martes, abril 16, 2013

Capítulo LXII del Tao Te King - Reunión Cenáculo-Gnosis

Imagen de Isabel Moreno



CAPITULO LXII (62) DEL TAO  

Este mes de Abril, servidora ha presentado el capitulo LXII del Tao y… debo reconocer que al principio no entendí demasiado lo que quería decir, luego al releer varias versiones de este capitulo la inspiración me hizo comprender y escribir. Espero, amigos y compañeros taichistas que queráis leerlo, lo disfrutéis como yo lo disfruté.

El Tao es lo más profundo de todos los seres.
Es el tesoro del hombre bueno,
y el amparo del que no es bueno.
Las bellas palabras ganan honores,
los bellos actos elevan al hombre.
Así, al coronarse un emperador, y nombrar a sus tres ministros,
Mejor que llevar jade en las manos,
y presentar la cuadriga,
vale más cumplir con Tao.
Los antiguos estimaban a Tao porque quien busca su
posesión, aleja la culpa.
Pero esto, es lo más valioso del mundo.

La traducción de Wilhem Termina con:
“Quien pide recibirá
Y quien tiene pecado será perdonado
Por eso es el bien mas preciado de la tierra.”
El comentario final que hace es: “La idea del perdón de los pecados marcadamente religiosa que aparece aquí, es, por lo general, extraña a la tendencia confuciana.”

Racionero comenta: “Esto es Tao, que protege al hombre bueno y que, a su vez, protege igual al malo.. Porque la energía de Tao se da para todos, buenos y malos.”
Buenos y malos pueden encontrar en el Tao su salvación. EI Tao en su transcendente neutralidad, se ofrece a los buenos y a los malos.

En este capitulo me ha llamado la atención la gran similitud que tiene con el mensaje de Cristo: perdonar los pecados. Estos días de Semana Santa, las lecturas han sido sobre el perdón de Dios: La mujer adultera, el paralítico, el ciego, ect… a todos los cura y les dice: “IR EN PAZ Y NO PEQUEIS MAS”
También el capitulo indica que Tao es igual para buenos que para los malos, como nos expresa la Biblia que: “Dios hace salir el sol y envía la lluvia para buenos y malos.

Sabemos que la energía de Tao o energía universal es (para nuestro grupo) el fresquito calorcito y todo el mundo tiene acceso a ella, lo importante es saber aprovecharla.

Tao, como Dios, no habla de pecado. La Bondad infinita de Dios ama incondicionalmente. Somos nosotros que tenemos conciencia de pecar y nos cuesta perdonarnos.
La Ley Natural es todo bueno y así es el recién nacido, el bebé… hasta que empieza a perder la inocencia. Por eso Jesús nos anima a que nos volvamos como niños, a renacer de agua y viento (Nicodemo).
  Este capitulo habla que las palabras hermosas y las buenas acciones no sirven para nada, lo importante  es la paz que se trasmite en silencio. La Paz es el gran tesoro que debemos pedir. 

Para Lao Tse, el Camino no es recto, posee curvas, subidas, bajadas y desvíos y esto me recuerda el refrán: “Dios escribe recto con renglones torcidos”
Mejor que todas las riquezas es seguir a Tao. Jesús nos dice en su evangelio que un hombre encuentra una perla y vende el campo para comprarla. La perla es nuestro ser y el campo es el cuerpo.
Nuestro paso por este planeta es un instante y… es realmente lo único que tenemos de verdad. Ninguna riqueza material es comparable a este instante presente… a la Vida.

En los comentarios de los diferentes integrantes del cenáculo, surgieron diferentes temas relacionados con el capítulo, de manera especial algunos interrogantes sobre el  tema del perdón: -    ¿Quién puede perdonar?.
-         ¿Solo Dios puede perdonar?.
-         ¿Hay orgullo en quien perdona?.
-         ¿Hay orgullo en el que no pide perdón?
-         ¿Perdonar significa que todo queda como antes?
-         ¿Existe el perdón hacia uno mismo?,
-         ¿Qué te dice la frase: Perdono pero no olvido?

También se comentaron algunas frases sobre el perdón:

* El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar. - Martín Luther King

* El perdón es una decisión, no un sentimiento, porque cuando perdonamos no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma y la tendrá el que te ofendió. - Madre Teresa de Calcuta

* La burla y el ridículo son, entre todas las injurias, las que menos se perdonan. - Platón

* Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar. - San Juan Crisóstomo

* No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón. SS. - Juan Pablo II

* Perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre, que está en los cielos, os perdone vuestras ofensas. - Mc 11,25.

