miércoles, septiembre 06, 2017

Convivencia de Taichi Zen Crisitiano. Arenys de Mar - Agosto 2017




Edurne comparte con nosotros sus experiencias de la convivencia de Arenys de Mar de este agosto. 



CONVIVENCIA DE TAICHI ZEN CRISTIANO EN
ARENYS DE MAR  (AGOSTO-  2017)

Este año ha sido la tercera ocasión que he ido a convivir a Arenys de Mar. Cada año tiene un sabor particular y sus circunstancias. El año pasado vino parte de la familia mexicana, en cambio este año ha sido un encuentro en petit comité, muy familiar que ha tenido la ventaja de ser una convivencia muy estrecha, muy a la Una. Todos nos juntamos en la cena del lunes y nos marchamos el domingo, de principio a fin. Entre semana recibimos varias visitas, Jesús, Martín y Nuria. En total fuimos 10 personas y casi todas repetidoras. Yo este año me encontré con más piedrillas en el camino que me inquietaron a la hora de preparar el viaje,  pero sabía que todo se desvanecería en la convivencia, que todo volvería a su lugar, que las sombras encontrarían luz y que por encima de todo, los corazones vibrarían juntos, y así ha sido. Esto me hizo recordar la frase de Peter “Entre el corazón y el cabezón, quién tiene razón el corazón porque no pregunta”. El corazón busca la sintonizarse.

No sé por qué he tomado tanta afición a Arenys de Mar, no sé si es el mar, la luz del  verano, el calor-calor, pero este lugar ha creado una imagen luminosa en mi álbum de los recuerdos, cada vez que la traigo a mi consciente, se me revela así, disfrute.
El gran descubrimiento de este año ha sido el calentamiento en el agua. Los primeros días hicimos el calentamiento en la arena y solo al final nos dimos el baño. Pero este año Carlos venía lleno de experiencias marítimas, cómo andar en el agua, pedalear, etc. Así que al final nos animamos a realizar todo el calentamiento en el agua, y fue una maravilla, yo disfruté enormemente, no me podía creer lo bien que estaba pasándolo. Así que el calentamiento pasó a ser el momento especial del día. Aunque por la mañana me despertaba perezosa, el agua se llevaba todo eso y me dejaba como nueva, bueno el primer día creo que no pude hablar en el desayuno, tan relajada me encontraba.
En las tertulias abordamos el capítulo nº 8, “el mejor de los seres se comporta como el agua”, ya que estábamos  en un pueblo costero, muy apropiado. A mí la imagen más fuerte que me vino  es la capacidad de adaptarse del agua, toma la forma del recipiente en donde la depositas, redondo, cuadrado, ovalado. Cogí agua de mar en una botella y me sorprendió al verterla en un vaso, lo transparente que es. Cuando la veo en el mar, unas veces gris, otras azul, verde, me resultó fascinante que fuera transparente y que los colores no sean más que el juego de luces y efecto de lo que le rodea, el cielo, las nubes, la tierra, la lluvia…
Recordamos una  imagen de las que utilizaba Peter, si vas en un barco siguiendo el cauce de un río y viene un estrechamiento producido por el arco de un puente, ¿qué tienes que hacer? ¿Sujetar el timón o dejarlo suelto? La respuesta acertada es dejar la barca que ella sola pase el trance (en realidad no es que sea ella sola, pero no es nuestra mano la que resuelve el asunto como bien sabemos). 
Otra de los dichos de Peter era el Preludio de amor: No molestar ni sentirse molesto por nada; respeto mutuo de la diferencia, sin interferencias, sin preferencias, sin conferencias, autonegación, autoolvido y sin prejuicios.
Tuvimos tiempo para ir a Misa a la parroquia cercana y descubrir que tiene el retablo barroco más importante de Cataluña. En alguna ocasión salimos tras la cena y nos sentamos en las terrazas de la calle mayor, yo probé un mojito que me supo a gloria y no paré hasta poder repetir la experiencia a la que se sumaron más taichistas, entre ellas Roser (aquí decir que me quito el sombrero al ver el ánimo de Roser, qué bien se lo pasaba con todo y dispuesta a no perderse nada). Otra noche fuimos a la fiesta de una de las calles de la parte vieja, donde se iba a dar un recital de habaneras, intercaladas con chistes. Llegamos con antelación para tener silla en buen sitio y mientras tantos Carlos habló con todo pichichi, para asombro de Ana, impresionada con esa capacidad de comunicarse sin límites. Yo tuve que pedir un abanico sofocada por el calor y las fiebres particulares. Tessa nos proveyó de pañuelitos blancos para poder ondearlos al paso de “la bella Lola. El recital fue interrumpido para que fuéramos a tomarnos un ron cremat que estaban preparando in situ en unas cazuelas de barro de toda la vida. También tuvimos ocasión de comprar boletos para una rifa, unas tiras estrechas con muchos números, que me recordaron mi infancia. Lo más sorprendente es que me tocó un lote con una botella de vino, otra de moscatel, chocolate, te… Fuimos Tessa y servidora a recogerlo y luego nos dimos una vuelta con el paquetón viendo los puestos de artesanía, es que todo era muy apetecible.



