lunes, octubre 20, 2008

El Silencio Resentido


Hay muchas clases de silencios, pero uno de los peores es el que yo llamo el silencio resentido. Es un silencio interior. Frío. Concentrado. Casi no respira, pero es potente como una daga. Se va gestando poco a poco. Tiene motivos; pero él, en vez de acallarlos, los agranda y redondea,. Habita en la mente de una manera perenne, y cada dia se acrecienta. Nuestro Yo interviene poderosamente. Creíamos que teníamos un lugar, una circunstancia y un afecto conquistados con nuestro esfuerzo diario ofreciendo también nuestras disposiciones humanas para que el equilibrio fuera lo mas justo posible y he aquí que nuestro mundo se viene abajo cuando descubrimos que esos amigos en los que confiábamos, con sutil diplomacia, nos van relegando lentamente para que no se note mucho.

Nos han usado abundantemente, pero nosotros nunca nos hemos aprovechado de ellos; y, después de bellas protestas de amistad por su parte, nos han dejado en la cuneta y se han ido con el primero que les bailaba el agua. Continúan telefoneando y haciéndonos algún obsequio para acallar su conciencia que los acusa sin cesar, y que en realidad, el verdadero amigo ya nos les interesa y no saben como sacárselo de encima. No se dan cuenta de que con esta actitud lo estén perdiendo. Pero su deslumbramiento por el intruso es tan grande que, por complacerlo, hasta cambian sus costumbres y ceden a todo. Diríamos que pierden su personalidad; y cuando reaccionan, ya será tarde, porque el amigo sincero, pero menospreciado, enormemente dolido, empieza a experimentar, y con razón, ese silencio resentido que mencioné arriba. Su dignidad impide echarle en cara al amigo infiel todo el daño que le ha infringido afectiva y sicológicamente, puesto que difícilmente volverá a confiar en nadie; y ese silencio denso, mudo y profundo se hará mas insoportable si esa persona relegada carece de familia y todo su afecto y voluntad lo ha puesto en esos hermanos elegidos, no biológicos, porque son lo único que posee; y un corazón burlado puede volverse inquieto, desolado, obsesivo y fracasado, porque tendrá la sensación de que han pisoteado su dignidad y su ternura, y, casi seguro que no habrá marcha atrás, porque jamás se rebajará a presentarle sus quejas. Aparentemente, todo seguirá igual por evitarse un gran disgusto; pero ese voluble amigo ya no tiene un lugar en su vida.

Luchará por olvidar el desengaño, mientras el otro seguirá alegremente su existencia. Le preguntará a Dios por qué permitió esa amargura absolutamente inmerecida. Tenia poco, y aún se le quitó ese poco. ¿Por qué otros tanto y, encima rodeados de tanta compañía? El sentimiento va por delante de todo y no se borra como una pizarra. Y el silencio resentido martillea, porque, cuando se tiene la verdad y la razón es muy duro perder. ¿Dónde está Dios ahora que esa persona se siente tan abandonada?. Aunque las aguas volvieran a su cauce, ya nada seria igual. La desconfianza se enroscó como una culebra, y muerde el alma. Su verdad objetiva no es reconocida por quien debiera hacerlo. El círculo se va cerrando. El orgullo no permite que afloren las lágrimas. Los hechos consumados son tozudos. ¿Cómo librarse de esas dolorosas adherencias? ¿Cómo recuperar la paz?. Solo hay un medio: Abandonarse en las manos del Señor. Él penetra hasta el fondo de nuestro sufrimiento y, si nos presentamos ante Él desposeídos y humildes, mostrando nuestra contingencia y necesidad de amor, Él como Padre, nos cubrirá con su amorosa paternidad, y volveremos a sentirnos serenos, y sobre todo, gozosamente colmados.

Escrito por Mª Ángeles Boluda
De la revista “Madre y Maestra”.

