lunes, abril 21, 2008

Viaje a Islandia

Hay un viaje, al que fui por casualidad, no encontramos billetes para ir a Rusia, y decidimos ir a Islandia. Es uno de los más bellos recuerdos que tengo de los países que he visitado , aunque hay otros lugares muy hermosos que también me han dejado muy buena memoria.. No voy a explicar la geografía, esto lo podéis encontrar en Internet, sino que relato la experiencia maravillosa y espectacular que viví. En Islandia la madre tierra está viva, exuberante y grandiosa.

Unas quince personas, en un pequeño autocar, recorrimos la isla durante ocho días, dando una vuelta completa. Pernoctamos en colegios, albergues y casas preparadas para eso. Al anochecer nos sentábamos alrededor del fuego, aunque era el mes de agosto y relatábamos historias muy interesantes, algunas esotéricas y fantásticas. Los islandeses son muy supersticiosos, yo creo que es debido a las largas noches que se reúnen para hacer sus tertulias, ya que no ven el sol durante meses.

La isla de lava, hielo, cataratas impresionantes, fumarolas, aguas calientes, cráteres, mares llenos de ballenas, que pudimos ver en alta mar saltando como si fuera un espectáculo de circo, es una maravilla. Tuvimos la suerte de tener un guía semiprofesional, que sustituyó al profesional que por causas imprevista no pudo acompañarnos. Este hombre biólogo, profesor de la universidad y no recuerdo que otras carreras, hablaba un castellano casi perfecto, estuvo estudiando algún tiempo en Barcelona. Nació en una localidad que ya no existe, todo el pueblo o aldea, se sepultó por un volcán. Nos llevó a ver la flora y la fauna, estando fuera de programa. Todo un científico que nos fue explicando las costumbres de la isla. Contó que en Islandia hay una civilización paralela a ellos, que son invisibles.

Cuenta la leyenda, que en cierta ocasión Dios fue a visitar a Adán y Eva, quienes le recibieron con agrado y le mostraron todo cuanto había en la casa, incluidos los niños que le parecieron muy prometedores. Él preguntó a Eva si tenía algún otro hijo además de los que le había mostrado. Ella respondió que no. Pero la realidad era que Eva no había tenido tiempo de lavar algunos de sus niños cuando llegó Dios, y tuvo vergüenza de enseñárselos, así que los escondió donde no pudieran ser vistos por Él. Dios, que todo lo sabía, le dijo: “Aquellos que tienen que ser ocultados a mi, también tendrán que ser ocultados ante los hombres”.
Es por ello que ahora esos niños se han vuelto invisibles para los hombres, viven en los bosques, ciénagas, colinas y rocas. Los hombres invisibles descienden de ellos, mientras que los humanos de aquellos niños que Eva mostró a Dios. Los seres humanos no los pueden ver, bajo ningún concepto, a no ser que éstos lo deseen, pero los hombres invisibles sí a los humanos e impedir que éstos les vean. Por esa razón son denominados el Pueblo Oculto y es como una sociedad paralela, algunas piedras son sus casas, tanto es así que cuando una piedra cae a la carretera, primero va un vidente y si dice que allí hay hombres invisibles la devuelven con cuidado a su sitio de origen. Todo esto nos lo iba explicando durante el viaje y nos decía donde acostumbran a estar estos seres invisibles. Nuestro guía, muy serio, dijo que los hombres invisibles también creen en Dios.

Sabemos que están muchos meses sin ver el sol y cuando llega la primavera y los primeros rayos asoman, celebran una gran fiesta que llegan a emborracharse incluso, con un licor de patata que preparan. Poseen sus propios cultivos, en invernaderos, donde llevan abejas para la polinización.

Todo lo estoy relatando de memoria, hace unos 10 años que hicimos este viaje, y no me importaría volver. Solo se puede ir los meses de Julio y Agosto, el resto hace mucho frío y no lo recomiendan.

Al recordarlo de nuevo siento la experiencia que viví junto a la Madre tierra, esta tierra que nos acoge, alimenta, nutre y que tanto daño le hacemos los humanos, solo cuando nos falta lo primordial como el agua, nos damos cuenta.

Peter Yang nos recuerda siempre que la creación está llena de flor de amor y por si sola desprende perfume de Amor divino, que debemos aprovechar, olfateando y desprendiéndolo siempre a todos.

