sábado, mayo 05, 2007

Capítulo II del Tao


San José en su taller de carpintero reconoce la BELLEZA de unas flores recién cortadas
Dibujo: Isabel Moreno


Comentario de la primera frase del capitulo II del Tao te King

Cuando el pueblo de la tierra conozca la belleza como belleza, entonces surgirá el conocimiento de la fealdad.

Este capítulo del Tao Te King trata de los polos opuestos, la bipolaridad. Son las dos caras de una misma moneda, son dos aspectos de un mismo sistema, belleza-fealdad, blanco-negro, luz-oscuridad, ect..., la desaparición de uno de los aspectos significaría la desaparición del sistema, sin luz no hay oscuridad, sin belleza no hay fealdad..

Dios crea esta bipolaridad, lo podemos ver en el inicio de la Biblia, capitulo 1 del Génesis, Dios crea la luz y “ Vio Dios que la luz era buena y la separó de las tinieblas”

Después de cada acto de la creación, en la Biblia pone: “ y vio Dios que era bueno”

Esta bipolaridad creada por Dios es buena, no hay que confundirla con la dualidad, que solo está en nuestra cabeza y no es buena y es el origen de muchos conflictos. Dios no puede crear nada malo, lo contrario es conocimiento.. El conocimiento es una trampa y del conocimiento surge la dualidad. Toda creación es buena hasta que Eva cae en la trampa del conocimiento.

La cruz del cristiano es signo de contradicción, pero Jesús dice: “si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a si mismo , tome su cruz de cada día y sígame”

No existe la dualidad, todo es bueno si lo sabemos aprovechar. Peter dice:

“Toda cosa buena es maestría, toda cosa mala es lección”

Joaquín & Maribel

No hay dualidad, solo hay unidad. No hay dos cosas iguales , hay variedad. La creación es un Universo de bien. Es Uno. Peter en su libro nos dice que las apariencias engañan, cada cosa tiene dos caras, pero es una sola cosa.

Dios Todopoderoso no puede crear lo negativo, toda la creación es flor de amor y por si sola desprende perfume de amor, que tenemos que aprovechar.

Bien mas bien mas bien mas bien es REQUETEBIÉN

Viva la pepa camarada, vive en la Paz y nada más,.

Maribel

10 comentarios:

Isabel dijo...

Qué bien, de nuevo tus comentario Maribel:
Hoy hace un sol tan dulce..que me cuesta pensar en lo polar de la oscuridad.
Agradecería ampliación sencilla (no porque lo que se dice aquí no lo sea, sino por mi dificultad de entenderlo con claridad)el contenido del capt. II; creo que es crucial, como mínimo para mí, entenderlo, porque soy una enamorada de la Belleza.

Merci
Isabel Moreno

Maribel dijo...

Hoy día 7 a las 2 del mediodia, acabo de llegar del viaje por los paises de la antigua Yugoslavia. He quedado sorprendida de tanta belleza que Dios ha donado a esas tierras. Ya
intentaré escribir sobre mi experiencia, sobre todo en Medjugorje.

Mi hijo Joaquin ha publicado este escrito que dejé preparado sobre el capitulo II del Tao, espero comentarios para ir entendiendo.

Un abrazo muy fuerte para todos y delante de la Virgen REINA DE LA PAZ, oré por todos nosotros.

Maribel

Anónimo dijo...

"BELLEZA, RAZÓN, BIEN DECIR;
LOS DIOSES NO PONEN CASI NUNCA
TODOS LOS ENCANTOS
EN UNA MISMA PERSONA".... (Homero)

... pero Dios, si puso la belleza en el hombre, la belleza cuando es natural y espontánea, cuando fluye de nuestro interior nos cautiva a todos, al contemplarla algo especial se filtra en nosotros y nos produce un gran deléite espiritual, es un atributo que ya no necesita de adornos estéticos.

Encontramos belleza en la Naturaleza, y como dice Maribel
"NO HAY DUALIDAD, SOLO HAY VARIEDAD", ésta permite que unas veces, se nos muestre amable y cálida y otras imprevisible y violenta, aunque igualmente bella.

También podemos crear belleza, realizando una hermosa obra de arte, o escribiendo una buena literatura.

