lunes, enero 10, 2011

Genio y Figura hasta la Sepultura


dibujo de Isabel Moreno

Pasadas las fiestas de Navidad, reanudamos la publicación del blog con este breve mensaje de Adela que nos dice mucho. ¡Gracias Adela!


Valladolid Puente de la Inmaculada-Diciembre 2010.

Voy a intentar aclararme escribiendo sobre un único punto de la convivencia: Genio y Figura hasta la sepultura.

El que tiene genio y figura hasta la sepultura se encuentra en la siguiente situación:
- Es robótico no humano.
- Está duro, no es tierno como un niño.
- No cree, por lo que no hay resurrección para él.
- No sabe saborear, es decir no aprovecha la experiencia.
- Recibe el efecto boomerang.
¿Cómo se llega a genio y figura?
- Es causa de la enseñanza errónea que hace inocentadas, así un niño pierde la inocencia.

¿Cómo solucionar esta situación?
- Hay que volverse como un niño: recuperando la ternura y la inocencia natural, voluntaria y experimentada. Entonces uno se siente inocente.
- Para conseguir recuperar la ternura e inocencia y que desaparezca el genio y figura, de una manera real hay que practicar el arte de respirar, sin saltarse ningún peldaño de la escalera, esto es:
o Espirar
o Inspirar
o Respirar
o Transpirar
o Suspirar (alivia y cambia la cara y la cabeza, uno se apoya en Jesús)
o Transformar (uno se vuelve hijo adoptivo de Dios)
o Transfigurar (sin transfigurar no hay resurrección)

Un abrazo y que alguien corrija los errores de mis torpes brochazos.
Adela

5 comentarios:

pandora dijo...

Las pasadas Fiestas mueven por dentro y por fuera...y es natural permanecer después más quieto; el Blogg descansa sin comentario alguno...como lo hace la Madre Naturaleza durante el invierno...silencios.
Todo se reduce y aquieta, descansa... en espera de otra nueva primavera de aquí a un tiempo
Isabel Moreno

maribel dijo...

En primer lugar doy las gracias por todos los que felicitaron las Navidades pasadas, y me gustó mucho Elena y J. Ramón que llevaron miel al Niño Jesús.

Las abejas, me han dicho que estan en peligro de extinción. Creo que es responsabilidad de todos cuidar a nuestra msdre Naruraleza, si las abejas desaparecesn... tal vez desaparezcamos tambén nosotros.

Isabel Moreno sabe mucho plasmar en sus dibujos y en sus poesías la Naturaleza. ¡Gracias Isabel!.

Un abrazo muy fuerte para todos.

Vuestra servidora Maribel

Anónimo dijo...

Hola¡ Doy gracias al blog y a las personas que lo componen porque he podido poner en él un empeño que no hubiera sido posible de otra manera.
Como veo que eso es una deuda para mí, seguiré teniéndolo con la misma cercanía, lo miraré y me inspirará, lo escucharé para hacer después la escucha ralentizada.
Que sea un medio más para mirar en esta pantalla que es la vida
Ana

Anónimo dijo...

Pronunciar una letra donde no hay palabra. descifrar un enigma donde no hay pensamiento. Sacar de la mirada una sonrisa. Ver lo que la trasparencia esconde; y el saludo cortés del sol(del dia) extenderlo cual rosario de quince o veinte flores por medida, en cada pausa,en cada trozo del aire y del tiempo que suspira. La piel se vuelve llana y cual textura fina y blanda deja ya transitar libremente el alma, ve tu sola le dice, que allá donde vayas haces falta; y es entonces cuando saco la flor, el tiempo, el aire y el hueco del alma y los aireo al sol de la mañana
Ana

Anónimo dijo...

El dia está muy parecido al cielo del dibujo. Y esos dos arbolitos yo los conozco, están al final del paseo, cuando ellos aparecen y los veo, si lo deseo ya me puedo volver.
La piel del pecho siente todo esto, por eso ahora no admite mas que el contacto del aire todo el tiempo.
No es una primavera adelantada, son pequeñas lagunas que se abren dentro del clima de las estaciones del año; nos anclan más en lo que somos, nos hacen olvidar la productividad agrícola, e incluso la necesidad de alimento se reduce.
Aprovecho el privilegio que me permite no tener ahora más ocupación que me impida ver estas cosas, y para mí es un poco de audacia el contarlo, mas no soy yo casi la que ve y cuenta, pues el tiempo ahora no me cuenta; esta osadía la veo yo misma tanto como vosotros la podeis ver; no me lo reprocheis a mí, que no lo merecería.
Vuelvo al gusto de coser cosillas y a la melodía del paso del tiempo sin el ansia y sin la prisa, ni la espera. No penseis en mí, pues no mellega.
Ana