Frase:”El que encuentra un rostro sonriente, encuentra un tesoro” Peter Yang

Maribel

15 comentarios:

Grogal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

SABEMOS EL CAMINO

Sólo habían convivido con él dos años y unos meses, pero junto a él habían aprendido a vivir con confianza. Ahora, al separarse, Jesús lo quiere dejar bien grabado en sus corazones: «No os turbéis. Creed en Dios. Creed también en mí». Es su gran deseo.
Jesús comienza entonces a decirles palabras que nunca han sido pronunciadas así en la tierra por nadie: «Voy a prepararos sitio en la casa de mi Padre». La muerte no va a destruir nuestros lazos de amor. Un día estaremos de nuevo juntos. «Y adonde yo voy, ya sabéis el camino».
Los discípulos le escuchan desconcertados. ¿Cómo no van a tener miedo? Si hasta Jesús que había despertado en ellos tanta confianza les va a ser arrebatado enseguida de manera injusta y cruel. Al final, ¿en quién podemos poner nuestra esperanza última?
Tomás interviene para poner realismo: «Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo podemos saber el camino?». Jesús le contesta sin dudar: «Yo soy el camino que lleva al Padre». El camino que conduce desde ahora a experimentar a Dios como Padre. Los demás no son caminos. Son evasiones que nos alejan de la verdad y de la vida. Esto es lo fundamental: seguir los pasos de Jesús hasta llegar al Padre.
Felipe intuye que Jesús no está hablando de cualquier experiencia religiosa. No basta confesar a un Dios demasiado poderoso para sentir su bondad, demasiado grande y lejano para experimentar su misericordia. Lo que Jesús les quiere infundir es diferente. Por eso dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta».
La respuesta de Jesús es inesperada y grandiosa: «Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre». La vida de Jesús: su bondad, su libertad para hacer el bien, su perdón, su amor a los últimos… hacen visible y creíble al Padre. Su vida nos revela que en lo más hondo de la realidad hay un misterio último de bondad y de amor. Él lo llama Padre.
Los cristianos vivimos de estas dos palabras de Jesús: «No tengáis miedo porque yo voy a prepararos un sitio en la casa de mi Padre», «Quien me ve a mí, está viendo al Padre». Siempre que nos atrevemos a vivir algo de la bondad, la libertad, la compasión… que Jesús introdujo en el mundo, estamos haciendo más creíble a un Dios Padre, último fundamento de nuestra esperanza.

José Antonio Pagola

Red evangelizadora BUENAS NOTICIAS
Anuncia el camino de Jesús. Pásalo 20 de abril de 2008
5 Pascua (A)
Juan 14, 1-12

Anónimo dijo...

Maribel, me ha gustado tu relato de Islandia.

Yo no he estado, pero creo que es naturaleza en estado puro.El país de la lava y el hielo.

Lo más parecido que he visitado ha sido los países nórdicos y el sol de medianoche, luz viva, increible, provocada por un sol que no tiene ninguna intención de ocultarse, que semeja estar inmóvil en el horizonte por poco tiempo, casi como si naciera, como si quisiera descansar un poco, sin cerrar los ojos.

HILDA

Anónimo dijo...

Grandiosa descripción Maribel, cómo me gusta cuando alguien explica su experiencia, su sentir, y es eso lo que haces: hablarnos de tu vivencia de Islandia, tu contacto profundo, científico y emocional, con la Madre Tierra.

Esto me recuerda que a veces me pregunto qué me hace vivir aquí frente al mar, sola, en SF de Guíxols durante 15 años...,y es la naturaleza; este oir las olas mientras escribo, este piar de pájaros, este silencio tan digno, esta soledad tan rica,estos tonos de color del mar después del agetreo de las clases del día.

Mi padre tembién fue un científico, como el guía de tu viaje, y desde la infancia a sus 9 hijos les enseñó el DELEITE del campo, no con palabras sino con SABOREO; era de pocas palabras, pero se extasiaba, oraba en silencio su Alma ante la grandeza de lo natural, él, todo un entendido callaba y GOZABA, sonreía con el piar de un pájaro y nos hacía escuchar, masticaba una mata, una raíz, y nos la hacía probar, miraba un bichillo y nos lo hacóa observar. Amaba.
En las noches de verano nos subía a la azotea y estirados en el suelo nos nombraba las estrellas..., así era, no un erudito sino un saboreador de perfumes inefables, un hombre religioso en lo más profundo, RELIGADO con todo,fervoroso, un amador.