Este escrito me ha parecido muy interesante, porque en varias ocasiones he experimentado este silencio resentido, ya que, sentía preocupación por los problemas de mis amigos y sufría por ello, luego cuando no me han necesitado se han olvidado de mi.
La experiencia ha hecho darme cuenta, que Dios nos quiere para Él, que no hay que engancharse ni apegarse a nada ni a nadie. Servir, ayudar y atender, cuando hace falta y nos lo piden, pero deseando que se haga la voluntad de Dios tanto en ellos como en mí. Yo no se cuales son las intenciones de Nuestro Padre, y El está actuando a su santa voluntad. Y, en verdad os digo, que esto da mucha paz y felicidad.

Santa Faustina Kowalska, apóstol de la Divina Misericordia, dice: “He llegado a conocer que, para que Dios pueda actuar en un alma, ésta debe dejar de actuar por su propia cuenta, de otra manera, Dios no podrá cumplir su voluntad en ella”

No querer nuestra voluntad es el wuwei (no accion) taoista, pero el cristiano debe servir y no ser servido, servir como comodín, no como comodón.

Maribel, Septiembre 2008

17 comentarios:

Anónimo dijo...

El silencio auténtico nos es desconocido.
Es muy, pero que muy dificil que un yo se anule a sí mismo, es necesaria la entrega incondicional, y entonces eso se conseguirá, desaparecerá el yo y con el yo también la persona, y lo que queda no tiene absolutamente ningún tipo de interés personal alguno, le deja de afectar el bien y el mal, pasan a su través sin importarle. Sus sentimientos, si es que los tiene, no son un aparte de él. Cuando se da cuenta hace las cosas necesarias y el tiempo le da la razón. No hace otra cosa que acordarse del amigo y ve que solo Dios lo puede ayudar, ahora ya lo está haciendo. Todo esto es necesario, es un sentirlo así
Ana

Anónimo dijo...

qué interesante y verdadero el escrito de esta semana, creo que todos tenemos una experiencia semejante con un amigo-a, en mayor o menor grado.
No se trata de explicarlo aquí, pero sí es cierto que sólo la unión con la naturaleza y el confiar en el Amor me ayudan a saber esperar y mover pieza en el momento oportuno, pues tengo desde hace algún tiempo un amigo del Alma, para el que ya no significo ese cariño incondicional que todo lo amansa; ha cambiado mucho, él dice que las personas cambiamos, pero yo sé que el amor no cambia...sino los intereses. Ahora vive rodeado de cuanto anhelaba, ya no me necesita, me quedé fuera de uso, casi..., seguimos en contacto por aquelo de no entrar en combate, hacerlo suavecito el irse, pero los dos sabemos que algo sustancial en él ha girado y que yo sigo en el mismo sitio y de la misma forma de siempre.
Dios me lleva, él sabrá de su corazoncito, sólo puedo hablar por mí. a pesar de todo confío.
Este verano ya me trabajé el no desesperar o caer en pensamientos negativos.
Mi vida es PLENA con o sin él, y lo importante es que cuando lo recuerdo aún siento la misma PUREZA que me llevó a su amistad.

a diferencia del escrito inicial, yo sí creo que se remontan estas situaciones tan tristes, porque SIEMPRE salta el amor por algún sitio...por muy lejos que lo sintamos a veces. Lo importante es no sentirte VICTIMA NI TENER PENA DE TI, vales por ti mismo y no por los que te quieren, Dios te ama y punto.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Es facil decirlo, cada cual sabe lo que ama, lo que sufre, y la intensidad de ambos. Y también estoy convencida que Dios recompensa más y más por vivir ambos plenamente. No te acobarden tus sentimientos, es lo único verdadero y válido que tenemos; aunque sean contrapuestos y hasta contraproducentes, Dios los otorga, es su manera de que le busquemos a Él. De igual manera que unas veces Le vemos y otras no, así también son nuestros sentimientos hacia uno mismo y hacia los otros. Dice: Vengo a encender "el fuego", que corra la brisa y el fuegocomo el agua
SALUDOS
Ana

Anónimo dijo...

Sumérgete hondo, oh mente mía,

sumérgete hondo en el Océano de la belleza de Dios;

Si desciendes a lo más hondo,

Allí hallarás la gema del Amor …

Anónimo dijo...

