lunes, febrero 08, 2010

CHI-KUNG Arte de Respirar (Capítulo V)

Pantocràtor de Sant Climent de Taüll



CHI-KUNG (capitulo V)

Chi-kung : arte de respirar


Últimamente Peter insiste mucho en que comprendamos y realicemos este capitulo.


El capitulo V empieza así: Cielo y tierra no son benevolentes” Benevolencia es acción humana, y “no benevolente” es no acción (wu-wei). Las cosas ocurren por alguna razón y nosotros no debemos interferir en la voluntad de Dios.

No ser benevolentes es no molestar ni sentirse molestado.


En este capitulo hay cinco cosas que hemos de realizar: Cielo, tierra, santo, perros de paja y fuelle.

Cielo: Verdad ya llegaremos y es para todo el mundo.

Tierra: Fidelidad

Santo (o sabio): La persona que realiza: “Buena idea realizada vida maravillada.

Perros de paja: Imagen de fidelidad. (En china, cuando alguien se moría, en los entierros, quemaban perros de paja como imagen de sacrificio que acompaña a la persona al “Mas allá”).

Fuelle: Es materia, imagen del cuerpo que respira y empieza con el aire (chi-kung). De este capitulo, el fuelle, es lo más importante.


OBEDIENCIA es hacer la voluntad de Dios. BENEVOLENCIA es hacer lo que uno quiere. Con benevolencia, san José, no hubiera llegado a ser “don Tranquilo” y… nosotros tampoco.

En el evangelio hay ejemplos de BENEVOLENCIA. Jesús reprende a Pedro, porque quiere evitar que muera y tanbien es Pedro que le corta la oreja al centurión. Jesús ha de cumplir su misión y nadie tiene derecho a impedir que cumpla la voluntad del Padre.

En la Santa Cena, Juan le pregunta a Jesús quien le va a traicionar y Jesús se lo dice en secreto y Juan calla, porque sabe que si dice algo, los demás apóstoles matarían a Judas y el Mesías no podría cumplir su misión. Juan NO FUE BENEVOLENTE, dejo que todo ocurriera como tenía que ocurrir y considera a Judas como “perro de paja”

Autoridad solamente viene de Dios, la criatura nos toca ser obedientes.

OBEDIENTE Y NO SER BENEVOLENTES, es servir sin querer ser servido.


Peter nos dice: La diferencia entre chi-kung pagano y chi -kung cristiano. El primero es lo natural, el F-C-G-.J. El segundo es: dar las gracias y muchas gracias y aquí ya entra el cariñito: f-c-j-g-cariñito…hasta llegar a “josefinado”.

El capitulo X trata de respirar como un recién nacido y Jesús dice: “Que hemos de renacer de nuevo y volver como niños”


La vida es UNA y aquí el corazón primitivo y fuelle y hay que mover y respirar

MADRE CORPORAL: Nuestra madre en la tierra; ella nos da el aire, el corazón primitivo, el tantien… LO NAURAL y nos enseña a respirar corporalmente.

MADRE ESPIRITUAL: Para los cristianos es la Virgencita: LA LLENA DE GRACIA. Jesús nos la presenta a través de Juan al pié de la cruz y Juan la acoge en su casa. La madre espiritual trasmite al hijo la gracia, no solo el aire.

Fresquito calorcito es chi-kung natural, humano y corporal. Realizando con paciencia y perseverancia llegamos al CARIÑITO FAMILIAR o chi-kung espiritual, es decir, respiramos con gracia. Esto es la diferencia entre oración y respiración. Sin aire no se puede vivir y sin gracia tampoco.


Jesús, durante 30 años en Nazaret, vivía y respiraba con gracia, luego los 3 últimos años, fue perseguido y cumplió su Misión voluntariamente aceptada.

.

Con la benevolencia, sintiendo pena, horror, lastima… nuestro cuerpo (el fuelle) se altera y no respira bien y ya no hay equilibrio ni armonía.

.

