lunes, octubre 13, 2008

Kung - Fu


Pilar Gil, nuestra compañera taichista, nos ha enviado esta explicaron del Kung-fu y un cuento que nos lo describe muy bien.

Kung-fu en occidente, el nombre, se lo han puesto a una determinada arte marcial, pero en Chino es un carácter que representa esto exactamente: repetición + repetición lleva a la perfección. La imagen es un niño que salta desde un agujero, si a este niño cada día o de poco en poco se le va profundizando el agujero cuando llegue a mayor será capaz de ser maestro en saltos. Todo así.
Lo que representa el carácter Kung-fu es la base de la cultura china, de entrega, disciplina, por eso tan sólo ellos son capaces de realizar las escenas míticas de Bruce Lee y tantos otros, o los monjes de Sao-Lin. O los deportistas de élite (pero estos en otro sentido) en el de la competición. Ésta es la gran diferencia. Kung-fu no está orientado a competir, sino a sacar lo más sublime de la persona. En este sentido el Chi-gong se relaciona en que para llegar a comprender lo que de verdad significa lo tienes que hacer un Kung-Fu.
Y por eso puedes tener el Kung-fu de la cocina, o el Kung-Fu de despiezar aunque sea un buey.


CAPÍTULO LXIV Tao dè Ching
………………
El árbol que casi no puede rodearse con los brazos,
brotó de un germen minúsculo,
La torre de nueve pisos, comenzó por un montón tierra,
El viaje de 1000 “li”, empezó con un paso

……………………

Es decir,

Repetición + repetición va a la perfección
Voluntad + voluntad allana la dificultad






-. CUENTO CHINO .-


DESPIEZANDO A UN BUEY

El cocinero del príncipe Wen Hui estaba en la cocina del palacio despiezando a un buey. El príncipe pasó por la cocina y se quedó observándole en silencio: el cocinero, extendía una mano mientras bajaba el hombro y luego se apoyaba sobre un pie mientras presionaba al animal con la rodilla y en muy poco tiempo el buey quedó hecho piezas.

Como un susurro silbaba su brillante cuchillo de carnicero, como un viento suave, con el ritmo y el tiempo adecuado, como si fuera una danza sagrada, igual que las antiguas armonías. Al terminar su labor, el príncipe le interrumpió y dijo:

“¡¡ Buen trabajo ¡! El método que has empleado es impecable, que manera tan precisa de cortar”.

A lo que el cocinero repuso:

“¿Método?, ¡ yo no sigo ningún método!”.

Y luego dejando a un lado su cuchillo, añadió:

“ Lo que hago es SEGUIR el Tao, más allá de todo método. En los primeros años de mi profesión, cuando comencé a despiezar bueyes, veía ante mí al buey entero, como una masa única. A los tres años, ya no veía una sola masa, sino que veía sus distintas partes. Hoy ya no veo nada con los ojos, todo mi ser asimila, observa y aprende, mis sentidos están libres de prejuicios y de esta forma, mi espíritu está libre para trabajar sin un plan concreto y sigue su propio instinto, guiado por una línea natural. De esta forma, encuentro una abertura secreta, en un espacio oculto y mi cuchillo encuentra su propio camino, no atravieso ninguna articulación, ni corto ningún hueso.

Un buen cocinero necesita cambiar su cuchillo por uno nuevo y bien afilado al menos una vez al año, porque necesita cortar, un mal cocinero necesita tener uno nuevo todos los meses, porque mutila, pero yo llevo utilizando este cuchillo diecinueve años y he despiezado a más de un millar de bueyes, mientras que su hoja sigue cortando como si estuviese recién afilada.

Hay espacios entre las articulaciones, donde la hoja es delgada y cortante y cuando la delgadez del cuchillo encuentra aquel espacio, ese es todo el sitio que puede necesitar, la hoja pasa por él como una brisa. Por eso conservo esta hoja desde hace diecinueve años como si estuviera recién afilada.

Es cierto que hay ocasiones en las que encuentro partes duras o articulaciones, en ese momento las siento venir y me detengo, las observo con atención, me quedo quieto y casi sin mover la hoja y de un solo impulso, la parte se desprende sola cayendo al suelo como un trozo de tierra. Entonces retiro la hoja, me quedo quieto y dejo que la alegría del trabajo me llene. Limpio el cuchillo y lo guardo”.

Al oír esto, el príncipe Wan Hui dijo:

“ De esta forma es como mi cocinero me ha demostrado, que debiera vivir mi propia vida, siguiendo el ejemplo de su forma de cortar”.


