con tanto escrito y este SABER SIN SABER del Tao 71...y siento que ese silencio de los árboles, ese silencio de la mente, ese no elucubrar entretejiendo ideas...es el SABER del que se habla en este capítulo, porque es saber sin saber que sabes, sino desaprendiendo.
Se SABE cuando algo se te REVELA como cierto desde tus vísceras, sin pensamiento, sino sintiendo.

Mejor callar como los árboles y estar PRESENTE como ellos, e igual que SAn José en el dibujo de portada, estirado sobre el tejado de su casa, dejarse ir en silencio, sin palabras, sólo presente en el AQUÍ Y AHORA.

Se SABE con el corazón y no con la mente ni con las palabras...éstas ayudan en según qué momentos, pero vivimos de su exceso, y muchas veces nos perdemos entre ellas...buscando...cuando en realidad el SABER es revelado.

El Tao habla de ese SABER, y su enfermedad es creerte que sabes porque dominas un lenguaje o unos textos, te explicas, ordenas, hay coherencia en lo que dices, tienes información, la transmites, gusta, llega...pero el SABER DEL Tao no viene de ahí...no es ése su camino, sino que nos dice:
DARSE CUENTA DE QUE NUESTRO CONOCIMIENTO ES IGNORANCIA, ES UNA NOBLE COMPRENSIÓN INTERNA

Miro al mar frete a mi balcón, que enmudecido en el atardecer refleja la respiración del Alma...él SABE...SIN SABERLO.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

No es el sentimiento quien dulcifica y quita el dolor

Anónimo dijo...

Contestando al anónimo anterior, la mente juega un papel esencial en las dolencias, y está relacionada con el sentimiento...incluso un dolor de muelas se vive diferente SEGÚN TE LO TOMES y cómo lo enfoques.

Opino como Andrés, textos como el de esta samana merecen más comentarios, y me pongo a ello:
1-"trascender la dualida equilibra los opuestos".
Creo que la NATURALEZA es, tal y como os hablé ayer tarde, un medio esencial para lograr esa unión dentro de ti mismo, pues entras en una realidad más profunda y auténtica, porque TE RECONOCES como PARTE DE ELLA y esa verdad te calma, entras en el dominio de lo relativo.

2/ El libro La enfermedad como camino, que nombra Joaquín, editado por los años 70 en España, fue de los primeros en relacionar la enfermedad, y ésta es una como el cuerpo es uno (ya el título lo dice)relaciona, digo, el estado psíquico, el carácter y la ACTITUD, con la salud o su carencia.
Lo considero muy útil y en cuanto noto un síntoma, léase una tendinitis por ejemplo, un golpe, un dolor en el cuerpo, leo qué he de cambiar en mí para ayudarme y rehacer el desequilibrio, ¡y funciona!. Mi osteópata lo primero que me dijo:cambio de actitud.Es decir, dar otro enfoque al problema que causa el dolor, darle otro SENTIR, luego el sentimiento cura.

3/ La TV nos envía una negatividad arrolladora y un exceso de información que no conduce a nada, pero te imprime su ritmo y entras en su trama.
Antídoto, ¿lo adivináis?, cerrarla y descubrir por ti mismo qué te sienta bien para descansar del día y preparar el descanso de la noche.

Hasta más ver, blogqueros.
Isabel M

Anónimo dijo...

Lo único que "reconforta" es saberse hijo único (de unicidad) del "Padre"

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Es curioso que el contacto con la naturaleza nos "humanice" y haga que nuestro contacto no sea "mental" sino físico, intuitivo, cercano y real.
Sin embargo, muchas veces en el Tao Te King (así como en las charletas de Peter) necesitas OBLIGATORIAMENTE de tu mente, de tu cabeza, de la inteligencia y del conocimiento para captar, entender, comprender, percibir, expresar y expandir que NO DEBES USAR LA CABEZA.
¡Eso sí que es paradójico!

Por otra parte, hay algo que a mí me parece importante: la naturaleza nos humaniza -como antes he dicho- sin embargo, nunca puede ser vía de escape de la realidad que nos rodea.
Ayer vi una película donde el protagonista -chino, por cierto- dice: "Los combates nos enseñan a saber nuestras debilidades y nuestros aciertos. No hay que combatir para ganar, sino para aprender y mejorarnos a nosotros mismos".

Bueno, pues eso, ¡más leña a la caldera!
Saludos cordiales

maribel dijo...

Muy buenos los comentarios de esta semana, de todos vosotros, voy aprendiendo cosas.
Las charlas de Peter, paradójicas, como dice Andrés, a mí personalmente, me rompen la cabeza (mente), pero… al final lo veo con el corazón.

Aprender y desaprender y decir: ¡ SOLO DIOS BASTA!.
Hace años, cuando mi mente limitada, no entiende, la frase SOLO DIOS BASTA, como una jaculatoria, equilibra y armoniza mi corazón.

Isabel: Tus dibujos e imágenes de san José, son una fuente inagotable de enseñanza, creo yo.

Andrés: me encantaría que vinieras a las charlas del CENACULO en el Rincón y creo que todos nos beneficiaríamos mucho de tu conocimiento del TAO TE KING.
La versión de Lin Yu Tan es una de mis favoritas y creo que a ti también te gusta.

Un abrazo para todos
Maribel

A

maribel dijo...