Hay que liberarse de ser esclavo de: TIEMPO, NÚMERO, LENGUAJE, DE ALGO, DE NADIE NI DE SI MISMO.


Hay que servir sin ser servido, pero sin benevolencia y con obediencia, sin interés personal.

Servir como comodín, no como comodón

Con la “no benevolencia”, el fuelle funciona de forma natural, no se altera el cuerpo.

El fuelle es para todo el mundo igual: CHIKUNG NATURAL y es SOPLO DIVINO

Servir como comodín es OBEDIENCIA y servir como comodón es BENEVOLENCIA..

Los ángeles en Belén dijeron a los pastores al nacer el Niño Dios:”Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”. Pero si no hay buena voluntad nunca habrá paz. Realizando las 5 ideas a la vez del capitulo V del Tao, sin benevolencia hay paz en nuestro corazón.


RESUMEN

Hay que realizar las 5 ideas del C.V: CIELO, TIERRA, SANTO O SABIO, PERROS DE PAJA Y FUELLE con NO BENEVOLENTE Y OBEDIENTE y tendremos CLARIDAD, TRANQUILIDAD, ESTABILIDAD, Y LLEGAREMOS A LA PAZ REAL CONCRETA UNICA, INTIMA e INFINITA.

VIVIR Y CONVIVIR CON GRACIA .Manteniéndonos siempre en el Centro. La ultima palabra de este capitulo es. CENTRO. Creer en la llamada de Jesús, sintiendo las pulsaciones del corazón


Autoridad solamente viene de Dios, la criatura nos toca ser obedientes.


Taosita: Fuelle, lo natural

Cristiano: respirar con gracia y creer con fundamento. Jesús respiraba con gracia


El salmo dice:

“La fidelidad y la verdad se abrazan,

La justicia y la paz se besan”

La fidelidad se realiza en la tierra, la verdad en el cielo y son dos. La paz y la justicia es uno, ya que si no hay paz no hay justicia y si no hay justicia no hay paz.


Maribel



22 comentarios:

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Hola a todos!!

¡Cuánta razón tiene Peter! La palabra benevolente o benévolo, al igual que malévolo provienen del latín y "volo" significa "querer, desear".

Así pues, es evidente a simple vista que el hecho de desear, ya implica acción humana y por tanto algo desdeñable para los taoístas.

Y por otra parte también es evidente que si distinguimos entre bien y mal (benévolo y malévolo) estamos metidos en la rueda de la relatividad y por tanto no entendemos el fin taoísta.

Si la única forma de salir del yin-yang de la relatividad es la respiración, el fresquito-calorcito, entonces evidentemente no tenemos otra manera de dejar de ser benevolentes, navegantes de la relatividad y actores ensoberbecidos en esta obra que es la Vida.

Saludos cordiales

maribel dijo...

¡¡Cuanto sabes Andrés!
Me doy cuenta de la importancía del lenguaje y... como el nuestro proviene del Latín, has sabido dar una explicación que me ayuda mucho.

Gracias por tu cariñito y por compartir tus conocimientos.

Un abrazo
Maribel

Anónimo dijo...