Esto es el “Kung-Fu”, repetir algo hasta convertirlo en maestría, y convertirse en “maestro” de verdad no es hacerse protagonista. El “maestro” entonces no se siente a sí mismo como “maestro”, sino como fiel servidor a Tao. Es decir, cuando uno llega a la “maestría del maestro” deja de existir “el maestro”, desaparece, se funde y se hace uno con Tao. Y esto no son sólo palabras para mi, las siento exactamente así dentro de mi ser.
Así mismo con Cristo. Por eso he descubierto el “Kung-Fu” de ser cristiano, de la “Unión de Taoísmo y Cristianismo”. “Ser Uno Padre, como tu y yo somos Uno.” Ser Uno con Cristo, (aquí “Personalidad” - La Rueda), ser uno al mismo tiempo también con Tao. Una vez escuché a Peter algo así como que Tao no era exactamente Dios, yo lo entiendo más bien como un aspecto de Dios.
En el Kung-Fu de ser cristiano, te desapegas y despellejas para hacerte Uno con Cristo = Un solo corazón, un mismo Espíritu.

CON CARIÑITO, QUE DIOS OS BENDIGA

Pilar Gil

_____________________________________________________________________________________


SANTA TERESA DE JESÚS
(1515 – 1582)

El próximo miércoles día 15 se celebra la fiesta de santa Teresa de Jesús, una de las más grandes místicas de la cristiandad, ella junto con san Juan de la Cruz renovaron el Carmelo.
Teresa de Ahumada nació en Ávila, el 28 de marzo de 1515. Desde sus más breves años comenzó a sentir mística exaltación, y a los 7 años huyó de su casa con un hermano, para ir a buscar martirio. Vuelta al hogar, a los doce años pasó por el dolor de perder a su madre, lo que la afectó en extremo y pareció decidir su vocación religiosa.
A los 16 años entró en el convento de Santa María de Gracia, llevada por su padre a causa de sus malas frecuentaciones, entre ellas la de una su prima, y de las exageradas lecturas de libros de caballerías.
El tres de noviembre de 1534, a los 19 años de edad, profesó en el convento de la Encarnación de Ávila. Poco después cayó gravemente enferma y su padre la llevó a baños minerales: sentía los primeros síntomas de sus neurosis.
En 1537, en casa de su padre, sufrió un ataque de parasismo, y durante dos años estuvo paralítica.
Curó, y durante bastantes años su fe anduvo bastante entibiada, hasta que volvió al pasado ardor religioso por que, según dice ella, Cristo se le apareció con airado semblante. Entonces creyó que la causa de su frialdad provenía de su demasiado frecuente trato con seglares, y resolvió reformar la orden del Carmelo, a la cual pertenecía, y fundar religiones de monjas descalzas y enclaustradas. Hora era de que llegaran estas reformas, pues la orden estaba del todo relajada. En su empresa tuvo grandes dificultades que vencer, pero le ayudaron eficazmente una de sus hermanas, otros parientes, varios señores piadosos y la duquesa de Alba.
Sus principales obras son en prosa: amenas unas veces, especiosas otras, son pruebas de que la santa, que tanto se queja en ellas de su falta de letras, era una gran estilista. En cuanto a sus poesías, fueron compuestas en ciertos momentos de mayor ardor místico, por la que ella decía que la Divinidad se las inspiraba .

11 comentarios:

maribel dijo...

Hilda, siento lo de tu perrito, para él también le ha llegado la hora. os ha hecho muy felices durante mucho tiempo y seguro que el recuerdo va a durar siempre, por lo tanto seguirá estando con vosotros.

Peter Yang, a los cinco animales del taichi, ha añadido el perro, el amigo fiel,estando alerta y olfateando, como hemos de aprender nosotros. Él nos dice que tenemos que olfatear perfume de amor divino, que la creación está llena de flor de amor.

Un enviio un fuerte abrazo a todos con cariñito y olfateando todo el vuestro que vais desprendiendo en este blog
Maribel

Anónimo dijo...

Pilar Gil, me has hecho revivir la experiencia de este verano en Arbúcies, tu presencia y tu maestría sencilla y acogedora, REPETITIVA. Gracias por tu comentario del blog y a Maribel por el acierto de publicarlo, es muy fácil de entender y bien cierto lo que ahí nos explicas, porque soy testigo de la valiosa aportación a la convivencia de la de la repetición de oraciones, cantos, movimientos, citas, lugares, estilo, TODO ELLO CONTRIBUYÓ A UNIFICARNOS A TODOS. Que Dios te bendiga también a ti.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Creo haber oido que la paciencia es lo básico en el kung fu, y que lo que se menciona como tal es acerca de una cualidad concreta, su desarrollo. Esto pertenece al clasicismo. Al desarrollo del hombre en lo cultural y posiblemnete tenga ahora un nuevo renacer paralelo y en contraposición al estructuralismo cultural vigente.
El chino es que te lo pone delante en forma de cualidad u objeto que además de, es artístico y atañe directamente la personalidad y si se quiere hablar en otros términos, al alma corpórea (como mencionan algunas traducciones dl TTK). Es decir genera un cambio objetivable en quien posee esa cualidad dotada de kung fu

Anónimo dijo...