Y ese amor que nos transmitió me mantiene aquí, entre vendavales de todo tipo, pero cerquita de mi Madre Tierra, ella es mi riqueza y la que me hable del Tao y de la grandeza de Dios.
Que así sea.

Isabel Moreno

guillermina puget reig dijo...

Esta notita es para felicitar al Rincón del silencio por este precioso libro "El Tao de San José"que tiene unas maravillosas ilustraciones realizadas por Isabel Moreno. Mis más sinceras felitaciones a Isabel, a Peter Yang y a todos los miembros del Rincóm, por ofrecernos esta joya de inspiración Divina.
Guillermina Puget

maribel dijo...

Hoy 23 de Abril, es el día de san Jordi o san Jorge, patrón de muchos países, tanto orientales como occidentales. En España es patrón de Aragón, Cataluña y otras regiones también lo festejan.

En Cataluña se celebra el “día del libro y de la rosa”, para nosotros es el DIA DE LOS ENAMORADOS.

La Rosa es imagen de regeneración, de amor y amistad, ya que simboliza la primavera. No solo se regalan entre las parejas, también a todas las personas que tenemos en nuestro corazón.

Recomiendo que regaléis una rosa a las personas que están solas, que nadie cree que necesite una bella flor que le diga lo muy importante que es para nosotros

¡¡Felicidades a todos los Jordis, Jorges y Georgina

Anónimo dijo...

GRACIAS A LA VIDA QUE ME HA DADO TANTO.

Gracias a la vida, que me ha dado tanto,
Me ha dado el sonido y el abecedario.
Con él las palabras que pienso y declaro,
"Madre, amigo, hermano", y los alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados.
Con ellos anduve ciudades y charcos
Playas y desiertos, montañas y llanos,
Y la casa tuya, tu calle y tu patio

Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dió el corazón, que agita su marco.
Cuando miro el fruto del cerebro humano,
Cuando miro el bueno tan lejos del malo.
Cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
Los dos materiales que forman mi canto.
Y el canto de ustedes que es el mismo canto.

Y el canto de todos que es mi propio canto.
Gracias a la vida que meha dado tanto.

UNA ABRAÇADA I FELIÇ DIADA DE SANT JORDI.

Isabel.

Anónimo dijo...

Desde el lunes no había podido entrar aquí, y ¡cómo he saboreado cada comentario¡
He viajado poco, circunstancias. Sobre Islandia, que forjé idea de ir con los dos hijos de niños, lo que quería era saber cómo acomodaban su vivir cotidiano en esa tierra de frios aires, era saber de su cariñito familiar "allí arriba", de cómo se manifestaba allí la naturaleza. En la enciclopedia aparecía una foto de una mujer y una niña ataviadas con su traje típico (tipo nórdico), y en el comentario sobre el país decía que la temperatura más alta alcanzaba los 10, 11 º en verano--solo me extrañaba como podían estar con normalidad a la intemperie vestidas así y a esa temperatura como máximo. En un programa en la televisión me llamaron la atención los caballos de Islandia y su ritual con ellos, el vínculo que establecen y las fiestas que organizan con ese motivo. Esto me recuerda que hoy San Jordi, por lo que se escribió aquí hace un año, que también llegó a esas tierras, por lo menos su leyenda.
Isabel, cuando hablas de tu padre te entiendo muy bien, eres depositaria de gran sabiduría y talento, pues es ya mucho solo con gozar la naturaleza, y más si se la goza después de saberla, de conocerla a través de la ciencia.
Dios Padre, último fundamento de nuestra esperanza, como Jesús.
Maribel eres una bella cronista que cuenta cosas bellas.
Si la semana próxima asisto a la convivencia, por fín podré degustar el libro " El Tao de S. José ".
Hilda ¿ Que diferencia Hay del cielo de Egipto que conoció el Niño Jesús, con el que se divisa desde tu zona?
Ana

Anónimo dijo...

¡Hola família! Que en este tiempo pascual la
resurrección del señor resucite todas nuestras muertes

Que la comidita espiritual nos alimente y nos de toda
la fuerza que necesitamos.
Un abrazo Francisca

.3ª LECTURA: Jn 14,15-21
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros.
No os dejaré huérfanos: volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros sí me veréis, porque yo vivo y también vosotros viviréis.
Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros.
El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él.