TOMAR EN SERIO A LOS POBRES

Acostumbrados a escuchar las "bienaventuranzas" tal como aparecen en el evangelio de Mateo, se nos hace duro a los cristianos de los países ricos leer el texto que nos ofrece Lucas. Al parecer, este evangelista y no pocos de sus lectores pertenecían a una clase acomodada. Sin embargo, lejos de suavizar el mensaje de Jesús, Lucas lo presentó de manera más provocativa.
Junto a las "bienaventuranzas" a los pobres, el evangelista recuerda las "malaventuranzas" a los ricos: « Dichosos los pobres...los que ahora tenéis hambre...los que ahora lloráis ». Pero «Ay de vosotros, los ricos...los que ahora estáis saciados...los que ahora reís». El Evangelio no puede ser escuchado de igual manera por todos. Mientras para los pobres es una Buena Noticia que los invita a la esperanza, para los ricos es una amenaza que los llama a la conversión. ¿Cómo escuchar este mensaje en nuestras comunidades cristianas?
Antes que nada, Jesús nos pone a todos ante la realidad más sangrante que hay en el mundo, la que más le hacía sufrir a él, la que más llega al corazón de Dios,la que está más presente ante sus ojos. Una realidad que, desde los países ricos, tratamos de ignorar y silenciar una y otra vez, encubriendo de mil maneras la injusticia más cruel e inhumana de la que, en buena parte, somos culpables nosotros.
¿Queremos continuar alimentando el autoengaño o abrir los ojos a la realidad de los pobres? ¿Tenemos voluntad de verdad? ¿Tomaremos alguna vez en serio a esa inmensa mayoría de los que viven desnutridos y sin dignidad, los que no tienen voz ni poder, los que no cuentan para nuestra marcha hacia el bienestar?
Los cristianos no hemos descubierto todavía toda la importancia que pueden tener los pobres en la historia del cristianismo. Ellos nos dan más luz que nadie para vernos en nuestra propia verdad, sacuden nuestra conciencia y nos invitan permanentemente a la conversión. Ellos nos pueden ayudar a configurar la Iglesia del futuro de manera más evangélica. Nos pueden hacer más humanos y más capaces de austeridad, solidaridad y generosidad.
El abismo que separa a ricos y pobres sigue creciendo de manera imparable. En el futuro, cada vez será más imposible presentarse ante el mundo como Iglesia de Jesús ignorando a los más débiles e indefensos de la Tierra. O tomamos en serio a los pobres u olvidamos el Evangelio. En los países ricos nos resultará cada vez más difícil escuchar la advertencia de Jesús:«No podéis servir a Dios y al Dinero». Se nos hará insoportable.

José Antonio Pagola
Lucas, 17. 20-26

Manuela dijo...

Hola a todos


De mi experiencia es que a veces puede ser la voluntad de Dios que seamos benevolentes con los demas
, a las personas que nesecitan de verdad nuestro ayuda an situaciones muy graves.
Andres como ves este version mia?
Manuela

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Hola a todos!
Hola, Manuela!

En TTK la frase dice algo así como: "tian di bu ren" o lo que es lo mismo "cielo tierra no benevolencia".

Mirando en el diccionario chino "ren" (o "jen") aparece traducido del siguiente modo: "Humanidad; benevolencia; bondad (que hace al hombre verdaderamente hombre); virtud perfecta o armonía de todas las virtudes. Hombre virtuoso, bondadoso, que hace honor a su naturaleza humana".

Así que podemos interpretarlo -y no es más que una opinión personal mía- como que el cielo y la tierra no son humanas, lo cual es rigurosamente cierto. No necesitan ser humanas para nada, simplemente deben ser lo que son y nada más, sin que se les pueda pedir nada fuera de su propia y verdadera naturaleza.

Por otra parte, si la bondad de la que se habla, de esa benevolencia, es lo que que da al hombre su característica de "humano", entonces evidentemente ni el cielo ni la tierra deberían poseer esa cualidad.

En fin, creo que el texto tiene razón y, como taoístas, debemos aceptarlo. Debemos respetar la naturaleza del cielo y de la tierra y nosotros, como hombres, comportarnos según nuestra propia naturaleza.

¿Cómo podemos ser hombres si no somos humanos? ¿Cómo podemos comportarnos como debemos, si no practicamos la bondad?

Personalmente entiendo que la benevolencia implica algo que va contra el Tao y el orden de las cosas, sin embargo, mi creencia cristiana me "impulsa" a ser bondadoso, generoso, caritativo y próximo de mi prójimo. Me impulsa a compartir lo que tengo y a ser compasivo. Me impulsa a consolar y a sostener al que sufre.