* Perdonar no es olvidar, es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta; perdonar es recordar sin andar cargando eso, sin respirar por la herida, entonces te darás cuenta que has perdonado. - Autor desconocido

* Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar. - Dalai Lama
* Somos como bestias cuando matamos, como hombres cuando odiamos, más como Dios cuando perdonamos. - Autor desconocido

* El perdón es el perfume que despide una flor después de ser pisada.
* El odio es el veneno de nuestro corazón, el perdón su cura.
Y como estrella tenemos la oración que, por inspiración de san José, Jesús nos ha legado: EL PADRENUESTRO

Después llego Peter y se le pregunto sobre el perdón: Sobre esto y otros temas comentaremos sus respuestas otro día. Son respuestas esplendidas

Maribel Bayona, Abril 2013

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una frase de cuando Peter decia (e iba a misa), y como muchas otras más, la vida me ha ido mostrando su idoneidad, rezaba así: . Es una especie de "Haiku" cada vez que circunstancias la hacen patente.
Todos sabemos que Dios perdona siempre, y también sabemos que la naturaleza sigue sus propias leyes.
Aquí hay un juego tácito, y por lo tanto un uso determinado del lenguaje.
Lo que evita confusión es no utilizar el lenguaje tácitamente.
He tardado mucho tiempo en darme cuenta con la suficiente audacia, para no ser presa de ese error, para no condenar a nadie aún habiéndolo hecho ya. Y ello consiste en negarse a sí mismo, si uno mismo se niega es uno mismo el que no existe, y si uno no existe, ¿qué puede hacer o no hacer, decidir o no decidir?. ësto es el juego no tácito, el que de verdad consigue que se borre el pecado y el pecador, y el que Jesús con maestría ejerce en la humanidad: Todo es en el nombre del Padre, nada en el suyo propio. Lo demás es institución humana, que yo respeto, pero también le aplico la misma coyuntura.
A Peter, como él mismo entrevió decir, me ha dado la oportunidad de ver esto claramente como un libro abierto. No hay minuto del día que no vea en él la persona que hizo en mí ese trabajo, y no tengo forma de agradecerle tanto.
Todo lo demás es quererle decir que mire lo que ha conseguido conmigo, que es obra suya, ¿qué otra cosa puedo decir?
Ana

Anónimo dijo...

La frase es que Dios va a perdonar siempre y que la naturaleza en cambio, nunca.

pandora dijo...

La mayoría de las ofensas, sino todas, están en nuestra mente que imagina, somos mentalistas. Llevamos cargas con nosotros y éstas nos hacen pensar mal y nos sentimos ofendidos, dolidos, pero es por nuestro mal pensar...o por esa carencia de algo que todos sentimos.
Es más sano creer en el amor y echar para alante sin más...procurando como Cristo estar por lo realmente importante.
Un abrazo a todos
Isabel Moreno

Anónimo dijo...

cuando uno (alguien) no existe, no hay el quiém que ama o que odia.

hilda dijo...

Pienso, como Isabel, que todo está en nuestra mente. Si no fuera así no habría ofensa y no sería necesario el perdón.
Queramos o no somos mentalistas y hay que hacer un gran esfuerzo para no serlo.
Si no estuviese en nuestra mente no existiría y por lo tanto viviríamos tranquilos.
Un abrazo

hilda dijo...

Pienso, como Isabel, que todo está en nuestra mente. Si no fuera así no habría ofensa y no sería necesario el perdón.
Queramos o no somos mentalistas y hay que hacer un gran esfuerzo para no serlo.
Si no estuviese en nuestra mente no existiría y por lo tanto viviríamos tranquilos.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo no pienso sobre mi propia opinión, porque aunque la tengo, su validez es limitada por mi propia mismidad. Me muevo y pienso, cuando tengo que pensar, como cualquiera.
Jesús sabía esto y sabía que el único resorte es el amor.
Hasta aquí y ahora eso sigue siendo válido.

El hombre crea el concepto de Dios.
Dios demuestra ser omnipotente, y el amor también, el amor de Dios.
Y es Dios el que espera el fruto de ese hombre, porque Dios es el concepto más alto, el único se podría decir, y esto que voy a decir se que no se puede aceptar por la inmensa mayoría, pero es Dios quien adora al hombre, porque es lo único, el hombre, quien tiene la capacidad de evidenciar la realidad última, a la que Dios no tiene acceso, porque la realidad última está más allá de la mente, y sin mente, no hay Dios.
Cuando con la dialéctica entramos en el terreno de la mente, ese primer encontronazo de mentalista/no mentalista, hay que superarlo, porque si nó, es solo un juego de palabras dentro de un juego; el hombre si no es mente, hay que decir lo que entonces es.....la realidad última
Ana