martes, junio 25, 2013

La Cenicienta

Trini nos envía su versión del cuento de la Cenicienta



LA CENICIENTA
No voy a contar el cuento de la cenicienta, todos lo sabemos de sobra, pero si me parece interesante reconocer que todos los personajes del cuento forman parte de cada uno de nosotros.
 LA MADRASTA
Es la mente, podría ser una maravilla de madre pero se comporta interrumpiendo continuamente la vida diaria y no deja títere con cabeza.
 LAS HERMANASTRAS
Son varias: orgullo, envidia, ira…etc., generan malestar, mal vivir y no se aman a sí mismas ni a los demás.
 EL PRINCIPE
Es el corazón que está a veces cansado otras alterado, solamente quiere encontrar a la princesa con la que poder vivir.
 EL HADA
Son dos virtudes: la constancia y la paciencia.
 LA CENICIENTA
Es la respiración que trabaja continuamente despierta o dormida, vive alterada, no descansa, la suciedad le rodea…pero cuando se le aparecen las hadas de la constancia y la paciencia se convierte en una bella doncella equilibrada, suave, fina y libre.
No es de extrañar que el príncipe (corazón) cuando la descubre pueda bailar con ella la más bella danza suave, redonda, flexible y lejana…muy lejana.

_______________________________________________________________________________

          UNA EXPERIENCIA

Ayer domingo, sentada en  una sillita casi encima de las olas del mar, contemplando y observando el vaivén de las olas, mientas respiraba y oraba, me llamo al móvil el padre Seguí. Estaba junto a Peter a petición de éste. Dijo que tenía cogida la mano de Peter y habían estado orando  Padrenuestros y Avemarías. Los dos estaban hablando y el padre Seguí le dio a Peter la bendición o santos oleos.
Le pedí que le diera un gran abrazo a Peter y oí como le enviaba saludos míos. El padre Peter contestó que me diera un gran saludo.
Al colgar el teléfono, seguí observan las olas del mar que con los reflejos que le daba el sol, parecía que me hablaba… y recordé lo mucho que aprecio a ambos padres.
Amigos, compañero y alumnos de Peter; en Setiembre hará 20 años que conocí al padre Yang en la Catedral. Fui a verle ya que me habían hablado de un sacerdote chino que daba clases de tai-Chi y celebraba Misa en la catedral. Ya nunca he dejado de seguirle
Muy agradecida estoy a los dos padres (Enric y Peter) de lo mucho que he aprendido, comprendido y experimentado con sus enseñanzas de vida eterna. También estoy muy agradecida de haberos conocido y que creo que entre todos seguiremos sus recetas-enseñanzas hasta que Dios quiera y podamos decir… ¡misión cumplida!.


Maribel

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy agradecida Maribel, el blog todos estos años ha alimentado mi espíritu y, a pesar que casi no conozco al padre Piter, he seguido sus enseñanzas.

Un saludo
Carmen

Anónimo dijo...

El príncipe, solo corazón, es Jesús. Su pálpito estremece el universo, ahogarse en Él, es respirarle. Morir es vivir en Él, Su danza, inmovil, su música, inaudible, su canto, ensordecedor.
Su tesoro, recóndito. Su amistad, quema, consume
Su final es el mio también,
..

pandora dijo...

Es cierto, las enseñanzas de Peter me acompañan ahora más que nunca, pues el proceso que él ahora está siguiendo me lo acerca de una forma especial y profunda.
Esa búsqueda de soledad que expresa me emociona y me certifica su fuerza interna.
Estos días revivo momentos de dicha durante los veranos bajo la dulzura de Arbúcies o entre los cantos y sus palabras en las misas, compartiendo comidas de domingo...o en sus charlas tan llenas de sabiduría en las tertulias.
Años saboreando una música, una expresión en su cara, un deleite, que lo resume cantando "Apoyado en la barandilla".
Una vida tan plena al final se transforma en Perfume de Amor que me llega.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Isabel, yo te creo en todo lo que dices. Eso es así.
Yo creo que no se trata de juzgar.
Yo te deseo que eso lo lleves siempre contigo, es tu premio, tu recompensa
Ana

hilda dijo...

Hola a todos:
Edurne me ha mandado unas fotos del Cenáculo y de Santa Mª del Mar. Las podeis ver en mi blog
Un abrazo

hilda dijo...

Maribel, son días donde los sentimientos afloran, sobretodo los que conoceis a Peter desde hace tanto tiempo. Qué puedo decir yo!!! tan solo que deberíamos animarle para que sea el de siempre y que no se deje llevar por el desánimo fruto de la medicación que le aboca hacia una depresión de la que no se sale si no es con ayuda de los que le quieren.
La soledad no es buena compañera. Todos deberíamos saberlo. Si no le ayudamos no saldrá de ésta
Un abrazo

Anónimo dijo...

Evidentemente autocuración solo se refiere a lo corporal cuando el cuerpo tiene todavía alguna función que deba cumplir. En caso contrario es permanecer en armonía, sabiendo que el cuerpo viene de nada y va a nada. Vislumbrar esa realidad única tan añorada, tan deseada que todo lo impregana al límite de hacerse auto-irreconocible. Un mero reconocimiento aunque no sea más que un fugaz "destello" trae al mundo en jaque desde que el hombre "es". Pero tenemos la certeza de muchos que nos han dejado su testimonio, esos santos que han transpasado la barrera de la mente y que nos describieron (siempre de forma escasa o reducida) una plenitud que empieza más allá de lo sentido e incluso de lo vivido.

Anónimo dijo...

Hasta no llegar a ese punto, no se trasciende.
Es ahí donde la capacidad de "ver" es algo que no guarda relación de causalidad. El indivíduo como soporte de una experiencia determinada, ya no existe, está sobrepasado, quedado atrás y olvidado. Y, la posibilidad de que usando unas palabras así, concretas, vehiculicen lo intentado transmitir, no es posible, salvo que se diera la circunstancia de una afinidad previa, de un desarrollo previo en el entorno común de la personalidad que fuera como los "pilotes" de un puente.
Realmente no sé por qué os cuento esto. Sólo me he sublevado ante una capacitación que no se correspondió con lo formulado. La impotencia no me conmueve, la demostración de poder tampoco. Hay ese entretejido que para una madre es tan importante para dar cevertura, pero nota que su hijo lo ha sobrepasado sin ningún desgarro en la malla, en la tela. Ella entonces se da cuenta de que su hijo está hecho de otra sustancia, que ella no puede retener. Y entonces es ella misma la que se plantea quien es ella realmente si su hijo que, es pura vida, es otra cosa muy diferente a lo que ella creía ver. Ella, en adelante no tiene otra opción que responder a su propia pregunta, sabiendo que la respuesta la tiene dentro de sí, y que a través del hijo brotó de su interior, por lo que seguir esa trayectoria deberá ser sumamente simple, aunque quizás tremendamente dificil para un hombre corriente, para una mujer.