Otro tema importante de las tertulias fue la Fundación. Se habló de la participación de Peter en Flor, de qué materiales nuevos se pueden ir introduciendo por el momento, una recopilación de canciones, el vídeo de Peter haciendo taichi en Segovia, formas de trabajar, creo que fue totalmente imprescindible abordar estos temas. Volvió a salir el tema de por qué se tomó la forma de fundación y no asociación. La cuestión es que no podíamos ser una asociación cristiana sin depender de una organización de la Iglesia, y como primaba el ser independientes se eligió la figura jurídica de fundación.
En el taichi decidimos que todos pasaríamos haciendo de monitor y fue muy buena la experiencia. Yo que soy especialista en los doce primeros, llevé al grupo hasta el 28, me encantó y creo que voy a seguir el consejo de Carlos de ir añadiendo números nuevos, pero de uno en uno, sin prisa. En estos pocos días ya he llegado hasta el 32. Ana insiste en que tenemos que mirar a Peter haciendo taichi, ¡cuánta razón tienes! ¡Yo ha he empezado!
Carlos comentó que para estar atento en la Misa, trata de recordar todo lo que se dice, he empezado a practicar, para estar lo más presente posible y desconectar de mis rollos. Me está gustando.
El primer día hicimos taichi en una sala que estaba bajando unas escaleras, como hacía tanto calor no repetimos, pero recuerdo un momento maravilloso, cuando me quedé sola y me puse cantar “Perfume de Amor” bailando a mi aire. Gracias Isabel, y gracias a todos, especialmente a los que convivisteis conmigo en Arenys de Mar.

5 comentarios:

Ana Calvo Diaz dijo...

La Constitución "por (estar) escrita" pierde lo que es"
Esta frase era pronunciada por el Señor Peter Yang en el tiempo que fue mi maestro. La entendí sin ningún problema, sin ninguna dualidad.
...
Cuando intuí el sentido último y escatológico de la revelación coránica a través de Renê Guénon, Michel Vâlsan y Charles-André Gilis, la frase de Peter Yang adquirió toda la redondez.
...
Para entonces, lo que era una enseñanza primordial impartida por el Padre Yang se había reducido a un callejón sin salida,... y que sólo Dios mostró posteriormente el motivo

Ana Calvo Diaz dijo...

el motivo :
sólo una única ley de carácter universal puede ser la que ampare el carácter divino de la naturaleza del "ser" humano, y por su primordialidad, universalidad y condiciones cíclicas, le corresponde al Islam ser el garante de todas las tradiciones y culturas pasadas, para que ellas mismas adquieran su total plenitud en sí mismas sin perder un ápice de lo que son y han sido

Ana Calvo Diaz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Calvo Diaz dijo...

Estoy teniendo esa necesidad de compartir
El dios de la lluvia llora sobre México
La lluvia lo tapa todo
...
El continuo ir y venir
A veces hay luces en el camino
"farolillos"
decía Peter Yang
Hubo después mucho más que farolillos
hubo una lluvia dorada

Ana Calvo Diaz dijo...

"el dios de la lluvia llora sobre México" le faltó el final, el libro, regalo de un antiguo amor platónico que iba por raíles paralelos, le faltó el último capítulo, en su lugar repetía páginas. Fue el trauma de segundo orden mayor que he tenido