"PLATERO es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón , que no lleva huesos- Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros, cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto, y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas.... Lo llamo dulcemente: "¿Platero?", y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal.....
(Platero y yo. JUAN RAMÓN JIMENEZ)

UNA ABRAÇADA A TOTS I BONA SETMANA"
************* Isabel **************

Anónimo dijo...

...esto de que el conocimiento separa, divide, dualiza...y que es perjudicial, ¿alguien podría ampliármelo un poquillo?. Merci.

Isabel MORENO

Anónimo dijo...

Hola Isabel:

Mira yo no sé nada, pero pienso que cuanto más conocimiento, mas cuestionas y cuanto más sigues cuestionando, pues eso, vuelves a cuestionar, separas y divides. Por ahí debe andar la cosa. De todas formas que nos lo expliquen.

UNA ABRAÇADA.

**************Isabel**************

serra dijo...

La belleza despierta en nosotros un aroma, un ligero y vago recuerdo del Paraiso perdido; se dirige a lo más profundo de nosotros, donde el recuerdo produce una conmoción y una identificación total pero nosotros solo percibimos su efecto de contacto como una gran dicha de esperanza, o como una difusa añoranza o un mordisco de melancolía.
Pero volviendo al capítulo 2 del Tao: En el Paraiso vivíamos en un estado de Beatitud perfecta en unión con Dios y todo era Belleza.
Pero Dios, jugando muy fuerte, confió su esencia al ser más voluble, inconstante e infiel de la creación, como si estuviera en sus planes la caida del hombre arrastrando con él su esencia divina. Nuestro estado era ideal, puro, pero faltaba el conocimiento, y habiéndonos creado libres, teníamos la capacidadd de alcanzarlo; y la forma más sencilla era experimentar el otro lado, y, por contraste, conocer. Para ello se permitió la actuación de Satanás quién antes había sido confundido con la apariencia del hombre, y ahora el hombre iba a experimentar la misma prueba turbadora, iba a ser engañado con las apariencias del mundo por medio de una "bella" e incorpórea sugestión de Satanás; seducido el hombre, y despertado su deséo por una falsa apriencia, quiso experimentar una naturaleza animal que no le correspondía, absorvió la vida mezclada abriéndole el entendimiento, pero cerrándole la puerta del Paraiso pues nada impuro puede permanecer en él; y para protegerlo de un presunto allanamiento se colocó a un Querubín custodiando la entrada con una amenazante espada llameante y giratoria. Pero Dios previó los medios de la reintegración del hombre, que sería con todos los honores del cielo, ahora con el conocimiento y con el tesoro adquirido en la experiencia terrestre, dejándonos la libertad de elegir volver a Él o no, con el riesgo que supone para Él, y con el agravante de que el camino de retorno no es fácil en apariencia, porque la mayoría elige el camino ancho y "agradable" y no el estrecho y pedregoso de la derecha que lleva a Dios.
Y para el camino de regreso se debe comenzar por un principio (Tao)que supone una disolución, lo que la mayoría no estarían dispuestos a asumir por el supuesto riesgo que entrañaría a su persona,a su falsa identidad. Ese principio sería un caos en apariencia, en el que parecería estar todo mezclado y confundido, pero que sería como el magma primordial o la primera materia sobre la que Dios podría actuar para la regeneración del hombre; sería como el principio, antes de la creación del cielo y de la tierra, cuando la tierra era Tohu vaBohu, y la tiniebla estaba sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas. Y entonces comenzaría la verdadera creación de Dios, y tras sucesivas circulaciones y purificaciones el espíritu se coagularía en el Cuerpo de Gloria con el que entraríamos en el Paraiso.
Hasta entonces, en verdad, aún no estamos creados, recibimos una vida mezclada (la "dual" separada y no la pura "bipolar" en la unión de los contrarios), estamos sometidos al engaño que nos lleva a desear permanecer en la cárcel organizando nuestra "bella" pocilga en lugar de buscar las llaves que abran las cerraduras para escapar y alcanzar la verdadera Belleza. Para eso debemos empezar por ese principio, pidiéndolo, y pidiendo toda la ayuda del cielo y sin duda la recibiremos a través de un Hijo de Dios descendido del Cielo.
Los artistas son los que están más cerca de dar ese paso; los santos, en vida, ya han experimentado el otro lado en espíritu en fugaz éxtasis, y solo algún Hijo de Dios a penetrado en Cuerpo, Alma y Espíritu antes del Final de los tiempos.
Me permito una advertencia final, el engaño es muy sutil, el enemigo no iba a presentarnos algo feo y desagradable para asegurarse nuestro sometimiento en este mundo; los cantos de la sirenas no eran precisamente desafinados ni de sonidos estridentes (aunque sí carentes de peso) para atraer a los marinos a sus nefastas costas, y solo atándonos fuertemente al palo de la tradición podremos salvar la prueba. Y el éxito está asegurado leyendo, meditando y amando los textos sagrados (Biblia, Tao...), no se trata de entenderlos con el intelecto, sino desde el corazón, se trata más bien de amarlos, y, sin saber como, tendremos las herramientas para discernir que voz es la que tiene peso para seguirla sin perdernos en el laberinto y llegar hasta Dios. Y finalmente, dicen que la cosa es muy sencilla, como un juego de niños y que debemos apartarnos de todas las complicaciones y malabarismos mentales; por tanto, no me hagais mucho caso, porque os podría engañar.