¿Cómo puedo compaginar todo esto? ¿Cómo puedo ser taoísta y a la vez cristiano mientras leo y practico el capítulo V? En mi opinión, el truco está en la no acción, en el wu wei. Creo que es eso lo que nos salva de cualquier complicación. El truco es no correr, no buscar, no desear, no intentar, no provocar, no actuar. Si las cosas llegan a mí, debo hacer lo que mi corazón mande, lo que mi fe me impulsa a seguir. Entonces mi acción no será benevolente o no, bondadosa o no, cristiana o no. Será la única acción que hago y por tanto real, desposeída de interés y de propósito. Entonces será una verdadera acción del TAO y por tanto nunca podrá ser calificada de benevolente o bondadosa.

Resumiendo: la benevolencia, la bondad, la humanidad son términos con los que calificamos nosotros ciertos comportamientos y le aplicamos el característico de "humanos". Si actuamos según el Tao y según la No acción, entonces no se les podrá calificar de benevolente, bondadoso o humano. Nuestro corazón será el que actúe a su propio movimiento y en sintonía. No seremos nosotros los que decidamos actuar "benevolentemente" o "bondadosamente".

Perdonadme por el rollo. Espero no haber sido excesivamente pesado.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Jose Ignacio era un chico muy tonto que visitaba a mi vecina Margarita, vecina de barrio en el pueblo en que viví cuando los niños eran pequeños. A pesar de .."todo", allí me llegué a sentir como en casa entre dos o tres vecinos mayores y Margarita, que cuidaba de su hermana con parálisis cerebral y se movía con toda la soltura de una mujer de pueblo en una mobilette, animales, huerta, dos hijos únicos, marido agrio..,y los parientes, amigos y gente variada que la visitaba, a su casa antigua y llena de cosas, algo destartalada (que ya arregló), a tomar el sol, o la tarde o algún comentario ente el viento de los altos álamos y otros arboles también variados en la ligera pendiente del jardín huerta prado que accede a su cocina en la planta baja y donde en un entra y sale hacen la vida, trabajan y descansan.
Uno de ellos era ese chico bonachón, protestón y preguntón que siempre te hacía los mismos saludos y siempre te preguntaba lo mismo, y quería controlar donde había estado cada vez que me veía paseando.
Un día, no se porqué me ví discutiendo con él desde la ventana de la cocina, llamándole tonto, a lo cual él demostró mucho más poder que yo en su obstinación y terquedad para contestarme lo mismo, y con mucho más motivo arranque y agarre que yo, en definitiva, con más razón, porque salvo los chavales de pueblo que seguro alguna vez se metieron con él para ofenderlo, a nadie en su sano juicio se le puede ocurrir insultar a un tonto, lo tiene claro para el resto de su vida, dsde entonces ya no volvió a ser el mismo para conmigo, y cuando me veía hacía como que no me había visto, y después se lo ina contando a Margarita lo que había pasado.
Bueno bueno, aquellos tiempos
Un beso a los que os sintais un poquito tontos
Ana

Anónimo dijo...

No pongas mala cara porque otros tengan más cosas materiales que tú. Otro día puede ser al revés. De eso va la vida, de pruebas de amor a Dios. No se puede amar a Dios y a las riquezas, o se será fiel a uno o al otro. Tú ama a Dios y cuida de toda riqueza que te da Dios; úsala bien, con austeridad. Si hoy no puedes comer carne, come pan. Mañana será otro día. ¡Ánimo! El ayuno forzado es cosa de Dios que te quiere santo. Acéptalo. ¿Por qué no?

Manuela dijo...

Hola a todos
Hola Andres

Muchas gracias por tus pinceladas!!!
Sabes en verdad estoy estudiando tu libro en casa " La brisa se esparce la semilla". Tambien explicas muy bien los capitulos.
Para el intercambio me gusta poner algunas preguntas en el blog--
Gracias y hasta luego
Ana , mejor somos tontos que orgullosos y lleno de simpatia o no simpatia.
Manuela

Anónimo dijo...

¡Hola familia! Una semana mas el Amor de Dios nos une en familia para compartirnos su Palabra, que siempre es para nosotros, alegria y paz.
"Tant de bo" que nos haga provecho y encontremos con ella mas sentido a la vida.
Un abrazo. Francisca

3ª LECTURA: Lc 6,17.20-26
Bajó con ellos y se detuvo en un paraje llano; había un gran número de discípulos suyos y gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados.
Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis.
Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas.
«Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción y llanto. ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas.