COMENTARIO: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos”
El cristiano es el que ama a Jesús, Jesús pide a los suyos que le amen y que le amen de verdad. Amar a Dios es el primer mandamiento, pero seguidamente viene el amor a los hermanos, guardar los mandamientos es estar sumergidos en su amor universal y así como todos caben en el amor de Dios, también el corazón del hombre cuando da cabida al amor de Dios se ensancha y se convierte en amor universal, todos somos hermanos, todos tenemos la misma identidad. El Amor de Dios nos hace familia, no nos deja huérfanos, somos arropados, acogidos y amados en el gran Hogar. Es el tesoro de la fe que quien lo descubre ya no quiere vivir de otra manera. Decía S. Juan de la Cruz; “amar es mi único ejercicio” Amar es un ejercicio que siempre podemos hacer, tanto si estamos sanos como enfermos, lo podemos practicar porqué siempre tenemos con nosotros el amor primero que lo recibimos de Dios. Es este amor el que nos enseña a descubrir el valor de la vida cotidiana, como también la grandeza de las personas. Todo nos habla de Dios si tenemos fe. Es como vivir una vida nueva y resucitada…
“Os daré otro defensor para que esté siempre con vosotros, el Espíritu que os llevará a la verdad completa” Sin el Espíritu nosotros los humanos nunca podríamos entender lo divido, hay demasiados obstáculos exteriores e interiores que lo dificultan. La manera de ser según el Espíritu de Cristo, Espíritu de Verdad que es el amor de Dios en nosotros; que nos guía, acompaña y nos da la fuerza para amar a todos incluso a nuestros enemigos. Al mismo tiempo nos hace humildes y sencillos para acoger a los pequeños y marginados. El Espíritu nos capacita a vivir a lo Dios…
Pregunta: El arma para descubrir el Espíritu en nosotros es la oración. ¿Te sientes acompañado del Espíritu cuando oras?

ORACIÓN: Gracias señor, por el regalo de tu Espíritu, que no es algo sino Alguien que quiere acompañarnos, guiarnos, enseñarnos y darnos fuerza para seguir por los mismos caminos de Jesús, caminos de sencillez y humildad que en el fondo son los que nos hacen felices. Te pedimos que sea tu amor el que nos acompañe. AMEN

Anónimo dijo...

Ayer tuve la ocasión nunca pensada de firmar ejemplares de mi libro en la Rambla de S.Feliu de Guíxols, este año viví la Diada desde dentro y fue muy agradable aunque en extremo cansado, grupos de alumnos venían a saludarme y me miraban con ojos muy abiertos los más chicos y esperando una explicación del libro los de bachillerato, después de cinco horas de clase matinales la tarde fue densa y ruidosa, pero deliciosamente alegre, como sólo Sant Jordi sabe regalarlo.
Fue divertido ver cómo según qué profes ojeaban el libro sin casi comentarios, y otra gente que no veía hacía tiempo no dudaban, por afecto y empatía, comprarlo.
Es así, en un minuto olfateas la unión de por vida con alguien, pero con otros el olor...es opaco y lejano. Son las caras de la misma moneda, la vida lo lleva, y es sano vivirlo con simplicidad, como algo NATURAL, día y noche se turnan, oscuridad y luz se completan, todos somos necesarios.
Por cierto, no os perdais el libro de Zafón, ayer inicié el 1er capítulo...y contiene una fuerza narrativa de vértigo con un estilo único y una facilidad léxica que apabulla, este chico promete.
Recomiendo también el de Mendoza, uno de los grande consagrados desde hace años,entre otros personajes está...San José...pero descubre cómo.
Guillermina no sé si es reiterativo, pero decirte que los textos del libro EL TAO DE SJ también son míos, asumo todas las responsabilidades, fue un encargo de Peter y un reto que he cumplido. Ahora ando escribiendo y dibujando el cuento chino de los tres sabios, ya os tendré al corriente.

SAludos

I. Moreno

Anónimo dijo...

Ana, me preguntas sobre el cielo en Egipto.

De día, es una explosión de luz intensa, a la vez tamizada, pero que llega a cegarte. Las montañas rompen el azul en multitud de formas.

Por la noche, esa cúpula inmensa, se llena de gran cantidad de estrellas, que lo inundan, incluso estrellas fugaces.