Francisca: Muchas gracias por tus oraciones. Estamos juntas en LA COMUNION DE LOS SANTOS.
Te deseo que pases un feliz verano

Con cariñito Maribel

Anónimo dijo...

Como el Santo, "un solo pensamiento del hombre vale más que todo el Universo, y solo Dios lo merece". Eso es el resultado de la devoción, es consagrar la mente a lo que más lo merece.
También el cuerpo se puede cuidar desde esta devoción. No pretendo explicar algo que ni puedo ni se si debo, por un lado tendría que ver con el significado y el uso de lo que los chinos llaman "perros de paja", por otro con lo cristiano de como ve el cuerpo de la persona (una parte del edificio), y lo oriental como un receptáculo, un crisol donde hacer aparecer la identidad del infinito.
El cuerpo es una fase, y darnos cuenta mientras tanto de esto, ya nos puede hacer perder un tiempo valioso. Como somos artífices, solo sabemos lo que en cada momento hemos de saber, pero no del resultado último. Y ahí radica a la vez su gracia (diversión) y su misterio. Ambas cosas atraen nuestra curiosidad y eso nos permite asombrarnos de cuando en cuando del misterio que encierra el misterio, y de ir guardando "bolitas", "recuerdos", que vamos ensartando en el eje de nuestra vida, y que nos sirven de "orientación". Es aquí donde podemos ser capaces de comunicación "directa arriba y abajo", en función de nuestras propias necesidades para el cometido particular de cada cual.
Uno apenas ya se da cuenta de esto y tiene que volver a su lugar, a buscarse el sustento o a sustentar a los que de ti dependen. Los "momentos" siempre serán momentos robados a lo que el "mundo" considera prioritario, y la facilidad o dificultad para ello va en armonia con lo demás. El placer (gozo) viene solo cuando hay la capacidad de vivir en su ausencia e incluso de ser feliz sin él. El cuerpo esto lo sabe, por eso se siente protegido de toda circunstancia, y también lo agradece a su manera

Anónimo dijo...

Descubro, que:
- Hay un buen fondo doctrinal cristiano, que en mi caso, gracias a Peter, ha encontrado el modo de concretarse en la expresión, y estoy hablando de una época pasada, en la que no habían aparecifo prácticamente cosas extrañas en lo doctrinal.
- Descubro que Peter quiere encajar nuevas cosas en las formas y sentimientos, intentando sustituir viejos aspectos occidentales y cristianos por otros supuestamente taoistas u sociológicos de una China, del pasado.
- Pero manteniendo un prejuicio semidisimulado que la Iglesia (moderna, unos poquitos siglos solamente) tiene contra el intelecto, su uso, y lo que de él deriva.
- Descubro que igualmente es dificil hacerse entender con el uso de la palabra, pues en la época moderna, también esta ha degenerado. Valerse de esto para lo otro es echar mas tierra encima del burrito caido al pozo. Así que paso a paso intentaré aclarar y sacar a la superficie lo poco tradicional que escondido queda entre nosotros mismos, ya sin necesidad de ayuda esterior.
- Entiendo que esto va a caer en este medio como una bomba de profundidad. Es necesario que se sepa que lo cristiano tiene un fundamento, y que lo taoista tiene otro diferente, aún cuando quien sepa y pueda profundizar, halle lo que de común tienen todas las doctrinas Tradicionales, que es lo Absoluto, lo Infinito, lo Innombrable, el Único, El Dios todopoderoso.
No me considero una especialista en esto, solo veo la nexesidad de salir de un callejón sin salida. Una cosa son las tertulias de Peter, y otra cosa escribir en un diario.
A Peter le debo mucho, y con esto saldrá a la luz lo mucho que hizo, su gran mérito que está de momento oculto.
Es normal que me permita luchar un poco por mi propia tradición, es mi cuna

Ana Calvo

Anónimo dijo...

Hola Agustín, gracias por tenerme entre los que practican el chi kung, en un momento dado para mí eso tenía un sentido unico, pero ese sentido único se ha desplazado.

Busco, mas bien intento con determinación hallarlo, fuera de mí, visible, inequívoco, mas no lo hallo mas que momentáneamente, temporalmente. Siempre queda, por suerte, el haberlo notado, y esa huella no se borra. Ahora está la música, pero me tengo que "pegar" de frente contra la dura realidad humana, social, y un etc., en la que mi yo se desvanece unas veces y otras en cambio se refuerza. El hecho de encontrar la Unicidad que he experimentado en una cierta época con Peter Yang me ha llevado a encontrar la obra escrita de René Guénon, la cual no hubiera podido con ella sin haber tenido ese contacto con oriente primero (creo) a través de Peter. Para mí resulta fascinante sin igual este hallazgo en mi circunstancia. Ahora me doy cuenta de lo que quiere decir la palabra realización, que no es cualquier cosa, ni está así de cualquier manera al alcance. Pero tampoco puedo ceder ya, he de seguir a ciegas casi, porque por dentro está "punzando" algo.

Una cosa ya, en mi caso, está grabada, y es que no es oriental el camino de vuelta a casa; lo oriental, orientará, sin más, mas el camino de regreso hay que forjarlo, no está en los mismos patrones del oriente; si bien ellos han tenido el privilegio de un contacto más cercano con la Tradición, el nivel de desviación alcanzado en Occidente será el espolón que mueva hacia la vuelta a casa.

Un saludo cordial

Ana Calvo