COMENTARIO: “Bajó con ellos y se detuvo en un paraje llano” Es el discurso del llano, donde se desarrolla la vida. Escuchar a Jesús en medio de lo que uno vive, en la cotidianidad, donde cada día se experimenta la lucha por sobrevivir…Es allí donde Jesús contempla todas estas realidades expresando su Amor y su poder para que se produzca un cambio radical. Y es que viviendo lo cotidiano con él, todo cobra sentido. Es tan consolador escuchar de sus propios labios: “Bienaventurados los pobres…los hambrientos…los que lloráis... Quizá la pobreza no la hemos experimentado, pero si que hemos llorado en muchas ocasiones. Y Jesús como dijo a Mª Magdalena nos pregunta: ¿Porqué lloras? Bienaventurado si en tu llanto, en tus penas y angustias acudes a mí…Yo tengo el poder para transformarlo en alegría y dar sentido a tus penas.
A Jesús, le interesa mucho contemplar las realidades de los hombres, que tantas veces son la imagen viva de la humanidad rota y necesitada de liberación.
Por otra parte nos dice:“¡ay de los ricos…los que estáis hartos… los que ahora reís…No es que sean maldiciones, ya que Dios nunca maldice, son el aviso serio de las consecuencias que va a tener la riqueza, el poder, el éxito egoísta…Sería la vida construida sobre los falsos valores, cerrado al Amor del Padre y de los hermanos. La incapacidad de ver otro consuelo que el material, según Jesús es una desgracia.

ORACIÓN: Señor, cúranos radicalmente de nuestros falsos, valores que nos impiden verte a Ti y a los h

Anónimo dijo...

Estas lecturas del evangelio son las que más me han dado que pensar.
Hay algo en ellas, no en su fondo, mas sí en la forma, que las hace inoperantes en el mundo moderno.
Se sabe que el Cristianismo fué vivido, vivenciado, en el seno de los pueblos. Ha ido progresivamente perdiendo validez la interpretación de su doctrina, para expresarlo mejor, de lo que se habla hoy como cristianismo, en realidad no lo es, quiero decir que ya no se sabe lo que es, quiero decir que suena a palabra trasnochada. Y con esto no puedo quitar valor a nadie que se encuentre en el propósito de trasmitirla, al contrario, es a ellos para quien escribo.
La entrega mayor podría decirse que es cuando se entrega la vida, y más cuando esa vida ha sido consagrada. A veces esa vida es mas bien arrebatada que entregada, cuando por causas políticas u otras, se pierde.
Ir a esos extremos no da indicio de lo que es una vida cristiana, tampoco.
Quedan unos remanentes, en las personas, en la sociedad, que muchas veces están tintados por la costumbre, más que por la apreciación y valoración de lo cristiano.
Todo lo nuevo que va saliendo y que tiene cierta vitalidad, eso no significa que sea cristiano.
En realidad el Verbo es eterno, solo que la época que moldea y nutre un portador del Verbo está sujeta a las influencias de los tiempos, y aunque el Verbo está, ya no se le reconoce de ninguna manera bajo ese aspecto. Es una época sobre todo de confusión. El Verbo está en ese interior de cada uno, y no hay forma de hacerlo salir, manifestarlo y que circule y se mueva entre las personas. Hoy dia nadie tiene la facultad y el poder de tener un punto de contacto permanente con Él.
Hay muchos intentos de hacerLe el centro de diversas formas de vida, y aunque su presencia nunca falta, Él no se somete a ningún interés particular, geográfico, social, cultural, racial, ideológico, religioso, político, sísmico, guerrero..etc
Ese es precisamente el consuelo que nos queda, que no participa de invocaciones interesadas, y que por eso le tenemos todos tan facilmente al alcance y poderlo conseguir; pero claro, de eso a hacer de Él lo que cada cual pretenda, es toda una imposibilidad.
Nos quedan muchas leguas de acercamiento, y eso es lo verdaderamente importante, reconocerlo, partir siempre de algo con fundamento; por muy rimbombante que la palabra suene, la firmeza del Verbo es otra cosa que eso, y eso es lo primero que la Iglesia debe rectificar

Ana

Anónimo dijo...

