jueves, noviembre 09, 2006

TAOISMO-CRISTIANISMO (Tertulias con Peter Yang)

Frase: ¿La buena vida ¿ o ¿la vida buena?

Como taoista:
La buena vida, siguiendo lo natural, dejando que todo fluya, como el agua (cap.VIII del Tao) que no cuestiona y sirve a todas las cosas, sin esperar nada a cambio. Nosotros hemos de cultivar la tranquilidad, la estabilidad, la seguridad, la claridad y la verdad, respirando tal como nos dice Peter, con el fresquito-calorcito.

Como cristiano:
La vida buena. La vida es un don. Con la gracia, VIVIR Y CAMINAR DE VERDAD, de buena voluntad, con fe. También respirando con el fresquito-calorcito y diciendo siempre ¡Si Señor!

En ambos casos llegaremos a ¡Viva la pepa! = felicidad.

2 comentarios:

Isabel dijo...

Refiriéndome al agua que se cita en el comentario taoísta.

Al principio fué el agua. Divinizada, purificadora o esceneficada, el agua ha protagonizado ritos originales que marcan cada civilización.

En el GÉNESIS o el CORÁN (dice el profeta) "Del agua hemos creado todo lo que está vivo" ó bien; "el agua purifica o regenera a traves del bautizo, el baño ritual o la purificación".

Y así buscando en la MEMORIA DEL AGUA, podríamos remontarnos a épocas y civilizaciones antiquísimas, donde el agua era considerada un don inapreciable.

En la remota ciudad de HIERAPOLIS (Turquía) tenemos un maravilloso regalo de la NATURALEZA. PAMUKKALE desde la plataforma de esta montaña, sus aguas que provienen de fuentes termales, bajan cargadas de óxido de calcio, dejando al caer, la montaña completamente blanca y formando una serie de estanques y lagunas, donde el hombre se bañava desde la antigüedad. Es un placer contemplar PAMUKKALE como si fuera un grandioso castillo de algodón.

Anónimo dijo...

ALCANZAR

Si quieres tener el mar,
contémplalo,
y abre tus manos en sus aguas
y todo el mar estará en ellas...
porque si cierras tus manos
para retenerlo,
se quedarán vacías.

Si quieres tener un amigo peregrino,
déjalo marchar y lo tendrás...
porque si lo retienes para poseerlo,
lo estarás perdiendo,
y tendrás un prisionero.

Si quieres tener el viento,
extiende tus brazos y abre tus manos
y todo el viento será tuyo...
porque si quieres retenerlo
te quedarás sin nada.

Si quieres tener a tu hijo,
déjalo crecer,
déjalo partir, y que se aleje,
y lo tendrás maduro a su regreso...
porque si lo retienes poseído
lo pierdes para siempre.

Si quieres tener el sol
y gozar de su luz maravillosa
abre los ojos y contempla..
porque si los cierras
para retener la luz que ya alcanzaste,
te quedarás a oscuras.

Si quieres vivir el gozo de tener
libérate de la manía de poseer y retener.
Goza de la mariposa que revolotea,
goza del río que corre huidizo,
goza de la flor que se abre cara al cielo...
goza teniendo todo
sin poseerlo... sin retenerlo.

¡Sólo así gozarás de la vida,
sabiendo que la tienes sin poseerla,
dejándola correr sin retenerla!

(Anónimo)

Fernando