lunes, marzo 29, 2010

Recés Tiana 2010




RECES TIANA 2010
Del 12 por la tarde al 14 de Marzo después de comer, unas 20 personas hemos asistido al “recés” que organiza cada año el padre Enric Seguí en Tiana (Maresme). Con un tiempo frió, aunque falta poco para la llegada de la primavera, y en una casa de las monjitas del Sagrado Corazón, situada en lo alto, con una hermosa vista de mar y montaña, hemos estado muy bien acogidas, con mucha calefacción, con una comida esplendida y mucho cariñito familiar.
El tiempo transcurría entre charlas, meditaciones, pustinías (paseos en silencio estando muy presente), ejercicios de taichi y chikung, y sobretodo asistiendo a las Eucaristías que celebra el padre Enric con cariñito.
Los temas que se han tratado este año han sido: Nuestra propia realidad “La exploración interior”; “El necesario maestro espiritual”, “El fondo secreto del alma” y “experiencia sutil”.
A la pregunta que nos hace el padre Seguí sobre lo que hay que hacer, la respuesta es: ¡NADA!, no tenemos que hacer nada. Dejar que todo fluya.
La felicidad no se puede descubrir con la cabeza, la felicidad está en el corazón. Es llegar a comprender lo que no tiene forma. Necesitamos silenciar la mente. Las diversiones nos pueden dar angustia y desolación. No tenemos que desear encontrarnos bien sino despertar. El Reino de Dios está en el corazón de los humanos.
Hay que observar y percibir la naturaleza sin analizarla. En ella encontramos todo para estar bien. Los colores tan armonizados y variados están creados para nosotros y para cada necesidad. No tenemos que querer cambiar, sino transformarnos.
Con las preocupaciones no respiramos bien, entonces hay falta de serotonina y nos deprimimos. En nuestro cuerpo tenemos todo para ser feliz: Endorfinas, feromonas, serotonina…, solo tenemos que activarlas. LA RELAJACION ES UNO DE LOS MEJORES METODOS. Tomar conciencia de la respiración y estar PRESENTE, sin esperar NADA. Dios lo hace todo. No dar importancia a lo que piensen otros. Esto da una gran libertad.
La energía universal está ahí, al alcance de todos, somos burros sino sabemos darnos cuenta.
La oración es artesanal, es propia de cada uno de nosotros. Hay que expresar la manera de orar con tranquilidad.
El “amigo autentico” está en nuestro corazón, solo hay que descubrirlo. Jesús nos invita a que lo busquemos y lo pidamos; es la esencia de la persona, la voz interior…. En la transformación, las cosas materiales ya no interesan. Tal vez necesitemos lo que es útil para vivir, pero no lo superfluo. Para eso necesitamos la práctica diaria. Debemos tranquilizarnos, calmarnos y así se obtiene, con paciencia, la Paz. Jesús nos da a todos SU PAZ. “La paz os dejo mi paz os doy”… Se lee en el evangelio y en la Misa el sacerdote siempre nos lo dice para que nos demos todos la PAZ
Muchas veces nos ha hablado el padre Segui sobre su técnica de relajación (en su blog hay una que puede servir). Nos aconseja que estemos tranquilos, sin nervios. NO HACER NADA, ESTAR EN AUTOOBSERVACION y esperar a que los ángeles lo hagan todo. Es el Señor quien da los frutos. Nosotros hemos de sembrar y regar, sin prisas pero sin pausa.

CUALIDADES PARA MEDITAR: Coraje y valor.
La cultura Hedonista consiste en hacer lo que nos gusta, lo que nos apetece. Hay que tener coraje y valor para ponernos a meditar cada día. Con esto sacamos miedos, traumas, fracasos, frustraciones, pensamientos persistentes, emociones negativas ect…Limpiarnos de todo lo que nos impida encontrar al Maestro interior.

Como siempre, las Eucaristías fueron celebrada con mucho cariñito, participando todos estando presente. Nos dijo que en una ordenación sacerdotal, el momento mas importante, al ordenar al futuro sacerdote, se impone las manos en silencio .El evangelio del domingo, fue: “El hijo prodigo”, una historia preciosa. El padre Segui nos la explicó y nos recalcó el amor del Padre-Dios a toda la humanidad. Dios nos ama a cada uno de nosotros especialmente.
El amor universal no tiene límites y se siente al encontrar la PAZ INTERIOR, LO ESENCIAL, LA VERDAD
“Lo esencial no se ve con los ojos, se siente con el corazon” (El Principito)
“La oración del corazón no está ligada a ningun horario determinado, porque se trata de la respiración del alma” (Germà Carles)
FELIZ SEMANA SANTA Y FELIZ PASCUA A TODOS



10 comentarios:

Anónimo dijo...