Maribel dijo...

Una vez escuchando a al padre Yang, oi decir que los diablos, los demonios son los PENSAMIENTOS. El conocimiento nos lleva a uno de los pecados capitales: La soberbia, querer ser como Dios, entonces no vemos la BELLEZA COMO BELLEZA, sino como nuestros ojos quieren. Como dice Serra, el maligno nos muestra las cosas bonitas para atraernos, para competir, pelear e incluso matar.

Tenemos que vaciarnos para llenarnos de la verdadera BELLEZA, aprovechar el perfume de amor y aprender a amar, con amor infinito y sentirnos amados y acogidos por el amor.
La moneda es UNA: "cara y cruz" y aceptando con alegria la moneda, vaya de cara o cruz, es perder la dualidad y llegar a la bipolaridad.

Enamorarse de la BELLEZA, es enarmorarse de Dios, pero no apropiarse de ella, fué creada para todos igual, como dice el salmista:" Dios envia la lluvia y el sol para buenos y malos".

Enamorarse de ls BELLEZA es sentir en el corazón la grandeza de Dios, saboreando con los cinco sentidos su AMOR a todas las criaturas.

Os invito a estar cada dia un ratito RESPIRANDO, entrando dentro nuestro, con "fresquito-calorcito" que es la respiración natural, para llegar a lo sobrenatural que es "gustito-justito-cariñito e intervalo", y realizando con la santa paciencia una y otra vez, ya no importa nada, solo LA BELLEZA COMO BELLEZA.

Esto es lo que creo e intento trasmitir.

Todos juntos orando ante la GRAN BELLEZA QUE ES LA REINA DE LA PAZ

Maribel

Anónimo dijo...

Buenos días Isabel, Serra y Maribel; gracias por vuestros comentarios. Es hermoso observar el amor a través de la personalidad de cada uno.
Yo me pregúnto qué hago preparando unas oposiciones que son puro conocimiento de algo tan abstracto como el lenguaje, cuando Dios me regaló la gracia del dibujo, la voz para el canto y el saboreo del sentimiento a través de la poesía de las palabras.
Mi madre Aurelia me transmitió el amor a la Belleza, me lo engendró, y el único sentido que tiene para mí la enseñanza en la que trabajo es transmitirla.
He tocado el cielo en mis conciertos, y al dibujar a mi humilde S. José siento la pureza de mi infancia: la Isabel que es;
Serrá creerá, me perdonará seguro mi atrevimiento, que no hago sino hablar de mí, pero es que las cualidades son Belleza de Dios, el Alma, hablo de ÉL.
Quizá la polaridad sea eso de que se te ponen los pelos de punta cuando tocas diana, centro amoroso del ser, porque has ido más allá de ti misma...y te abrazas al mismito Amor...que somos, te sientes una con todo, y la dualidad sea cuando "nos vamos", salimos de ese centro de Amor hacia otra parte de orgullo, soberbia...o tonto encantamiento mental.

La paz es la clave Maribel, eso es lo que practico a diario con mis alumnos...y de paso aprendemos teorías, conceptos, ideas...¡Qué risa de mundo!; menos mal que Dios escribe derecho con renglones torcidos...
Se piensa demasiado, hablamos en exceso...somos encantadoramente como Dios nos hizo: humanos.