¡Ah! Parece que estás loca de amor: ora acaricias,
ora con mano fuerte Sosteniéndome firme,
Tú me das de beber Tu néctar, volcando en mis oídos
Tus palabras de cariñosa ternura.
Incesante es Tu amor por mí,
un amor que no puede ver mis faltas;
Cuando quiera esté yo en peligro, Tú me salvas.
¡Salvadora de los pecadores! Yo sé la verdad:
soy de mi Madre y Ella es mía.

Anónimo dijo...

Mañana será el cumpleaños de Peter, como estará en Madrid, desde aquí le envio un beso y felicidades por esos años tan bonitos cumplidos. Seguro que sois muchos más, pero a mi me suenan ultimamente vuestras caras con angel de Hilda isabel y Maribel, Tesa y alguien más que no recuerdo nombres.
Que tengais un dia con mucho cariñito
Ana

rosa Maria dijo...

Desde hace unos tres años o tal vez fué a raiz de la muerte de mi madre, hace cuatro años, sentí la necesidad de sacar de mi casa cosas que no necesitaba...Todo empezó al mismo tiempo que vaciaba la casa de mi madre (soy hija única y tuve que hacerlo sola)que no sabía donde colocar todo lo que había, aún teniendo una casa muy grande... Pensé que no por ello debía almacenar todas las cosas, así que conservé lo que para mi tenía un valor sentimental y empecé a limpiar las dos casas al mismo tiempo que sentía como me iba desprendiendo en mi interior de aquello que no necesitaba en mi vida, en ningún momento me arrepentí de hacerlo y todavía continuo . Estoy contenta de que la vida me haya dado la oportunidad de hacerlo siendo todavía joven y al mismo tiempo comprender que el mismo cambio que estaba sucediendo fuera lo iba experimentado en mi interior.

maribel dijo...

¡¡Bienvenida Rosa María!!
Tu testimonio es muy importante, que no son palabras bonitas ni eruditas, sino hechos reales.

Recuero que en mi viaje a Polonia, visitando esos palacion tan suntuosos,le dije a Joaquín : "¡Que suerte tengo de no tener que limpiar tanta cosa!"
Cada vez necesito menos, y aun así tengo que vaciar más armarios que me duele tirar y, lo unico que hace es ocupar un espacio y luego me cuesta encontrar lo que busco.

Tu testimonio me anima a simplificar,a ver si puedo, como san Francisco de Asís decir: "LO POCO QUE NECESITO LO NECESITO POCO"

En cuanto al comentario del silencio resentido, nos tenemos que preguntar si alguna vez nosotros hemos hecho lo mismo con los amigos, si los hemos dejado de lado cuando no nos ha interesado su amistad.

Encuentro muy buenos vuestros comentarios de esta semana, gracias por ayudarme a crecer.

rosa maria dijo...

El escrito de esta semana sobre la amistad me ha parecido muy interesante. Con ello he podido constatar que esta experiencia la he vivido yo y también otras personas. Sin embargo, con el paso de los años, voy aprendiendo que, cada vez que experimento algún sufrimiento, siempre me sirve para crecer. Al principio no te das cuenta pero al cabo de un tiempo, cuanto menos posible mejor, es necesario escuchar la mente, los sentimientos y el cuerpo y entonces es cuando percibes que la relación no ha sido inutil...aunque el amigo-a ya no esté allí. Cada uno ha cogido un camino distinto y es innecesario hacer reproches, ni tan siquiera a uno mismo. Seguro que encuentras por el camino otras personas interesantes, alegres, amenas...en las que puedes confiar y ofrecer tu amistad. Tal vez era necesario pasar por la experiencia para poder dejar el corazón abierto.

Anónimo dijo...