¿DÓNDE BUSCAR AL QUE VIVE?

La fe en Jesús, resucitado por el Padre, no brotó de manera natural y espontánea en el corazón de los discípulos. Antes de encontrarse con él, lleno de vida, los evangelistas hablan de su desorientación, su búsqueda en torno al sepulcro, sus interrogantes e incertidumbres.
María de Magdala es el mejor prototipo de lo que acontece probablemente en todos. Según el relato de Juan, busca al crucificado en medio de tinieblas, «cuando aún estaba oscuro». Como es natural, lo busca «en el sepulcro». Todavía no sabe que la muerte ha sido vencida. Por eso, el vacío del sepulcro la deja desconcertada. Sin Jesús, se siente perdida.
Los otros evangelistas recogen otra tradición que describe la búsqueda de todo el grupo de mujeres. No pueden olvidar al Maestro que las ha acogido como discípulas: su amor las lleva hasta el sepulcro. No encuentran allí a Jesús, pero escuchan el mensaje que les indica hacia dónde han de orientar su búsqueda: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí. Ha resucitado».
La fe en Cristo resucitado no nace tampoco hoy en nosotros de forma espontánea, sólo porque lo hemos escuchado desde niños a catequistas y predicadores. Para abrirnos a la fe en la resurrección de Jesús, hemos de hacer nuestro propio recorrido. Es decisivo no olvidar a Jesús, amarlo con pasión y buscarlo con todas nuestras fuerzas, pero no en el mundo de los muertos. Al que vive hay que buscarlo donde hay vida.
Si queremos encontrarnos con Cristo resucitado, lleno de vida y de fuerza creadora, lo hemos de buscar, no en una religión muerta, reducida al cumplimiento y la observancia externa de leyes y normas, sino allí donde se vive según el Espíritu de Jesús, acogido con fe, con amor y con responsabilidad por sus seguidores.
Lo hemos de buscar, no entre cristianos divididos y enfrentados en luchas estériles, vacías de amor a Jesús y de pasión por el Evangelio, sino allí donde vamos construyendo comunidades que ponen a Cristo en su centro porque, saben que «donde están reunidos dos o tres en su nombre, allí está él».
Al que vive no lo encontraremos en una fe estancada y rutinaria, gastada por toda clase de tópicos y fórmulas vacías de experiencia, sino buscando una calidad nueva en nuestra relación con él y en nuestra identificación con su proyecto. Un Jesús apagado e inerte, que no enamora ni seduce, que no toca los corazones ni contagia su libertad, es un "Jesús muerto". No es el Cristo vivo, resucitado por el Padre. No es el que vive y hace vivir.
José Antonio Pagola

Domingo de Resurrección (C)

Anónimo dijo...

Hoy es un bello dia, la vitalidad de la tierra se muestra en lluvia y viento tormentosos, bravos e inquietos en un despertar de primavera que a pesar de eso , respetan, la temperatura, el sol a rachas; y los arboles queriendo despuntar con sus brotes, el movimiento de sus ramas es mas balanceado, con contenido, no esteril como en el puro invierno, que allá se dejó sus últimos respingos.
El cristal de la ventana junto al que estoy, en esta "mi" biblioteca virtual está totalmente salpicado con gotazas de agua, y fuera el reflejo del sol sobre la fachada blanca del edificio, habiendo aves volando, brisa bailaora y ramaje moviéndose a un compás de overtura primaveral. La savia ya ha salido del fondo de la tierra y amenaza con llegar hasta la última ramificación, no es posible no formar parte de esto tan notable, aunque solo ucurriera un momentillo en el dia

Ana

Anónimo dijo...

El cielo sabrá sus motivos.
La tierra, exhala, hoy, un frescor muy, muy dulce, pues el sol, tímido, observa a una tierra, virgen, que habiendo recibido las bendiciones necesarias, mantiene en su interior, radiante, la fertil respuesta.
El Señor está a punto de hacernos saber su Eterno Rito, en este año también.

Ana

Anónimo dijo...

Hoy el Señor necesita purificarnos y sanarnos.
Roguémosle hoy, dia Santo, por todo cuanto debamos sanar en nosotros mismos

Ana

Anónimo dijo...