Al amanecer, pasa del azul oscuro, al rojizo y anaranjado para acabar, en cuestión de segundos, en amarillo intenso.

Por si no tuviésemos bastante con este espectáculo increible que nos brinda la naturaleza, tenemos en los techos de las tumbas, lo que nos han dejado esos grandes artistas. La diosa Nut abrazando el cielo azul, color lapislázuli,bañado de estrellas y como no, el dios Ra, atravesando el cielo egipcio. De todo ello, podría hablar largo y tendido, pero no quiero daros la paliza, así que lo dejo aquí.

Hasta pronto!!.

HILDA

Anónimo dijo...

Que me olvidaba!!. Isabel, la envidia es "mu mala", pero como tu dices, tiene que haber de todo en la viña del Señor.

Tú a lo tuyo y a ver cuando nos deleitas con el próximo, que estoy segura será, aún mejor, que el primero. Te diré, que lo que más me gusta de tus dibujos, es ese colorido tan fantástico.

Besitos

HILDA

Anónimo dijo...

AGUA, AIRE-ESPÏRITU, LUZ
El agua fluye hacia abajo y todo lo baña.
La luz del sol, también como el rayo, lo que toca lo ilumina.
El aire, lo envuelve todo, y tiene algo del agua (su vapor), y del sol, le permite pasar a su través (no le da sombra).
El espíritu, puede venir con el fluir del agua y con su humildad y mansedumbre. Así como la luz se nota en su reflejo sobre las cosas, el espíritu refleja lo que realmente son las cosas; es como la cualidad del rayo de luz, y al no venir de las cosas sino de lo que realmente y de verdad son, su trayectoria, origen, es ajeno a la percepción.
Sé manso, humilde, favorece, recrea esto que es lo que en esencia se es: ese granito de arena, y como el aire muévete al viento, déjate volar allá donde te colocare, que sin duda será un privilegio sentir de nuevo la creación y la naturaleza y tener parte en ella. A esto también lo llamo cariñito familiar, porque es verdad que así me siento bien, y familiar porque me permito así poder ser accesible y estar siempre bien acompañada.
Como dirían mis hijos: mamá ¿eso también es cuento chino?
Ana

maribel dijo...

Acabo de leer vuestros comentarios y me traslado a un mundo de ensueño, pero real: el cielo de Egipto que también estuve, hace 25 años creo, este cielo que relatas tambén se puede ver en el Tibet, tanto el de Lhasa como el de Ladat, que en ambos he visitado.

Ayer paseando por la Rambla Cataluña, mi paseo preferido, nací muy cerquita hace muuuuchos años, vimos que anunciaban en un estand, los viajes a Egipto por el museo Egipcio de esta ciudad y hablamos con mi marido de ir con ellos de nueveo. Hilda me dan ganas de volver.

Ana, precisamente hablas del "cariñito familiar" y escribí mi esperiencia de él, también hace tiempo, practicando taichi de noche, en una casa con jardin que entonces teniamos, sentí la experiencía de estar unida a toda la creación y junto a ella AL CREADOR, ser UNO con todo.

Ha pasado mucho tiempo, pero su recuerdo ha quedado en mis células y de vez en cuando revivo ese momento de magia que me hace continuar.

Todos los comentarios mehan parecido de un cariñito familiar grande.

Un abrazo a todos con mucho cariñito.

Creo que un dia lo relataré en la página principal, con tranquilidad y mejor escrito.

Anónimo dijo...

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO

En este apartado de nuestra web podrán encontrar un comentario al Evangelio Dominical realizado semanalmente por el P. José Antonio Pagola, Director del Instituto Gentza de Teología y Pastoral.

El P. José A. es un teólogo de reconocido prestigio, que durante 22 años ha sido Vicario General de San Sebastián y que actualmente es director del Instituto de Pastoral. Fue el fundador del teléfono de la esperanza.

Durante los últimos años se ha dedicado sobre a todo a temas relacionados con la Pastoral Sanitaria y el acompañamiento a enfermos, el evangelio como fuente de salud. Ha investigado con Pasión la figura de Jesús de Nazaret, de la que ha ofrecido en sus trabajos numerosas aportaciones.

Recientemente ha publicado el libro "Id y Curad" trabajo en el que presenta la figura de Jesús como la de quien vino a curar a los hombres.

Su mensaje fundamental es de que Jesús constituye una esperanza nueva.