Lo que se ama es inposible que se olvide o que desaparezca; es porque no nos interesa deshacernos de algo que es materia de vida,que nos es necesario pues vivir es tener actitud de amor, y cuando te das cuenta de estar notando tu propio reflejo en la persona que se ama,no es por casualidad, es acto voluntario de vivir así igual que el otro, (que uno mismo), y eso te estimula a encontrarte ahí en el otro, y no se porqué, automáticamente sale el ver en el otro lo que más gusta a uno mismo, algo así como un "guiño de la vida", como a ver que descubro de mí que no he descubierto todavía, algo importante que yo pueda dar.
La vida cambiará muchas veces de situaciones, y nosotros también con ella, y habrá quizá alguna vez que sin notar ninguna sensación corporal especial, la cabeza parece estar llena de agua, y te colocas delante de esta pantalla de ordenadeor a ver que me sale porque tienes ganas de decirlo y no sabes qué

Anónimo dijo...

Esto de asomarse al blog es como hacer una visita a la familia y oir de lo que hablan. ¡Buenos dias!. Me da mucho gusto cuando hay visitas ineperadas y me entero de lo que pensais y haceis, de como vivis, de vuestras trayectorias; sin ser cotilla, a la vez lo quiero saber; luego cuando me lo contais lo escucho como sin interés, como si fuera tan normal enterarme que lo tomo como rutinario. Pero todos los dias visito varias veces la casa de la familia cuando la tengo cerca. Es natural. Mi madre no me dice nada cuando paso tiempo sin ir, y cuando voy con mucha frecuencia me acoge como si siempre hubiera estado con ella. Por eso veo la necesidad de una permanencia aquí, me dan ganas de estar presente diciendo alguna cosa, aunque sea simple, a cada escrito que haceis, como si fuera vernos las caras a cada comentario, ahora que por unos dias estoy de hogareña. Desde ayer llueve con ganas, aunque ahora mismo ha parado. He descubierto la forma de hacer tortilla para el bocadillo de media mañana del hijo que va al instituo, en diez minutos, dejando patata cocida en la nevera, él dice que sale buena.
Me es imposible sentarme delante del televisor, me incomoda que solo pueda hablar él y yo sentada mirándolo como una tonta, así que no me entero de las noticias más que de refilón. Llevo una vida como las antiguas mujeres que no salían de casa y no se enteraban de nada, es cierto. también he cogido 3 ó 4 Kg porque casi no salgo de casa y porque antes hacia dietas de vez en cuando, pero me siento mejor, más compacta, aunque no me gusta en la tripa, que siempre he sido "de tripa", enseguida se me llena y encima con las cicatrices de las dos cesáreas que tengo hace como un pliegue sobre el que abulta la tripa, y siempre estoy mirándoma de perfil en el espejo para ver si con ejercicio y masajeos ahí, fuera disminuyendo (veis, este tipo de cotilleos a mi me gusta). Desde hace dos años, este es el tercer curso que me he apuntado a iniciación a la música en la escuela para adultos del ayuntamiento y desde el año pasado que comencé a estudiar flauta travesera, así que os dejo y aprovechando voy a hacerla sonar un poquito
Hasta luego
Ana

Anónimo dijo...

¡Hola Amigos! En la Palabra está la vida, que sea la vida que nos acompañe siempre, sobre todo en esta cultara de muerte y violéncia.
Un abrazo. Francisca

3ª LECTURA: Mt 22,34-40
En aquel tiempo, los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?» Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.»

COMENTARIO: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda el alma y con toda tu mente…El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” Aquí encontramos la raíz y la novedad de nuestro cristianismo, que no se fundamenta en ninguna teoría humana, sino que su fundamento es el amor. El amor a Dios y el amor al prójimo son dos caras de una misma moneda que no se pueden separar, ya que no se puede amar a Dios sin amar al prójimo. La 1ª Carta de S. Juan lo aclara muy bien “Si uno dice que ama a Dios, y odia a su hermano es un mentiroso…Si no amas a tu hermano a quien ves ¿Cómo puedes amar a Dios a quien no ves? “Dios es Amor” Él es la fuente de donde mana el amor, y en la que todos pueden beber para poder amar.
El amor humano es muy pobre si no se alimenta del amor de Dios, no tiene consistencia ni capacidad para sostener una buena relación a largo plazo, integradora de lo bueno y lo malo…
Solo el Amor de Dios es Universal y Eterno, y es este amor misericordioso que nos puede mantener fraternalmente unidos.
Estos dos mandamientos no se pueden separar ni confundir, porque el primero sin el segundo queda incompleto, y el segundo sólo queda bien centrado cuando se enmarca en el primero. Así queda bien resumido; el amor a Dios y al prójimo es toda la Ley. El arte de la vida cristiana consiste, en aprender a mantener bien unidos ambos mandamientos.
¿Cómo encontrar la manera de poner en práctica estos dos mandamientos? Jesús mismo nos da la respuesta cuando nos dice: “Permaneced en mi amor” orar, permanecer en el principal mandamiento, para poder cumplir el segundo. Son tan importantes los dos que nunca se podrán separar.