Observemos lo que oímos o creemos, el poder se vale de nuestro miedo e ignorancia para incrementar sus intereses de toda índole. No tomemos partido salvando o culpabilizando a alguna de las partes, no imaginemos de antemano el porqué o el cómo de las cosas, así el ego se quedará sin recursos.
Esto se puede concretar con tres premisas:
NO MENTIR, NO JUGAR, NO CRITICAR. Esas son funciones del ego, si verdaderamente pasa algo importante, “todos” (el Ser) estamos ahí.

Otro papel que interpreta el ego es el de querer salvar a los demás, tanto en plan individual, como colectivo (muchas ongs). Deberíamos observar los beneficios que recibimos o esperamos recibir por esas acciones, ahí está el ego escondido. Lo mejor para ayudar a alguien o cambiar algo es la coherencia con nosotros mismos, mostrarnos tal como somos, predicar con el ejemplo. ¿Cómo podemos criticar o juzgar algo si nosotros no lo experimentamos o sentimos, si no creamos esa ayuda o ese cambio dentro de nosotros? Se aprende a partir de la mimética, las palabras esconden en muchos casos la incoherencia y los demás reciben esa vibración.

Muchos saludos

Anónimo dijo...

Hola Anonymo

Que pena que no tengas Anima para nombrarte o dinos tu Nombre. A mi no es una manera para comunicarme.
Porque quieres esconderte?
Claro sinceridad empieza para todoy tu juzscas tambien y lo mas grave sin darnos tu persona!
Lo siento
Manuela

Anónimo dijo...

La verdad nunca es anónima, da en la diana, lo que pasa es que no todo el mundo la puede (o le interesa)ver
Ana

maribel dijo...

Las Bienaventuranzas, para mi son taoistas y paradójicas: “Felices los que lloran, los que sufren, los pobres en el espíritu…” ¿Cómo entendemos esto?. Creo, Jesús les llama “FELICES O BIENAVENTURADOS” a los que se le acercan a
ÉL, a los que la materia o riquezas de este mundo, no les hace olvidar LO ESENCIAL.

El comentario anterior me parece muy acertado, sin nombrarlo habla DE LA NO BENEVOLENCIA, no tener el deseo de “salvar al mundo”. Las ONG, a veces, no se comportan como debieran, gastan el dinero en viajes, organizaciones y sueldos grandes para ellos.
Muy diferente, y lo se con fundamento, son las misiones de cristianos. Conozco la labor de los padres de san Vicente de Paúl y de las Hijas de la Caridad vicencianas; ellos, además de dar un pez, enseñan a “pescar”; enseñan a leer, oficios de carpintería, lampitas, cocina, costura ect, ect… sirven sin querer ser servidos: “ COMO COMODIN”.

Manuela, creo que ese "anónimo" tiene su derecho al anónimato, tal vez sea una persona que no quiera que sepamos quién es y ... desconocemos la razón.

Sabemos que el padre Peter nos hace cambiar la mentalidad (al menos lo intenta), pero si hay que compartir con el hermano, pero... (otro "pero",y Peter me va a llamar ·peronista", ja ja)sin que la mano izquierda sepa lo que hace la derecha.

Gracias porque estoy comprendiendo muchas cosas.

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Hola a todos!!

Sólo unas líneas para expresar mi más humilde opinión.

Creo -como dice Maribel- que todo el mundo tiene derecho al anonimato, pero -y aquí está la diferencia- en un blog como éste o en un foro cualquiera, lo del anonimato no es el mejor de los comportamientos.

Entiendo que, si todos nos identificáramos, sería más fácil entendernos, porque cuando uno va esparciendo comentarios a diestro y siniestro sin identificación, lo pero que puede pasar es que vaya creando reacciones adversas.