Comentarios:

Año 2.008 Ciclo (A):

- VI Domingo de Pascua

- V Domingo de Pascua

- IV Domingo de Pascua

- III Domingo de Pascua

- II Domingo de Pascua

- Pascua de Resurrección

- Domingo de Ramos

- V Domingo de Cuaresma

- IV Domingo de Cuaresma

- III Domingo de Cuaresma

- II Domingo de Cuaresma

- I Domingo de Cuaresma

- IV Domingo del Tiempo Ordinario

- III Domingo del Tiempo Ordinario

- II Domingo del Tiempo Ordinario

- Fiesta del Bautismo

- Solemnidad de la Epifanía del Señor

- Fiesta de la Sagrada Familia

- IV Domingo de Adviento

- III Domingo de Adviento

- II Domingo de Adviento

- I Domingo de Adviento

Año 2.007 Ciclo (C):

- Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

- XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XX Domingo del Tiempo Ordinario

- XIX Domingo del Tiempo Ordinario

- XVIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XII Domingo del Tiempo Ordinario

- XI Domingo del Tiempo Ordinario

- Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo

- Solemnidad de la Santísima Trinidad

- Domingo de Pentecostés

- Domingo de la Ascensión del Señor

- VI Domingo de Pascua

- V Domingo de Pascua

- IV Domingo de Pascua

- III Domingo de Pascua

- II Domingo de Pascua

- Domingo de Resurrección

- Domingo de Ramos

- V Domingo de Cuaresma

- IV Domingo de Cuaresma

- III Domingo de Cuaresma

- II Domingo de Cuaresma

- I Domingo de Cuaresma

- VII Domingo del Tiempo Ordinario

- VI Domingo del Tiempo Ordinario

- V Domingo del Tiempo Ordinario

- IV Domingo del Tiempo Ordinario

- III Domingo del Tiempo Ordinario

- II Domingo del Tiempo Ordinario

- Fiesta del Bautismo

- El corazón de la Navidad

- IV Domingo de Adviento

- III Domingo de Adviento

- II Domingo de Adviento

- I Domingo de Adviento

Año 2.006 Ciclo (B):

- Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

- XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XX Domingo del Tiempo Ordinario

- XIX Domingo del Tiempo Ordinario

- Fiesta de la Transfiguración del Señor

- XVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XII Domingo del Tiempo Ordinario

- Solemnidad de la Santísima Trinidad

- Domingo de Pentecostés

- Domingo de la Ascensión del Señor

- VI Domingo de Pascua

- V Domingo de Pascua

- IV Domingo de Pascua

- III Domingo de Pascua

- II Domingo de Pascua

- Domingo de Resurrección

- Domingo de Ramos

- V Domingo de Cuaresma

- IV Domingo de Cuaresma

- III Domingo de Cuaresma

- II Domingo de Cuaresma

- I Domingo de Cuaresma

- VIII Domingo del Tiempo Ordinario

- VII Domingo del Tiempo Ordinario

- VI Domingo del Tiempo Ordinario

- V Domingo del Tiempo Ordinario

- IV Domingo del Tiempo Ordinario

- III Domingo del Tiempo Ordinario

- II Domingo del Tiempo Ordinario

- Fiesta del Bautismo del Señor

- Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

- Solemnidad de la Natividad del Señor

- IV Domingo de Adviento

- III Domingo de Adviento

- II Domingo de Adviento

- I Domingo de Adviento

Año 2.005 Ciclo (A):

- Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

- XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XXV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXII Domingo del Tiempo Ordinario

- XXI Domingo del Tiempo Ordinario

- XX Domingo del Tiempo Ordinario

- XIX Domingo del Tiempo Ordinario

- XVIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XVII Domingo del Tiempo Ordinario

- XVI Domingo del Tiempo Ordinario

- XV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIV Domingo del Tiempo Ordinario

- XIII Domingo del Tiempo Ordinario

- XII Domingo del Tiempo Ordinario

- XI Domingo del Tiempo Ordinario

- X Domingo del Tiempo Ordinario

- Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo "Corpus Christi"

- Solemnidad de la Santísima Trinidad

- Solemnidad de Pentecostés

- Ascensión del Señor

- VI Domingo de Pascua

- V Domingo de Pascua

- IV Domingo de Pascua

- III Domingo de Pascua

- II Domingo de Pascua

- Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

- Domingo de Ramos

- V Domingo de Cuaresma
- IV Domingo de Cuaresma