Con un abrazo agradecido a los tres.

Isabel Moreno

Anónimo dijo...

Comentario de la hermana Francesca sobre el evangelio del proximo domingo
3ª LECTURA: Jn 14,23-29

Jesús le respondió:
«Si alguno me ama,
guardará mi palabra,
y mi Padre le amará,
y vendremos a él,
y haremos morada en él.
El que no me ama no guarda mis palabras.
Y la palabra no es mía,
sino del Padre que me ha enviado.
Os he dicho estas cosas
estando entre vosotros.
Pero el Paráclito, el Espíritu Santo,
que el Padre enviará en mi nombre,
os lo enseñará todo
y os recordará todo lo que yo os he dicho.
Os dejo la paz,
mi paz os doy;
no os la doy como la da el mundo.
No se turbe vuestro corazón ni se acobarde.
Habéis oído que os he dicho:
Me voy y volveré a vosotros.
Si me amarais, os alegraríais de que me vaya al Padre,
porque el Padre es más grande que yo.
Y os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis.


COMENTARIO: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos morada en él”
Jesús prepara a los apóstoles para la despedida física, ellos se tienen que acostumbrar a guardar su Palabra, y vivir de la fe, ya que el ausente será el gran presente en la fe y en la Palabra…Precisamente la resurrección de Jesús es descubrirle en la fe, su estilo de presencia se fundamenta en el amor, y el amor es dinámico, se entrega. Y construye a la persona…
“Os dejo la paz, mi paz os doy” Es como si dijera: Os dejo mi Espíritu y donde está el Espíritu hay paz, libertad, amor y quien ama y es amado está en paz.
“Si me amarais, os alegraríais de que me vaya al Padre” El auténtico amor es gozoso, alegre, porque sabe que Jesús resucitado está siempre con él. Los creyentes no podemos sentirnos solos, huérfanos ya que el Espíritu de Jesús está siempre con nosotros, nos alimenta, cuida de nosotros y nos da su vida como nuestro Buen Pastor.
En resumen; nos deja su paz, su presencia y su amor…¿Qué más queremos?
Pregunta: La fe es un don de Dios y el justo vive de la fe ¿Que es para ti le fe?

ORACIÓN: Señor, auméntanos la fe, para descubrirte en todo lo que hacemos, ya que será tu presencia en nosotros lo que nos quitará la soledad…Haz Señor que tu presencia convierta nuestros desiertos interiores en vergeles…

Un abrazo para todos

serra dijo...

Hay una fe que es la que experimentamos todos y que recibimos de nuestros antepasados por generación,de abajo, a través de nuestros padres y en el mismo momento de nuestra concepción (subrayando que no es un concepto abstracto, sino físico) y que debe ser cultivada toda la vida en el entorno familiar. Todos la recibimos porque todos tenemos un antepasado común pero cada uno la recibe en mayor o menor medida según el mérito de sus ancestros, si en la rama familiar de la que provienen la han cultivado más o menos; y es lo que llevará a algunos a buscar a Dios, la Belleza, el Amor; también a buscar una protección, o una ayuda en los asuntos mundanos, algunos sólo se quedaran en esta última parte,y otros sólo buscaran una posición en el mundo o simplemente la satisfacción de los deséos, pasiones y necesidades.
Pero hay otra fe, la Fe, la virtud teologal,es la Fe de la que hablan los Textos, la fe del carbonero (expresión que en estos tiempos se toma en un sentido peyorativo). Esta proviene de Arriba, pues es el mismo fuego celeste, transmitido por el Paráklito, el fuego del Espíritu Santo que se graba en el corazón dejando una huella imborrable; quien la recibe ya no tiene ninguna duda, porque con ella recibe una visión del otro lado y recibe todo y lo aprende todo en un instante. Para recibir esta Fe tampoco se requiere de ningún mérito por nuetra parte, pues es un dón que Dios regala, la única condición es que brillemos, al menos como luciérnagas, a través de las cortezas del mundo, y ese brillo lo produce nuestro deséo de Dios, nuestra búsqueda, nuestro amor a su palabra.
Espero la llegada a la tierra de la era del Espíritu Santo; que seamos su morada. Que venga el fuego celeste, que se realice un verdadero Pentecostés en nosotros.