miércoles, noviembre 27, 2013

Otro Comentario de Altura

En esta ocasión es Adela quien nos narra sus experiencias en la convivencia de Altura

CONVIVENCIA de TODOS los SANTOS en ALTURA (2013)

En esta convivencia participamos 20 personas: 7 niños y 2 niñas; 8 hombres y 3 mujeres. Con la visita de Pep y Carmen.
Una convivencia masculina, sobre todo si dos de las mujeres son madres y su tai-chi fue cuidar de su prole.
El calentamiento fue de los duros, mucho salto, ju-ju-jaa!, y todos esos ejercicios fuertes; lo sé aunque yo no bajé a ningún calentamiento con la escusa de estar un poco griposa.
El tema de la convivencia fue: “ Ni yo, ni no yo”.
Los hombres son distintos de las mujeres (al menos estos 8 hombres son distintos de mi, y los llamaré los 8 magníficos), no se mal enrollan, se dejan hablar, no se juzgan, lo que dice uno completa la idea del otro, no compiten mucho.
Yo no soy así, (aunque casi me sentí uno más), yo juzgo, escucho sólo lo que me interesa , lo que no me interesa entra en el saco de las bobadas, me mosqueo, no olvido, me aparto de lo que no me gusta. Espero que esto sean “defectillos” por ser mujer, no absolutamente míos.
Peter tiene razón (como siempre) los hombres son “Seres humano” (tal vez por eso les cueste menos decidirse, ya son), mientras que las mujeres “Somos personas” (hay que quitar muchas capas para llegar a/al ser).
Las convivencias en Altura tienen un saborcito especial, debe ser porque vivimos ahí, compartiendo las tareas domésticas, de jardinería, la recogida de castañas, abrir y cerrar las compuertas del agua; con agrado. Nos sentimos útiles. Se siente el calorcito humano.
Todo estuvo muy bien, pero todo tiene un pero: POR FAVOR que alguien encuentre un profesor de canto, PERO YA!! Eh!!.
Gracias a todos

Adela

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Hola  familia: Esta semana empezamos el Adviento, tiempo de esperanza. Y si hablamos de la verdadera esperanza hemos de afirmar que ésta se arraiga en la fe cristiana y se alimenta del amor.
Es un tiempo de despertar a los auténticos valores que, como sabemos muy bien, no son de este mundo. Son cuatro semanas en las que las Lecturas nos invitan a "estar atentos", a "velad", a "orad". Son tres imperativos que nos pueden ayudar a ser más perseverantes en el terreno de la fe.
La perseverancia no se puede separar de la paciencia y, como los alumnos y discípulos de Peter sabemos, mediante el taichi y el fresquito-calorcito, la paciencia nos lleva a la paz.
Maribel

6 comentarios:

pandora dijo...

Pues si os vale servidora para el canto, yo enCANTADA...llevo treinta años cantando lírico y al padre le gustaron mis dos canciocillas para el Rincón: MI MADRE CHINITA y PERFUME DE AMOR.
Bueno, algún día conoceré aquello y cantaremos.

En cuanto a lo de hombres y mujeres, llevas bastante razón, Adela, pero la mujer también es la salsa y la gracia, la acogida y el encanto, la sensibilidad y un dominio del lenguaje que el hombre bien necesita.
Lo que sí sucede es que la mujer está aún muy por descubrir y ser ella misma, el hombre siempre tuvo en eso la primacía...y así nos luce el pelo todavía.

Tenemos todas las carencias que nombras, pero dejas de lado la luz que "alumbra". La mujer "es el valle misterioso" que dice el TAO y la portadora de la paz en familia ...sentada a su puerta como enseñó Peter.

Nos cuesta aún mucho valorarnos a nosotras mismas.

Abrazo
Isabel

Anónimo dijo...