Una de las más bonitas poesías de samta Teresa

VIVO SIN VIVIR EN MÍ


Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
que muero porque no muero.

Esta divina prisión,
del amor en que yo vivo,
ha hecho a Dios mi cautivo,
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a Dios mi prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué vida tan amarga
do no se goza el Señor!
Porque si es dulce el amor,
no lo es la esperanza larga:
quíteme Dios esta carga,
más pesada que el acero,
que muero porque no muero.

Sólo con la confianza
vivo de que he de morir,
porque muriendo el vivir
me asegura mi esperanza;
muerte do el vivir se alcanza,
no te tardes, que te espero,
que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte;
vida, no me seas molesta,
mira que sólo me resta,
para ganarte perderte.
Venga ya la dulce muerte,
el morir venga ligero
que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba,
que es la vida verdadera,
hasta que esta vida muera,
no se goza estando viva:
muerte, no me seas esquiva;
viva muriendo primero,
que muero porque no muero.

Vida, ¿qué puedo yo darle
a mi Dios que vive en mí,
si no es el perderte a ti,
para merecer ganarle?
Quiero muriendo alcanzarle,
pues tanto a mi Amado quiero,
que muero porque no muero.

Saludos

Anónimo dijo...

¡Hola Família! Siempre la Palabra de Dios es vida para todos. Como sabéis cada semana me alegra el poder compartirla con vosotros.
Un abrazo Francisca

3ª LECTURA: Mt 22,15-21
En aquel tiempo, los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra. Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: «Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas. Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?» Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Mostradme la moneda del tributo.» Ellos le presentaron un denario. Y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?» Dícenle: «Del César.» Entonces les dice: «Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.» Al oír esto, quedaron maravillados, y dejándole, se fueron.

COMENTARIO: “Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios…¿Es lícito pagar tributo al César o no?
En está ocasión Jesús se manifiesta como auténtico Maestro que sabe salir airoso de las cuestiones más difíciles…
Jesús sabía que sólo Dios es Señor y que a Él le pertenece el poder y el reino. Él no lucha contra los romanos usando la violencia, sabe distinguir el plano político y el religioso… aunque todo pertenece a Dios, no por eso rechazó los tributos que se pagan a las autoridades.
Jesús coloca a los adversarios en el lugar que les corresponde, no se viola el derecho del César, pero se reconoce a Dios. ¿En que se apoya Jesús para ser libre y justo en estas situaciones? Jesús, es fiel a Dios, sin dejarse influir por personas poderosas, Él no intenta cuidar su imagen, sino realizar la verdad del camino de Dios. Y eso le hace libre.
“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” Se tiene que dar al César el derecho que le toca, pero hay que saber discernir lo que realmente pertenece a Dios. Jesús marca claramente la línea correcta, por encima de los intereses de los hombres están los intereses de Dios, que son justamente hacer el bien, amando a Dios sobre todas las cosas y a los hombres
Esta lectura, también ayuda a que las relaciones Iglesia Estado sean correctas y armoniosas, para que el actuar de ellos sea siempre para bien del pueblo, con fidelidad a Dios y a los hombres, dando a cada uno lo que le corresponde. La autoridad según Dios, es servicio para bien de todos.

Pregunta: Jesús nos viene a curar tantos virus que se anidan en el corazón del hombre. En tu vida cotidiana, ¿Qué lugar le das a Dios?
ORACIÓN: Señor, danos luz para poder hacer bien nuestra escala de valores, ya que como decía Gandi: “Las batallas salen ganadas o perdidas del propio corazón” Enséñanos Señor, a ordenar la afectividad, para amarte primero a Ti, que eres nuestro Creador y Señor, y con este mismo amor, amar a todos los hombres, como también respectar y obedecer a nuestras autoridades.

Anónimo dijo...

Os quiero contar algo gracioso que me acaba de pasar y creo además es interesante para conocer el funcionamiento de la mente y del cuerpo.
Resulta que los miércoles hago yoga en un pueblo cercano,al acabar me trae a casa una amiga en su coche y me deja justo frenta al monasterio donde hacen Misa de ocho todos los días; hoy hubo suerte porque llegué justo cuando preparaban la comunión, al ser Santa Teresa no me la quería perder (tengo hermana y sobrina que se llaman así). Total, que sin pensarlo dos veces, mi INSTINTO Y MI DESEO(nada mentales) me metieron en la Iglesia, sin pensar, y cuál no fue mi sorpresa cuando estando en la fila para comlgar,estaba bastante lleno, me di cuenta (la mente empezó a actuar...) de que llevaba en el brazo colgando el pantalón y la blusa, la mudo de calle, y de que aún vestía deportiva(pantalón a media pierna de látex, camisata, calcetines dobles...)pero la fuerza interna era tan grande y me sentía conmigo tan requetebién que no le di ninguna importancia, al contrario, me sonreí y sentí que TODO ESTABA BIEN, que VIVA LA PEPA, y me sentí LIBRE Y FELIZ, divertida y muy cerca de Dios que me regalaba ese encuentro...