Los pajarillos han respetado la primnera parte de la mañana, y ahora que el momento ha pasado diluyéndose de nuevo en el tiempo, hacen de mensajeros del eterno y primer alborear.
No es dificil captar ese momento en que Dios coloca al Señor de hombres elevado en la cruz, en la sobriedad de las gentes que lo veneran, sin más.

Ana

pandora dijo...

Me alegra leer que para estar en Dios NO HAY QUE HACER NADA, eso me da una gran tranquilidad, ahí ya empieza la paz.
No debemos buscar nada, sino estar tranquilos con lo que venga, silenciar la mente entregándonos al quéhacer del día a día, y ya está.
El domingo pasado, esperando para comer con una amiga, me perdí en lo profundo de un parque solitario por estas fechas, me senté en la hierba, apoyada en una tapia, todo era silencio y un sol de pajarillos me arrullaba...creo que me llegué a dormir, experimenté la calma, el sosiego, la Presencia.

Hace un tiempo me habría desesperado en la espera...o me habría sentido extraña y sola...pero esta vez llegó lo natural, la esencia, dejarse ir según el cuerpo manda, dejar al cansancio salir, al gozo llegar, estar sin más.

En fin, que yo siempre ando explicando historias.
Hasta otra, camaradas.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Nada hay que hacer, y tanto que pasar!

Ana

Anónimo dijo...

Imaginaros que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo fueran una familia, y que en la Misa, la invocación general va dirigida al Padre, claro que, como nosotros somos traidos aquí, a la Misa por el Hijo, que es a quien realmente conocemos, no dejamos de remitirnos a Él, siendo al Padre a quien tenemos en mente. Aquí no es una Familia convencional, y el Espíritu Santo es quien forma el "ambiente", por decirlo de alguna manera, el "estado", en dónde esta "escena" se desenvuelve.
Puede resultar la Visita tremendamente emotiva, acogedora, fructífera, pues al irnos, cuando acaba, hemos de pasar bajo la puerta del Recinto Sagrado y sentir que somos, hemos sido y seremos merecedores de tal "encuentro".
En el mundo exterior, nos podemos acordar de "esa Familia", rememorándola, imitándola incluso, teniendo de Pantalla, de "Fondo", otra referencia, en un plano incomparáblemente más ámplio, sin ninguna forma, igualmente Supremoo, inmanifestado, que contiene toda "posibilidad universal", y a este "concepto Supremo" lo llamamos el Principio, en el cual todo tiene su origen y referencia. Esto ya no es religión, religión es el ámbito de la "Familia", esto es lo que tenemos en común con el resto de la Humanidad, y que lo podemos penetrar más o menos según la capacidad "innata" que cada uno tenemos de pasar a estas cosas que solo pueden ser expresadas a través de una imagen, o un sonido,.. simbólico.
La Familia es para colocarnos en la perspectiva de poder tener este encuentro, que es personal, con el Principio, y es donde está LA PAZ.
El camino de PAZ es simbólicamente un sendero en el que María hace de Guia, es a Su través que nos será posible acceder a ese estado Supremo en el que coincide todo.
Esto tiene un nombre en el que la Devoción se auna a la Indagación, ambas palabras mal usadas en su significado etimológico, en su "acceso", en su uso, e incluso hasta en su enseñanza, y en su ejemplo. Ahí habría que ser un experto en mentalidades para no producir equívocos, y un purista metafísico para llegar a entender lo que con palabras no se puede.
El dia de Resurrección del Señor me ha mostrado muchas cosas, hasta el significado profundo de la palabra "Perdón".
Buenos dias camaradas amigos que me leeis y me llegais

Ana

Maribel dijo...

EL AMOR DEL PADRE AL HIJO Y EL AMOR DEL HIJO AL PADRE ESTÁ REVESTIDO DEL ESPIRITU DE AMOR.

Tanto nos amó Dios que envió a su Hijo para que fueramos UNO CON EL.

Ana me ha gustado mucho tu escrito sobre la Misa.

Os envio un fuerte abrazo
Maribel

Anónimo dijo...

“No tengáis miedo”, les dijo Jesús. Y te lo dice a ti y a los de tu casa: “No tengáis miedo”; Dios, Cristo, resucitó de entre los muertos. Hay esperanza para los vivos. La muerte no es más que pasar de un país a un Reino, al reino de los Cielos. La muerte se convirtió en vida por la muerte de la Vida, de Dios, en el cuerpo de Jesús, que es Dios y que vive desde el siempre, y vive para siempre como tú que vives y lees. ¡Vive! ¡Vive sin miedo! Eres hijo de Dios, eres hermano de Cristo. ¡Vive!

¡FELIZ PASCUA!

P.J.