Buenos dias.
Ser, el ser, afortunadamente es de todos y de nadie.
Aparte del ser, que se caracteriza por la propiedad del "yo", aparte de ese yo universal, el yo grande, no el pequeño, el individual, el perecedero; aparte, está la infinitud de la no diferenciación. Y es por esa indiferenciación en la no existencia, que todo lo abarca (no existencia, entendida en términos de carente de forma, y también carente de "sin forma".
Ese es el quid, y también esa es la respuesta a todo.
Quid y respuesta que el hombre tiene al alcance siempre que cuente con los medios, y otra cosa más, con el consentimiento (esto roza la metafísica) del todopoderoso. Y esto entiéndase como la Iglesia nos lo hace saber a través de las "antiguas escrituras". La mujer siempre ha estado de colchón del hombre, salvo casos excepcionales, contados posiblemente con los dedos de un manco, porque ni la Virgen María se libró.
Efectivamente, de la mujer queda pendiente toda su realización, pero que no es posible sin la aportación del hombre, no de su acción, sino de su soporte. Al fin y al cabo el complementarismo ha de desarrollarse hasta ser una unidad. Unidad que representaría al hombre universal que Dios creó y colocó en el paraiso.
En definitiva, la mujer, sin hacer nada, debe entender el alcance de la Unidad, como realmente es, que todo lo abarca, como se dijo al principio, y sobre todo en sus más nímios detalles y aspectos como símbolo de los detalles y aspectos que ocurren en la "realidad" que trasciende nuestro mundo, nuestro mundo corporal, físico, con forma, pero sobre todo el mundo indefinido de lo sin forma, como preámbulo o colofón para que lo espiritual se pueda "masticar"

Anónimo dijo...

Si Adela, por eso creo me entiendo mas con los masculinos que con mujerers , especialmente de Espania. No saben escuchar profundamente y hablan demasiado. Pero nada es tarde. Los Hombres de Alemania tambien, siempre son mas humanos que las mujeres. Gracias por tu entendimiento ahora.
Manuela

Anónimo dijo...

Uno mismo, sea hombre, sea mujer, no tiene remedio, sus características están siempre ahí. Una de las cosas que aprendí con el taichí, y que no es aprender, sino practicar, que te interese lo que no te interesa, que lo consideres una necesidad para ti mismo. Eso es abrir todos los sentidos y la mente, que sería el sentido de por de dentro. esa práctica si es virgen, si no está condicionada por objetivos "extras", vamos, si es completamente taoista, puro, ahí apuntaria yo a mis hipotéticos descendientes.
Simpleme3nte defender la pureza, no importa hombre, no importa mujer

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, no importa mujer o hombre. Es solo un facto que los hombres son mas concretos y menos afectivos o lo que sea que una mujer, las mujeres tienen una vista muy corto y menos se visten en conjunto. Claro hay siempre mujeres o femeninas que son muy concretos como nuestra canclera de Alemania.Yo de mi parte me gusta mas trabajar con hombres que con mujeres. Creo , la caso es tambien asi que en ese sentido somos complementarios.Tambien cuando yo digo las mujeres en Espania hablan mucho o demasiado , tambien yo refiero a las caracteristicas femeninas en conjunto. Tambien aqui en Alemania hay mujeres que hablan un monton que los hombres se corren de ellas.Yo de mi parte tambien hay tiempos en que mis caracteres femeninas son imensamente. Es igual, cada uno lo suyo y sobre todo no molestar a los demas y respecto mutuamente y en ese sentido todo va bien.
Tu no puedes cambiar a nadie solo a ti. Nada es tarde.
Personalmente me gusta mucho que en las convivencias participen tantos jovenes, eso tiene mucho valor en el futuro y no las sicopatias de los adultos---Sorry, pero es asi. Viva los Jovenes Tai-chistas. Es personal.
Manuela

Anónimo dijo...

Hasta que la mujer no encuentra el verdadero hombre, ella misma es las dos cosas, hombre y mujer. Cuando el lado femenino queda satisfecho con una verdadera hombría, sale a flote esa mujer que se quiere, se desea y se gusta ser.
Besos Manuela