Creo que no debemos tener ningún miedo a decir lo que creemos y lo que sentimos, pero si lo hacemos anónimamente, se pierde la capacidad de que las personas te conozcan, que se hagan un imagen completa de tu persona.

En cualquier caso, lo importante no es tener o no razón, que los demás te la den o no. Lo importante es poder contactar con las personas y crear una relación basada en el respeto y en la cercanía.

Personalmente yo nunca contesto a quien no se identifica, simplemente porque es como si no existiera, y yo sólo hablo con personas, aunque usen seudónimo o nick o alias o careta.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Como se ve, el anonimato se puede necesitar por diferentes motivos.
Cuantas veces Jesús actuando en el anonimato es como mejor se Le reconoce?
Está bien, el físico caracteriza groseramente, la mentalidad lo hace finamente.
Tampoco es lo mismo tratar un tema de índole personal que tratar sobre la verdad indefinible, cuya misma naturaleza del "yo" o el "tu" nunca la podrán alcanzar plenamente.
¿Dónde está el límite?, se adquiere, nos ayudamos a adquirirlo mútuamente. A mayor ayuda mayores logros.
Si esto puede servir, bienaventurada, y si nó, para el puzzle de las frases )ji, ji,..)
13718136Q

Manuela dijo...

Hola a todos

Me sorprendo de nuevo como salen respuestas a un comentario mia. Muy cortas, gramaticalmente simple y lleno de faltas o No...
Solo era algo que me extrano y como Andres ves y ese vista es tambien mia era solo un compartimiento en un blog o cualquier escrito para intercambiar opiniones o asi. No preocupais yo de mi parte no intentaria calificar nadie. Como Maribel dice , cada persona tiene derecho de Anonymo--si le gusta.
Maribel a ese camino entendemos como tu escribes mas y solo asi, cuando somos sinceros ...no se directamente a que tu te refieres--para mi es igual.
Solo Peter dice este o este es un poco dependiente de una persona--me gustaria mas que tu piensas de verdad--tambien tiene su valor!!!!
Gracias por el blog para estar un poco presente en las temas. Cada vez me gusta mas.
Saludos de Alemania a Catalunia y el resto de espania
Manuela

Anónimo dijo...

Manuela yo también digo gracias por el blog y por vuestra compañia
Saludos
Ana

Anónimo dijo...

Al hilo de la Benevolencia…

Quizas este cuento nos pueda ayudar a entender mejor por que “cielo tierra no benevolencia”.
“Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que -según él - le rindieran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!
Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; pedía sol, y éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.
Por fin llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso.
Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.
Dios le contestó - "Tú pediste lo que quisiste,(como nos dice Andres Bene-volo querer desear) más no lo que de verdad convenía.
Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan..."”


Saludos Mª Amparo

Andrés Guerrero Serrano dijo...

Hola, Amparo!!

Ciertamente tienes muchísima razón y el cuento lo demuestra perfectamente. No importa si atendemos a la benevolencia o a cualquier otra cosa. Nuestras acciones, sin una integración en la voluntad cósmica, carecen de proyección de futuro y lo único que desencadenan -aunque hayan sido hechas con "buena voluntad"- son efectos secundarios, que muchas veces, las más, no sabemos ni por qué surgieron ni cómo reparar.
Por eso, mejor que actuar con benevolencia, merece la pena "no actuar", así "aquellas lluvias no traerán estos barros".

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Hola a todos:
Me parecen muy interesantes todos vuestros comentarios.

Creo que se pueden resumir en el wu wei.

La Naturaleza no es benevolente. No desea, no quiere. Solo actua.

Los animales atacan a otros para comer y cuando sus fuerzas les fallan no se empeñan en continuar porque deseen conseguir la presa. Se retiran y lo intentan en otro momento más propicio. Dejan que suceda.

El TTK tiene muy en cuenta la Naturaleza.

Sobre el anonimato creo que no debemos juzgar. Ni a favor ni en contra.

Un abrazo muuuy fuerte
HILDA