Eso sí, salí la primera después de sentarme en un banco discretamente, jejejeje.

Bona nit que te di.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Cuando le comenté a uno de los hijos que había dejado el tai-chi me dijo: ¿Que te costó más, eso. o dejar de fumar?, le dije que tal como él había acabado el colegio y empezaba el instituto, o bien el otro, la universidad, así yo había acabado una etapa y pasaba a otra nueva. Ellos solo me conocen bajo el prisma de que soy como soy debido al taichi, así que nunca podía tener validez mi criterio ante ellos, porque han sido educados a tener que pensar así por el ambiente familiar,... y cuando ven que ahora esto me beneficia a mí para autoafirmarme, se extrañan, porque ven que ahora tengo más criterio y más personalidad sin habérmelo propuesto.
En cuanto a mí, solo ha cambiado el idioma, o mejor dicho, la forma de utilizarlo, vuelvo a hacer una comparación con los estudios, es el paso de incorporar lo aprendido, de hacerlo uno con el lenguaje personal, de que lo aprendido hasta aquí ha llegado el momento de darle utilidad. Y una vez más no hay rastro de voluntad propia en este devenir.
Ana

Anónimo dijo...

Sra Ana: Creo que no tiene nada que ver el taichí con el cambio de actitud que usted ha tomado en estos momentos.
Le felicito porque darse cuenta es una cosa muy buena y sobre todo si estan involucrada su familia, pero creo que mover el cuerpo integramente no se puede dejar y si le ha dado la experiencia de mejorar, deberia continuar.

Un saludos a usted y todos los blogeros-as

Anónimo dijo...

Efectivamente, el taichí ha surgido como el manifestarse el son interior, rodeado de unas circunstancias muy entrañables, y ni lo uno ni lo otro desaparecen. Cuando los principios son auténticos, estés donde estés y hagas lo que hagas, te lleva a lo mismo. Uno de esos principios es suave + flexible = blandura. Blandura que es observable y sentida al hacer taichí, pero llevarla a cabo, realizarla en el taichí exige una tensión compensadora a otro nivel. Ahí es donde me ha colocado la blandura del taichí, y he de volver a empezar, practicando, siempre con los mismos principios, en este nuevo terreno, que ya no son mis músculos o ligamentos, y casi ni tan siquiera la psique, pues descubro que lo personal ya sirve de poco. Ahora tanteo el aire al moverme a través del movimiento de los dedos, como las hojas de un arbol, esto cuando medito en movimiento, y, durante todo el día conciencio el movimiento de llevar a cabo los quehaceres cotidianos, descubriendo diferentes sensaciones y aceptándolas, sobre todo esto, aceptar la infinitud de sensaciones, ser lo más natural en esto; pues todo lo demás funciona automáticamente.
Saludos
Ana

Anónimo dijo...

Acabo de escuchar esa canción de volverse como niño, vuela bajo (o algo así) QUE LAS COSAS IMPORTANTES ABAJO ESTÁN, que la bella Maribel nos suele mandar por la red, si no lo habeis escuchado, merece la pena, ¡es tan simple y emocionante que me ha hecho llorar desde el principio
Besotes a los bloggeros
Ana

Anónimo dijo...

Realmente no se ha llegado a profundizar en el hecho concreto de Judas, no lo suficiente como para que prevalezca la autenticidad de lo que le aconteció realmente. El era tan creyente como los demás del entorno de Jesús de Galilea; él sabía que Jesús era verdadero Hijo de Dios, sabía de su inmunidad hacia la perversidad, y justamente por eso decidió aprovechar ganancialmente el asunto; sabía que Jesús no tenía precio y esa minucia que él sacaría le valdría para llevar una vida mínimamente satisfactoria en lo material, como también verdaderamente era así lo que se pretendía cuando la gente acudía al Jesús. Gozaba de la cercanía de Jesús y su corazón se vió atrapado en una empresa, en un negocio que podemos nombrar como "TRATA DE GENTES". Solo que en su caso, ese negocio era aprovecharse directamente del mismo Dios, y ni más ni menos que muchas otras gentes de las cuales no nos enteramos o no pensamos en que lo que les sucede es eso también, quedan atrapadas por el ojo del huracán. Jesús y los suyos de su entorno vivían dentro de él con total tranquilidad.