Pregunta: La originalidad de Jesús, es haber dicho cual es la raíz y el fundamento de toda la Ley, el Amor. ¿Cómo concretarías en tu relación el complemento de estos dos mandamientos?

ORACIÓN: Señor, tu nos enseñas que orar es pasar largos ratos contigo, y es en estos ratos como Maestro nos enseñas a ser pacientes en nuestras relaciones, para que salga el amor en nuestra convivencia cotidiana. ¿Acaso Señor hay algo más grande que esta experiencia de trato contigo, que traspasa las fronteras de lo humano? Nos gustaría conocerte más, para poder experimentar con más profundidad tu amor, y para que sea este amor el que pueda llegar a muchos hermanos.

Anónimo dijo...

quizás el amor que impulsó y practicó Jesús fué un amor que floreció porque nació en una familia especial, Él así lo eligió. ¿Alguna vez su mamá le hablaría de la visión del angel y su mensaje? y de las peripecias que pasó con José, su papá después de esto?. Jesús al ir creciendo se daba cuenta de como son sus padres y sin enseñanza especial, como niño que es ve a su madre entera
ve todo su Ser, y él al ir conociendo el mundo le queda clara la simplicidad y autenticidad de María y de cómo José estando en el hogar no levanta la vista ante ella, le da concesión, le da autoridad, le entrega su alma. Jesús todo esto lo vió y quiso que todos lo viéramos. Si José al comienzo pudo dudar por breves momentos, Jesús nunca dudó de su madre, María en su gestación le había pasado la pureza de la comprensión y eso ha sido su sino, su destino terrenal, practicarlo con sus coetáneos hasta el último suspiro, devolverle a María su Madre lo que ella en misión tan especial había dado a luz

Anónimo dijo...

Querida Maribel:
¿Cómo te va? Por acá, todo muy bien. Sé que Peter no entra a la compu, y por ello te pido le hagas llegar mi felicitación. Ahí va:

Peter, ¡muchas felicidades! Le quiero decir que celebro haberlo conocido y me siento agradecida. He comenzado F/C desde el primer día del retiro en Aguascalientes (por eso se empieza, usted me dijo). Es cierto, Peter, por eso se empieza y se sigue con cosas muy bonitas. Los colores se me hacen más bonitos y mi taza de café huele mejor, tengo más conciencia de mí (bendito meaculpismo) y de las personas con las que convivo. Sé que me falta mucho y pido diariamente al Niño Jesús que me ayude a hacerme niño, ignorando todo, con corazón primitivo, aquí y ahora, con cinocencia, creyendo; pido a La Sagrada Familia obediencia, mansedumbre, hunildad, tranquilidad y paciencia; a Jesús, rostro sonriente y que nunca me separe de Él; agradezco al Señor y trato de aprovechar todo, cuando tengo disgustos, especialmente. He comenzado a hacer F/C en una hermosa capillita, frente al Sagrario. Recuerdo que en el retiro usted nos preguntó: "¿qué diferencia hay en F/C afuera y adentro, frente al Santísimo?" Lo que le puedo decir es que me siento más tranquila, acompañada y con esa paz que Él sólo puede dar. Siempre quedo agradecida. Tomo conciencia con paciencia (eso estoy, Peter).
Deje que le diga otra cosa. Acabamos de abrir un grupo de tai chi con mujeres jóvenes, madres solteras en su mayoría, que han concebido a sus niños no siempre de manera voluntaria. Ellas están en un programa de asistencia social que tiene el gobierno de Aguascalientes. Me queda claro que la ayuda es vertical y he tratado de no ayudar sino de servir, sin crear dependencia. Las palabras "fresquito, calorcito, equilibrio, armonía, naturalizar corazón materno -eso, sobre todo-, mover culo -les da risa cuando lo escuchan-, redondear, suavizar, tranquilizar..." van siendo cada vez más familiares. Es un grupo de mujeres dispuestas, en su mayoría, a sentirse bien. Trabajamos partiendo del movimiento y poco a poco hemos empezado -incluyéndome, por supuesto- a descubrir cosas. Aprendo de cada rostro, al igual que usted nos dijo aquí a nosotros. Ay, Peter, le copio todo a usted. Es una copia voluntaria y consciente. Le repito que es usted muy buen instrumento de Dios y que me da mucho gusto poder felicitarlo en este día. Le doy las gracias por haber estado aquí y por haberme confesado, poco a poco me quda claro cuál es mi misión y cómo diseño mi forma de amar (en eso ando, Peter).
Le mando un abrazo cumpleañero.
Yolanda Villanueva

C

maribel dijo...

Es verdad, hoy 22 de Octubre, es el cumpleaños de Peter, 87 años que vino al mundo allá en la China y le deseamos que cumpla muchos más.
No lo ha celebrado con nosotros, como otros años, se halla de convivencia en Segovia, por lo tanto desde este blog le decimos ¡¡ MUCHAS FELICIDADES PETER!!

Anónimo dijo...

Quiero dedicar este comentario a Maribel, ella ha sido quien nos ha guiado y encauzado desde el primero, quien ha tenido la valentia de defender a capa y espada la verdad cuando ha visto que no le parecía que era de esa manera, ha protegido con su furia y con su amor al amigo; ha prevalecido en todo momento la amistad verdadera
Ana

Anónimo dijo...

Buenos dias: Estoy empezando a descubrir que para cada cosa hay la parte facil y la parte dificil de abordar, (y no es facil explicarme). Haber voy poco a poco: Si salgo de casa para hacer unas compras, y de paso tomo el aire, paseo, cuando estoy con la cajera aunque ella vaya a lo suyo, seguramente estaré positiva y afloren las sonrisas al mirar a la gente; en cambio ante una rutina obligatoria, se pretenderá acabar, cumplir, y las miradas en derredor estarán escrutando para ver si hay o no hay algo que interrumpa ese quehacer rutinario. Esto último podría darse por ejemplo en cualquier momento durante el trabajo, pues además puede darse el caso de tener un cometido absorbente y complicado. Otra situación, y ahora muy especial sería como cuando se va a cumplir un compromiso. Hasta ahora para mí, compromiso por excelencia, y además voluntario y con proyecto era el del matrimonio, no me parecía que pudiera haber algo más importante que eso. Estás dentro del compromiso y a la vez el mismo vínculo te envuelve (vínculo con otra persona). Ahora con la serenidad de haber rodado y desgastado esta cáscara que conforma la personalidad, una ya no se siente vinculada a otras cáscaras, la necesidad del compromiso y del vínculo es la misma, mientras quede cáscara seguimos protegiendo, formando, aislando lo que contiene, pero se va notando cada vez una suavidad (cáscara más pulida) mayor, un más tener presente y manifestarse el contenido, un empezar a notarse por trasparencia, en uno mismo y en los demás. Claro que una piensa que ha habido hechos determinantes en la vida de una que sin ellos no se hubiera tomado tal o cual dirección, evidentemente si, gracias por ello, era mi deber aceptar y el suyo hacer despertar. ¡Cuantas veces me he dicho que cuantas veces sientes que la gente actua como Dios mismo! Pareciera que cada uno tenga una particularidad, en su vida, en su época, en su momento